Mártires valencianos

h1 Escrito el 18-07-2007 por dosmanzanas

La columna de dosmanzanasEl 16 de noviembre de 1625, en la Plaça de la Seu de Valencia (hoy Plaça de la Mare de Déu, el corazón histórico y simbólico de la ciudad) el Santo Oficio de la Inquisición ofreció al numeroso público que se agolpaba en el recinto un espectáculo que los cronistas calificaron de “cosa no vista en València ni oïda�: un auto de fe en que se dictó sentencia condenatoria contra doce reos, que a continuación habrían de ser entregados al poder civil para ser ejecutados y quemados. Lo insólito del caso radicaba en que los doce condenados lo eran por un mismo crimen, que aparecía escrito en las capas de color morado que los cubrían: “per sodomita�. No era la primera vez –tampoco fue la última– que la Inquisición emitía en Valencia condenas de muerte por actos homosexuales; pero nunca antes, ni después, se dio en esta ciudad a la plebe el pretendidamente ejemplar espectáculo de la ejecución y quema de doce “sodomitas� en un mismo día.

Este auto de fe marcó el punto culminante de la persecución del llamado “Santo Oficio� contra los homosexuales en el Reino de Valencia. Dicha persecución se había iniciado un siglo antes, en 1524, cuando el papa Clemente VII colocó a los sodomitas de los estados de la Corona de Aragón bajo la jurisdicción de los tribunales de la Inquisición; había conocido un primer período de especial agresividad en los años 1570-1590; y fue especialmente brutal entre 1616 y 1630. Después de esta fecha ya no habría más sentencias de muerte (aunque sí condenas a galeras, trabajos forzados, destierro, azotes…), pero la persecución inquisitorial contra los homosexuales valencianos continuó durante los siglos XVII y XVIII, hasta la época misma de las revoluciones liberales. Cabe señalar que la última ejecución por orden de la Inquisición española tuvo lugar precisamente en Valencia en 1826, y su víctima fue Gaietà Ripoll, un maestro de escuela acusado de ser deísta: como Voltaire y Montesquieu, como Franklin y Washington, y como tantos otros ilustrados y liberales de aquel tiempo.

La inmensa mayoría de los valencianos de hoy, gays y lesbianas incluidos, ignoran que en su ciudad ocurrieran, unas cuantas generaciones atrás, estas cosas. Y no resulta fácil culparlos de dicha ignorancia, cuando es obvio que las mismas autoridades de la ciudad y el país no han querido nunca recordar aquellos hechos, ni a aquellas víctimas. Recientemente leíamos la noticia de que el alcalde de Roma se disponía a dedicar una plaza al actor Paolo Seganti, asesinado hace dos años en un ataque homófobo; en dicho lugar se ha colocado una placa en la que puede leerse: “Piazza Paolo Seganti, vittima della violenza e dell’omofobia�. En la misma ciudad, en la céntrica plaza Campo de’ Fiori, se erige un monumento al filósofo Giordano Bruno, quemado allí mismo en el año 1600 por orden de la Inquisición romana, y considerado habitualmente como “el primer mártir de la ciencia moderna�. A este lado del Mediterráneo, en Valencia, si bien desde hace algunos años una plaza periférica lleva el nombre de “mestre Ripoll�
–aunque sin inscripción alguna que indique a ciudadanos y visitantes quién fue el titular de la plaza, y por qué murió–, nada de esto existe ni está previsto que exista para honrar la memoria de los homosexuales que fueron víctimas de la violencia y la homofobia de la Inquisición, de aquellos “sodomitas� que fueron martirizados por haber seguido, en medio de una sociedad dominada por fanáticos intolerantes, el camino de su propia naturaleza.

En cambio, próximamente –y gracias a un acuerdo con el consistorio de Rita Barberá, del PP– el Arzobispo inaugurará un nuevo y magnífico templo en la zona que algunos consideran como el nuevo centro de la Valencia del siglo XXI, junto a la Ciutat de les Arts i de les Ciències, templo que estará dedicado a la memoria de los “beatos mártires valencianos�, “víctimas del odio a la religión� durante la Guerra Civil. Nada que objetar a que la Iglesia recuerde y venere a sus mártires: todas las víctimas del odio de los demás merecen el mismo respeto por parte de los ciudadanos amantes de la convivencia en paz y en libertad. Sí: “todas� las víctimas. Por eso mismo, no parece ni justo ni cívicamente edificante que sólo las “víctimas del odio a la religión� sean recordadas, mientras que la memoria de las víctimas del odio sancionado por esa misma religión –en aquella guerra y en la dura represión que le siguió, y también durante los largos siglos en que el catolicismo ejerció un implacable dominio sobre la sociedad valenciana– no cuenta (salvo en el caso muy excepcional de alguna celebridad local) no ya con edificios, sino ni siquiera con monumentos, placas o inscripciones que la honren.

No debería haber dos clases de víctimas del odio y la intolerancia fanática: aquellas que se recuerdan con respeto y veneración… y aquellas de cuya muerte parece que pudiera decirse, como en los versos de Pablo Neruda, que fue “como si no muriera nadie, nada,/como si fueran piedras las que caen/sobre la tierra, o agua sobre el agua�.

Nemo

Otras columnas de dosmanzanas


del.icio.us Guarda esta noticia en del.icio.us

47 comentarios en “Mártires valencianos”

  1. Aquí habría que traer a colación esas fosas comunes en el cementerio de Valencia que Rita quiere / ha conseguido destruir. Un monumento cívico de la misma envergadura en ese lugar no estaría nada mal para señalar a Valencia como ciudad respetuosa y de concordia.

    Pero no nos caerá esa breva …


  2. No habrá placas sólo artículos como éste y nuestra memoria. Gracias Nemo.


  3. Nemo, muchas gracias. ¡Menudos valientes, estos doce antecesores nuestros!

    ¿Por un casual tienes acceso a algún dato de Albacete?


  4. Gracias, Odysseus, Turbio, Javi.

    Odysseus: Me temo que la voluntad del gobierno municipal del PP de erigir memoriales cívicos a las víctimas “del otro lado” es nula. Para escribir este artículo visité ayer con mi marido la plaza dedicada al “mestre Ripoll”, la última víctima de la Inquisición española. Quería asegurarme de que, como temía, no había allí nada que recordase quién fue este señor, cuáles fueron las circunstancias de su vida y su muerte, y por qué motivo se le había dedicado la plaza (por decisión, si no me equivoco, de un consistorio aún en manos del PSOE). Los dos buscamos por cada rincón de la plaza y, tal como pensábamos, no encontramos nada de nada que recordase la figura de Gaietà Ripoll. Los únicos rótulos -bastante recientes- que había no contenían más que un escuetísimo “PLAÇA DEL MESTRE RIPOLL”. Estoy seguro de que se podrán contar con los dedos de una mano los vecinos de aquella zona que sepan quién fue ese “maestro Ripoll”. Nuestra visita, sin embargo, sí que nos deparó una sorpresa: la plaza dedicada a la última víctima de la Inquisición está ahora dominada por un edificio acabado de construir, y no es un bloque de viviendas. Se trata, por supuesto, de un nuevo templo católico.

    Creo que esta anécdota ilustra a la perfección qué es lo que la Valencia de Rita Barberá quiere conmemorar o celebrar, y qué o a quién pretende dejar en el más absoluto olvido.


  5. nemo, por cierto, ¿como está actualmente el tema de la fosa común con republicanos represaliados por el franquismo sobre la cual el PP de Rita Barberá quería construir un cementerio?:

    http://www.nodo50.org/foroporlamemoria/noticias/2006/pais_26042006.htm

    Qué asco da esta gente, de verdad…


  6. Nemo, quiero leer tus artículos en un periódico de tirada nacional. Por pedir…


  7. Javi: lo que sé es que en Castilla no fue la Inquisición quien se encargó de perseguir a los “sodomitas”, sino que allí éstos padecieron una persecución particularmente encarnizada por parte de la “justicia civil”. Hay que recordar, sin embargo, que no había en aquellos tiempos en España verdadera separación entre iglesia y estado, y la ideología de la primera era asumida servilmente por el segundo, pues en ella hallaba el monarca la justificación del despótico dominio que ejercía sobre sus súbditos.

    Además, curas y frailes se encargaban de azuzar periódicamente al pueblo contra los sodomitas, atribuyendo a éstos -y con ello, dichos predicadores seguían una tradición que en las iglesias cristianas se remontaba al siglo VII- la culpa de todos los males, entonces especialmente abundantes, que pesaban sobre la pobre gente: aseguraban los predicadores católicos que los sodomitas, con su abominable pecado, provocaban la ira de Dios y el consiguiente castigo a toda la población. De este modo conseguían desviar la cólera de un pueblo abrumado por la miseria, para que éste no se fijase en los verdaderos responsables de su situación -es decir, el católico monarca, la católica nobleza y los católicos obispos- y descargase su ira contra las víctimas ideales: los homosexuales, por supuesto (y también los “judaizantes”, y los “luteranos”, y los “moriscos”, y las “hechiceras”…).

    Y hay que decir que esta miserable estrategia les funcionó durante siglos. Sólo la Ilustración y las revoluciones liberales lograron finalmente echarla por tierra, en un proceso que en España fue particularmente largo, difícil y ensangrentado. Pero aún en nuestros días no falta quien ve con nitidez las ventajas que, para lograr y/o mantener el control social, puede tener excitar el odio de las mayorías contra las minorías, y en particular, el de la mayoría heterosexual contra la minoría de “disidentes sexuales”: gays, lesbianas, bisexuales, transexuales. De ahí, en gran parte, la persistencia hoy de la homofobia, y el creciente interés que por ella demuestran las derechas más reaccionarias de Europa.


  8. Lo triste es que entre esas “derechas más reaccionarias de Europa” que menciona Nemo se encuentre la derecha española.

    Cuando veo que el gobierno conservador sueco está ya preparando el proyecto de ley de matrimonio entre personas del mismo sexo, que además permitirá las bodas por la Iglesia luterana sueca, no puedo menos que suspirar de envidia.

    Aunque, por otro lado, también siento el orgullo de pensar que sin la ley española, ese proyecto no hubiera sufrido el acelerón que ha sufrido.


  9. Muchas gracias, Flick y nigra.

    Flick: hace tiempo que no se habla de ello, así que creo que las cosas siguen así. La única noticia posterior a ésta que he encontrado decía que el equipo de gobierno del PP anunciaba, como era previsible, su intención de recurrir la decisión del juez.

    Nigra: si a alguno le da por publicármelos… Un beso.


  10. En el libro “La sociedad gay: una invisible minoría” de Juan Antonio Herrero Brasas (que aquí algunos mencionan como si fuese del PP) cuenta cómo un concejal del ayuntamiento de Barcelona fue quemado por la santa inquisición por sodomita. No recuerdo cual era su nombre.

    No estaría nada mal montar algo como la Fundación Simón Wiesenthal con su nombre.


  11. Gracias, Nemo. Se ve que en Castilla, siempre “se ha encargado”, y sigue haciéndolo, el poder civil, que tiene muy asumida su “misión confesional”, entendida ésta en su vertiente más ultraconservadora…


  12. Gracias, Nemo. Hay que ver lo que aprende uno con tus cartas y tus comentarios, leñe. Un beso.


  13. Buena idea, Turbio, aunque habría muchos más sodomitas víctimas de la homofobia inquisitorial que podrían dar nombre a una iniciativa como la que planteas, una fundación para preservar y honrar la memoria de aquellas víctimas, y de todas las víctimas de la violencia homófoba.


  14. Gracias a ti, Fer, hombre. Un besazo.


  15. Pues yo como siempre voy a hacer de abogado del Diablo. Yo creo que Rita, contribuyendo, supongo que con algo más de 100.000 euros, a la construcción de ese templo dedicado a los mártires católicos de la guerra civil (a algunos, que supongo que a algún otro que murió católico en esa guerra se le considerará excomulgado “post mortem”, sinuosidades doctrinales…); está en el fondo rindiendo homenaje homenaje a ese mismo acontecimiento que tu rescatas de la historia para nosotros (y muchas gracias por ello, que seguro que habrán empleado muchas horas de trabajo e investigación en archivos para poder escribir este artículo), lo que pasa es que lo hace desde su propio ámbito ideológico, de alguien que aspira a esa alianza entre Iglesia y poder civil, donde el estado no sea más que el “Brazo Secular”.


  16. Gracias Nemo. Si os interesa el tema, yo os recomendaría la lectura de los siguientes autores que han escrito sobre estas cuestiones: William Monter (Frontiers of heresy, probablmente uno de los mejores libros sobre el tema), Federico Garza-Carvajal (Butterflies will burn, creo que está disponible en castellano tb), Jaime Humberto Borja Gomez (Rostros y rastros del Demonio en Nueva Granada, sobre la persecución contra sodomitas en la Nueva Granada colonial), el clásico de Rafael Carrasco “Inquisición y represión sexual en Valencia” (intuyo q descatalogado pero disponible en bibliotecas) y por supuesto los libros clásicos sobre inquisición de B. Netanyahu (este es en general) y otros. A quien le interese el tema, como esta fue una de las subespecialidades de mis exámenes de doctorado, le puedo ofrecer una bibliografía muy amplia que elaboré mientras estudiaba. ¡Ah! Y no os perdáis una visita para consultar los fondos de Inquisición del AHN en Madrid.


  17. Naturalmente, son también absolutamente recomendables los grandísimos trabajos de Carlo Ginzburg y de Guido Ruggiero (en especial el libro de este último “The Boundaries of Eros: Sex, Crime and Sexuality in Renaissance Venice” que estudia la relación entre sexualidad y criminalidad en la Venecia renacentista). No sé cuáles de ellos estarán disponibles en castellano, yo tuve que leerlos en inglés.


  18. Gracias a ti, Ave. Creo que tú debes de estar mucho más informada que yo sobre este apasionante tema, y podrías explicarnos cosas interesantísimas al respecto. Por mi parte, te animo a hacerlo.

    Nazareno, muchas gracias, pero no he investigado personalmente lo que cuento en el texto. Como bien explica Ave, hay otros que lo han hecho por mí. Yo soy un simple lector, no un investigador. El estupendo libro de Rafael Carrasco que cita Ave (”Inquisición y represión sexual en Valencia. Historia de los sodomitas (1565-1785)”, Barcelona, Laertes, 1985; lamentablemente nunca reeditado) ha sido mi fuente historiográfica principal. También me he basado en el relato de los hechos de aquel 16 de noviembre de 1635 por un testigo presencial, un cura valenciano llamado Pere Joan Porcar, que escribió un dietario de “Coses evengudes [= acontecidas] en la Ciutat i Regne de València” publicado parcialmente (sólo en catalán/valenciano, me temo) por la Diputació de València en 1983. Y, por supuesto, en “La Ciutat de València”, una síntesis de historia urbana (de éste sí existe también versión en castellano) del estudioso Manuel Sanchis Guarner (editada por el Ajuntament de València).


  19. Error tipográfico: en mi anterior comentario, donde dice “1635″ debe decir “1625″ (la fecha está bien en la columna, por tanto).


  20. Muchas gracias, Nemo, por tu mensaje. Felicidades de nuevo.

    La actitud de los políticos valencianos (y españoles) del PP es de olvido y menosprecio hacia las víctimas de Franco y de su “cruzada�, no digamos ya de la Inquisición. Y así lo confiesan, sin ningún titubeo.

    Por otro lado, Francisco Camps, con su expresión beatífica de iluminado, sí que es un católico ferviente, a diferencia de Zaplana y Rita, y para su nueva legislatura como presidente de la Generalitat valenciana ha nombrado un vicepresidente del Opus Dei, Juan Cotino (exdirector de la polícía con Aznar y uno de los políticos del PP que acudieron a la vergonzosa manifestación contra los derechos de las personas y familias homosexuales), que está escalando posiciones en su partido y ha colocado a dos de sus archicatólicos delfines como alcaldes de Torrent (María José Català) y Paterna (Lorenzo Agustí), dos importantes núcleos del área metropolitana de Valencia.

    Así que tendremos inauguraciones de iglesias para rato en Valencia. Aparte de la primera iglesia mundial dedicada a San Josemaría Escrivà de Balaguer en Campanar y la de los mártires católicos de la guerra civil (que comentas tú, Nemo), tenemos la del Espíritu Santo en la Plaça Mestre Ripoll (que también citas) y la de San Maximiliano Kolbe en Benimaclet. Eso hasta donde yo sé. Pero debe de haber más.

    Por otro lado, hay que destacar las actitudes tremendamente hipócritas de Rita Barberà, que cuando vino Herr Ratzinger a Valencia lucía la teja y la mantilla e iba de negro, como buena y sumisa mujer católica, y no paraba de cantar sus alabanzas. Durante las procesiones anuales de la Mare de Déu y del Corpus, se las pone también, y los que la ven desfilar la aplauden fervorosamente (aunque todos saben de qué pie cojea, otra cosa es que prefieran mirar, tan hipócritas como ella misma, hacia otro lado).

    Un saludo.


  21. Gracias por tu comentario, felivet… También se podría añadir, a lo que comentas, el impulso que le están dando a la Universidad Católica de Valencia, o los programas descaradamente confesionales que ponen últimamente en Canal 9 (la TV autonómica) en horario de máxima audiencia. Y, por supuesto, los millones de todos los valencianos que se gastaron Camps y Rita en la visita de Ratzinger del año pasado. Las conexiones y complicidades entre el poder local pepero y la Iglesia Católica se multiplican día a día. Y mientras, el PSOE de Zapatero no se atreve a hacer realidad de una vez el principio de separación entre iglesia y estado, dando por acabado el Concordato del 79. Un panorama triste… e inquietante.


  22. Ante estos casos de la historia negra de la itolerancia y del odio.Se pueden llevar a cabo actos paralelos de reconcimientos y dejar nombres en la plaza y calles donde el sistema no quiere honrar a las víctimas porque son incómodas a su discurso político y religioso.
    La imaginación al poder.
    ¡¡Placas y pasquines alternativos ya!!
    Leturas de poemas y otras celebraciones.
    La comunidad LGTB de Valencia tiene el poder y la palabra.
    A la calle todos…


  23. Menos autcompasión y más acción.

    http://www.youtube.com/watch?v=1ZLTycFes4s :-)


  24. ¡Oveja, buenísimo el vídeo de la Depardieu que nos has enlazado! ¿Pero cómo te enteras de la existencia de esas joyas, por Dios bendito, hijo, que me tienes alucinado?


  25. Oveja: tienes toda la razón, y lo que propones es muy buena idea. Gracias y un saludo.


  26. Joer con Valencia…No sabía yo que estuviera tan mal la cosa.
    Si nuestro Alber y nuestra Doña Pendientes(Espe) van a resultar que son unos progres al lados de esta gentuza valenciana.


  27. Bueno, adri, yo no diría tanto… Eso sí, puede que Gallardón (alias “caso-a-mis-amigos-gays-pero-no-rechazo-el-recurso-contra-la-ley-de-igualdad-en-el-acceso-al-matrimonio”, o también “aparezco-la-portada-de-Zero-en-vísperas-de-elecciones-pero-desaparezco-cuando-llega-el-Orgullo”) y Aguirre (alias “tengo-muchos-amigos-gays-y-apoyo-a-quienes-les-niegan-su-dignidad-y-sus-derechos”, conocida también como “soy-la-mar-de-liberal-pero-comparto-la-alergia-de-los-obispos-a-la-educación-para-el-respeto-a-la-diversidad”), tal vez estos dos, digo, sepan vender mejor su imagen que sus homólogos “de provincias”, pero eso sólo demuestra que dominan mejor el arte de la hipocresía… y que tienen más medios e intereses a su servicio, claro, que por algo reinan en la capital del Reino.


  28. Nemo, enhorabuena por estos artículos de investigación histórica, me gustaría que Rita se leyera algún que otro artículo al respecto para ver como sus venerados y reverendos padres de la iglesia trataban el crimen nefando (siempre, claro está, que no fueran miembros del clero, en cuyo caso la cosa quedaba más solapada, y con unos azotes y una temporadita -corta- de celda, asunto concluido), si volviera 300 años atrás en el tiempo su amor podría acabar bien mal y, desde luego, la iglesia que ahora tanto defiende la tendría como proscrita.

    Es verdad que, en comparación con el resto de reinos que conformaban España (antes de que Felipe V se cargara fueros y privilegios de quienes no le apoyaron), en Aragón en general, y en Valencia en particular, se dio mucha caña y hubo mucha mano dura con la sodomía, y las sentencias de muerte -sobre todo quema en vivo- fueron demasiado frecuentes, con particularidad durante el siglo XVII. Tal vez contribuyera el hecho de la mezcolanza poblacional, con particularidad de moriscos, a quienes el mero hecho de tener “sombra de raza” y practicar la sodomía, les convertía en las víctimas propiciatorias para la expiación del pecado nefando.

    Discrepando de una afirmación realizada aquí, los doce mártires ni fueron ni quisieron ser valientes, les cayó todo el peso de la iglesia encima (espero que alguno de ellos abjurara en el último momento y fuera estrangulado antes de la quema ¡¡qué salvajada de iglesia!!) y sirvieron de escarnio, por lo menos, a los plebeyos que quisieran seguir con las “práctica antinatura”, porque ya se sabe, si eras rico, noble o miembro del clero, la cosa no pasaba a mayores. Ahora me viene a la memoria, aunque no tiene que ver con ningún caso de sodomía, un proceso abierto en Mallorca entre 1610 y 1613, por el asesinato del oidor de la audiencia real, que causó un verdadero revuelo en la isla (se llamaba Jaume Berga, y todavía hoy en día puede oírse, sobre todo a gente mayor decir “que en som jo de sa mort de’n Berga” -qué tengo yo que ver con la muerte de Berga-)y una persecución sin precedentes; los máximos responsables fueron un bandolero llamado Treufoch y un miembro de la nobleza, cuyo nombre no recuerdo, y la sentencia, de muerte para ambos, cambió mucho respecto del miembro de cada clase: al bandolero le cortaron, en vivo, una oreja, una mano, le quemaron con hierros candentes, lo arrastraron atado a un caballo, lo decapitaron, descuertizaron y colgaron su cabeza en la Torre dels Caps de la Almudaina (os sonará porque es la residencia oficial de los reyes en Palma); al noble, tan sólo lo asfixiaron y cortaron su cabeza para lucirla también en la torre dels caps.

    Cambiando un poco de tema, ya que ha salido el tema de la fosa común ignorada y vilipendiada por Rita, con el nuevo consistorio palmesano, por fin, se van a retirar los símbolos fascistas (que el pp se ha negado siempre a quitar) del monumento al crucero Baleares hundido durante la guerra, así como una enorme cruz de madera situada en las puertas de la Almudaina y la catedral de Palma, erigida en memoria de los “caídos por…” y que, hace dos años, la anterior alcaldesa, mandó retirar pero sólo para restaurarla. Que tengamos que hablar de remover símbolos franquistas después de 31 años por que la trotona y los suyos los siguen adorando, me parece verdaderamente demencial. ¿Alguien se imagina símbolos nazis o monumentos a Hitler en Alemania o Austria? De pena, sinceramente, que haya energúmenos que todavía puedan defender su existencia.

    Un saludo a tod@s y mis felicitaciones a Nemo, nuevamente, por tan magnífico artículo.


  29. Muchas gracias, Carlos. Por cierto, parece que en el Reino de Mallorca, no se sabe por qué razón, no se aplicó el decreto de Clemente VII (vaya ironía en el nombre de este individuo; algo así como lo que ocurre con el actual papa, que pocas “bendiciones” merece), de manera que allí la Inquisición no persiguió a los sodomitas (ignoro si lo haría el “brazo secular”).

    Respecto a los moriscos, efectivamente estaba extendida entre los “cristianos viejos” la mentalidad de que entre ellos el “pecado nefando” era algo muy corriente, lo que sirvió para encarnizarse aún más tanto contra ellos, por ser sodomitas además de “herejes”, como contra los homosexuales (cristianos incluidos), por ser como los tan odiados “perros moros”.

    En fin, ésta es nuestra historia. Dicen que los pueblos que la olvidan pierden, con ello, la capacidad de evitar que acabe repitiéndose.


  30. Esta visto que el pp hace mucho por recuperar la “memoria” (por supuesto selectiva) histórica de su españa imperial. Es cierto que de los autos de fe del XVII de que tengo noticia, si no recuerdo mal hacia 1692 y posteriores en Mallorca y Eivissa (aunque debo decir que no he profundizado apenas en el tema), no hay referencias hacia la sodomía, sí en cambio se hace mucho hincapié en los “xuetes” (forma familiar de definir a los judíos conversos que seguían practicando su religión secretamente), en el hoy desaparecido convento de Santo Domingo se guardaban los retratos de todos los “relajados” por la inquisición (fue destruido en 1833 como demostración de repulsa hacia lo que representaba), y la plaza Major de Palma se asienta sobre lo que era el cuartel general de la inquisición; hoy todavía se hace referencia a los apellidos “xuetes” aunque lógicamente descargado del odio y aprensión con que los cargó la inquisición.

    Por cierto, y volviendo al bochornoso caso de Irán y países islámicos, éstas son las versiones “modernas islámicas” de nuestra inquisición, y eso que alguno estaría por volver a dotarla de plenos poderes para actuar contra los enemigos de la iglesia. Y si no, que le pregunten a Rouco…


  31. Ahora me vienen a la memoria los requisitos para formar parte de la familia de la inquisición:

    “Ser cristiano viejo, sin sombra de raza…”

    Como anillo al dedo a las tesis hitlerianas…


  32. Carlos, también en Valencia la represión contra los judaizantes (xuetes en Mallorca) fue durísima: de hecho, fue con ellos con quienes más se encarnizó la Inquisición en el Reino de Valencia.

    Pero es significativo que, tras este grupo, el siguiente en ser tratado con mayor dureza por los tribunales inquisitoriales fuese el de los homosexuales: si en la época de máxima persecución antijudía se “relajó” (esto es, se envió a la hoguera) al 38% de los judaizantes procesados por la Inquisición en Valencia, en la época de mayor severidad en la persecución de los sodomitas el porcentaje de éstos cuyo proceso acabó con una condena a muerte llegó al 22%. Para otros grupos (moriscos islamizantes, luteranos, etc.) el porcentaje no pasó del 1′5%.

    La diferencia en la saña con que se trató a judíos y homosexuales, por un lado, y al resto, por el otro, es, pues, enorme. Lo que probablemente indica que los prejuicios y el odio contra estos dos grupos, alimentados continuamente por las predicaciones de curas y frailes -los “medios de comunicación” de la época- eran particularmente fuertes no sólo entre los inquisidores, sino en el conjunto de la sociedad, que asistía en masa, complacida, a las ejecuciones y quemas de los “relajados” por el siniestro y católico tribunal.


  33. Adri: hay en Valencia una perfecta simbiosis entre iglesia y PP. Te cuento sólo algunas noticias al respecto.

    En marzo de 2001 Wojtyla beatificó a 226 valencianos muertos en la guerra civil, gracias a las gestiones del toledano arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco, conocido por su mentalidad nacionalcatólica (según opinion de los sectores menos integristas –que los hay- de la iglesia valenciana). Además, García-Gasco pretende que Ratzinger canonice en breve a otros 250 mártires. Para honrar su memoria, el arzobispado construye, junto a la Ciudad de las Artes y las Ciencias, la Parroquia Santuario de los Beatos Mártires Valencianos en una antigua nave de hormigón de la industria química Cross cedida al arzobispado por el Ayuntamiento de Rita Barberá, a cambio de un solar en el centro de la ciudad. Este templo de más de 3.000 m2 se revestirá de trencadís, técnica de mosaico de azulejos inventada por Gaudí y que Calatrava aplica a sus edificios de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Así mete esta parroquia en un mismo paquete turístico. No me opongo a que hagan otra iglesia, si con eso se recupera un patrimonio arqueológico industrial, pero ¿tiene que llamarse Parroquia Santuario de los Beatos Mártires Valencianos? ¿No tenían otro nombre menos fascista? Luego dicen que el PSOE es radical con la ley de la memoria histórica que ha impulsado.

    El ayuntamiento de Valencia facilita la construcción de este memorial fascista, e intenta a su vez destruir una fosa común del cementerio de Valencia –al construir nuevos nichos sobre ella- en la que hay enterrados cientos de personas ejecutadas tras la guerra civil. Las obras sobre la fosa común han sido paralizadas por un juez, y el ayuntamiento ha abandonado, de momento, la intención de construir los nichos.

    Otras noticias: García-Gasco llegó a comparar en un sermón al gobierno socialista de Zapatero con los romanos que martirizaron a San Vicente en el año 304, porque “ambos no querían que dijera la verdad�. Vaya chorrada de argumento. El mismo arzobispo elogió el incremento en el número de obispos valencianos existentes en diversas diócesis, en comparación con los catalanes, y expresó la idea de que a lo mejor así Valencia podría con Cataluña y con el gobierno tripartito. Por supuesto Garcia-Gasco es un enemigo furibundo de “Educación para la ciudadanía� y está lanzando una campaña contra los colegios vinculados a la iglesia que la han asumido para que no la asuman y objeten.

    García-Gasco, por otro lado, dice sobre los matrimonios homosexuales: “el matrimonio es una realidad natural, no un producto de diseño y la familia necesita leyes justas. La familia puede sufrir graves discriminaciones ante leyes confusas que no reconocen y tergiversan los elementos esenciales del matrimonio”. Además dice que “promover el cambio de naturaleza del matrimonio y de la familia es un fraude y un error que a nadie beneficia y que daña los fundamentos mismos de la sociedad”.

    Además el arzobispo de Toledo, el valenciano de Utiel Cañizares, junto a Garcia-Gasco, dicen que las demandas de agua del Ebro de los valencianos son justas. Pero sólo si el agua viene del Ebro (como propuso el PP). Si viene de las desaladoras (como propone y ejecuta el PSOE), no son justas.

    Mucha, mucha hipocresía, y muy buenas vibraciones con el PP.

    Un saludo, Adri.


  34. Entonces, Nemo, tendremos que convenir que la sociedad valenciana de aquella época en particular (y sobre todo sus próceres) era una de las más hipócritas con respecto a la sodomía, con la que quería dar ejemplo dando rienda suelta a sus inquisidores en busca de sodomitas y judaizantes; de todas formas, la sodomía también podía emplearse a discreción como recurso contra personajes a los que se quería hundir; de hecho recuerdo el caso del valido de Felipe II, Antonio Pérez, a quien se le acuso, entre otras cosas, de sodomía (y así poder atraparlo a través de la inquisición, quien se encargaba de estos asuntos por encima de las atribuciones de cada reino) para poder echarle el guante, una vez que pudo huir de presidio, pero al estar refugiado en Aragón (para que ahora hablen de la dificultad de la españa de las autonomías) el justicia mayor del reino, Juan de Lanuza, se negó a entregarlo a Felipe II y pagó con su vida tamaña osadia cuando el monarca hizo marchar las tropas sobre Zaragoza.

    Espero que a estas alturas, al pp no se le ocurra echar a nadie en cara si es un hereje, judaizante, morisco o sodomita, porque a este paso vuelven atrás en el tiempo a pasos agigantados.


  35. Felivet: muy interesantes las noticias que aportas en tu comentario. Gràcies.

    Carlos: efectivamente, la acusación de “sodomía” se utilizaba también para agravar otras acusaciones o simplemente para perseguir a quien se quería destruir. Y es que el “pecado nefando” era, para la mentalidad de la época, un crimen tan horrible que nadie se atrevía a ponerse de parte de un sospechoso de haber incurrido en tamaña monstruosidad y provocar, con ello, la cólera y el castigo de Dios a toda la población. En los Estados Unidos, por cierto, sigue viva esta misma mentalidad en la ultraderecha religiosa -uno de los principales apoyos de Bush-, algunos de cuyos líderes más destacados han culpado, en su delirio, a los homosexuales del 11-S y de lo mal que les va la ocupación de Iraq, ya que, según ellos, con ambos acontecimientos Dios estaría castigando el pecado cometido por “América” al permitir a tales depravados vivir y pecar en su seno… Cuánta, cuánta miseria.


  36. Como tiene bastante que ver con este tema, dejo aquí, para los interesados, un enlace a un comentario que acabo de enviar a otro post de DM. No os perdáis la imagen, ciertamente muy ilustrativa, a la que enlazo, a su vez, desde allí (hay que aprovechar las ventajas que nos ofrece el hipertexto…).


  37. Estupendo artículo, Nemo. Gracias.


  38. Un artículo del periódico Levante de hoy recoge la siguiente información:

    La masiva beatificación (de 498 mártires españoles del 36) en octubre, así como el templo que el Arzobispado de Valencia levanta junto a la Ciudad de las Artes dedicado a los «beatos mártires valencianos de la persecución religiosa de 1936», han suscitado duras críticas contra la Iglesia. Amparo Salvador es la presidenta del Fòrum per la Memòria del País Valencià. Desde hace años lucha por la dignificación histórica de aquellas personas que el régimen franquista enterró en las fosas comunes del cementerio de Valencia. Son 26.300 víctimas registradas, afirma, además de otras 7.000 que no figuran en los libros, según el Fòrum ha podido descubrir. Salvador compara el tratamiento recibido por unos y otros muertos y concluye: «Ni la Iglesia ni el ayuntamiento han hecho nada en memoria de la gente de las fosas, que murió por la libertad y la democracia». «Estoy totalmente en contra de que se mate -agrega-, pero que no digan que los religiosos eran inocentes, porque pertenecían a una organización que hizo un acto criminal. Si vieran a las criaturas que hay en las fosas».


  39. Felivet: en mi opinión, según los criterios propios de un Estado de Derecho aquellas personas, los religiosos asesinados durante la Guerra Civil, sí eran inocentes, a menos que tuvieran personalmente alguna responsabilidad en algún crimen. Y lo mismo podría decirse, obviamente, de los miles y miles de muertos de las fosas comunes donde arrojaba a sus víctimas, despúes de asesinarlas sin un juicio justo, un régimen fascista decidido a “exterminar la hidra roja” de su “Nueva España”. Lo que sí creo que es vergonzoso para la sociedad valenciana en su conjunto es el tratamiento tan diferente que se está dando a las víctimas del odio de uno y otro bando, como si solo un grupo de víctimas muy determinado fuera digno de ser recordado con respeto.


  40. Gracias a ti, Ricardo.


  41. Uno de los posts más centrados y ecuánimes escritos aquí en los últimos tiempos. Muchas gracias, Nemo.


  42. A ti, Lobo. Un saludo.


  43. Mis mas sinceras felicitaciones Nemo.

    Aquí una Ilicitana que ni la más mínima idea tenía.


  44. Gracias, Krysta. Es verdad que los valencianos conocemos poco la historia y la cultura de nuestro país, a pesar de que es muy interesante. Por lo menos en Elx tengo la impresión de que sí estáis muy orgullosos de vuestro patrimonio (o de vuestros patrimonios)… y muy justificadamente, por cierto. Venga, un saludo desde València.


  45. Acabo de leer este artículo y no puedo evitar sentir vergüenza ajena: de tanta ciudadanía adoctrinada en el desprecio hacia nosotros, de tanta alcaldesa hipócrita, de tanto olvido. En Valencia (¡y la conozco bien!) conviven dos “ciudades” antagónicas y una serie de “ciudadelas” intermedias, como en toda urbe occidental: los miembros de una de esas “ciudades” sería capaz, llegado el caso y según como vengan dadas las cosas, de volvernos a quemar; las gentes de la otra “ciudad” nos respetan y nos comparten, y son nuestros conciudadanos verdaderos. Y, en el medio, existen “ciudadelas” tímidas, que necesariamente deberían ser atraídas al campo de la comprensión de las diferencias.
    Me extiendo: la valenciana (de la capital), como las demás sociedades de este nuestro “Mundo Libre”, tiene en su seno una serie de seres muy particulares, de cuyo equilibrio psicológico deberíamos incluso dudar. Es gente que sabe odiar perfectamente, y que odia poliédricamente (según y como, gays/lesbianas etc., negros, judíos, árabes…). Bajo determinadas condiciones, esos seres humanos sacarían lo peor de si mismos, y el totalitarismo -ahora con corbatas de diseño- podría utilizarlos como fuerza de choque.
    En sus antípodas encontraremos ciudadanía generosa, afecta al conocimiento de la tremenda complejidad del alma humana, que llegado el caso nos defendería (pues no en balde conformamos la misma “ciudad”). Y, vagando entre dos aguas, cientos de miles de personas que en Valencia ciudad se muestran democráticamente en público pero que, en su fuero interno, pueden tener muy serias dudas sobre nuestro derecho a ir cogidos de la mano por la calle.
    Ya se sabe: el comportamiento hacia nosotros es una buena piedra de toque para saber hasta que punto los gobernantes de una sociedad son verdaderamente deseables, salutíferos desde la perspectiva democrática. Y no tengo la más mínima duda que Rita Barberà, la alcaldesa del PP en Valencia, jamás se atrevería a inaugurar una placa en homenaje a todos los sodomitas víctimas de sus queridos (de ella) arzobispos. Hablo de Rita Barberà, sí, la mujer a la que José María Aznar conminó en público a casarse -se supone que con un hombre- cuando se enfadó con ella por una asunto “de partido” hace algunos años…
    La Valencia que sí dedicaría homenajes a los sodomitas constituye ahora una minoría. Una minoría perpleja ante la avalancha de quienes solamente reconocen a unas víctimas de la Guerra Civil, y -para más inri- son incapaces de considerar “mártires” a los sacerdotes vascos que se alinearon con la República y fueron asesinados por Franco.
    La Valencia que se emocionaría recordando a aquellos sodomitas -asustados, angustiados, escarnecidos bajo el signo de la cruz- es ahora una Valencia en retirada. Descabezada, y con una clamorosa necesidad de discursos renovados, capaces de conquistar las “ciudadelas” intermedias que parecen entregarse a un PP decididamente triunfante.
    Nemo conoce bien esa Valencia filosodomita y sodomita. La Valencia de la que uno puede sentirse orgulloso si de lo que se trata es de fraternidad humana. La Valencia que anhela una alcaldesa o un alcalde verdaderamente enamorada/o de toda su ciudadanía.
    Felicidades, Nemo. Te ofrezco un argumento más para que tu dardo certero desenmascare más a menudo a la eterna alcaldesa de Valencia: mis amiguetes de Valencia me dicen que, para colmo de hipocresías, la Sra. Barberà se llena la boca diciendo que Valencia ha sido siempre una ciudad muy tolerante. ¡Toma ya!


  46. Muchas gracias, equilibrio, por tu felicitación y, sobre todo, por tu espléndida contribución al debate. Debo decirte que comparto tu lúcido análisis de la realidad social de nuestra ciudad. Yo tampoco veo probable que la actual alcaldesa llegue a inaugurar nada -aunque sea una humilde placa- en recuerdo de la memoria de todos aquellos mártires que la derecha valenciana y (muy) española no percibe como “los suyos” (por más que ella personalmente parece que tendría motivos para considerar “de los suyos” a quienes fueron perseguidos por su “heterodoxia” en el terreno sexual/afectivo).

    Pero bueno, sea esto más o menos probable (al fin y al cabo los políticos son políticos, y si algún día considerasen que les interesaba hacer concesiones, creo que estarían dispuestos a hacerlas), me parece de rigor señalar lo escasamente ético y cívico que es este sectarismo de nuestras actuales autoridades municipales y autonómicas, por no decir nada de la grotesca manipulación de la historia a la que te refieres en el final de tu comentario.

    En fin: si ellos no quieren recordar a quienes fueron víctimas del odio institucionalizado por el solo hecho de tener una sexualidad distinta a la bendecida por la Iglesia Católica, almenos creo que nosotros no debemos olvidarlos. Y por “nosotros” no me refiero tan sólo a los gays y las lesbianas, sino a todo ciudadano valenciano que crea de verdad en la democracia, la libertad y la igualdad de todas las personas.


  47. hola, soy el vice-pte.1º de la falla blasco ibañez- plaza mestre ripoll, uno de vosotros se puso en contacto con nuestro actual pte. para preguntarnos por la plaza del mestre ripoll.
    efectivamente se trata del maestro Gayetà Ripoll, última víctima de la Inquisición en la Comunitat Valenciana, y éste tuvo anteriormente una plaza dedicada a él en Russafa, ya que fué maestro de escuela allí, pero se cambió el no,bre a la misma plaza ( que estaba en las proximidades de San Valero) y se le puso a esta plaza anexa a blasco ibañez.
    Esta falla fue fundada y duró cinco años, se cerró y un grupo de amigos la refundamos con la misma simbología y nombre hace cinco años.
    Es muy interesante lo que decís sobre el maestro, cosa que incluso nosotros desconocíamos, así que sería interesante realizar una placa que explique tal circunstancia, una petición de una rotulación como se merece a la que la falla se aúna y podríamos pedirlo oficialmente al ayto. a ver qué dice.
    Para que sepáis somos una falla apolítica, pero sí que está perfectamente normalizada y acepta perfectamente a gays, bisex., lesbianas y trans., de hecho, personalmente tengo pareja chico, y soy el vice-1º y pte. fundador, y mi pareja es el del. de fuegos y espectaculos pirotecnicos.
    De todas formas, hemos pensado que como en celebración posterior a san juan es muy precipitado, en septbre. solemos hacer una fiesta popular, la misma la podíamos dedicar al mestre Ripoll, y ambos colaborar para hacer una fiesta reivindicativa. La misma podría consistir en juegos hinchables infantiles matutinos, comida popular a mediodía, juegos de mesa varios por la tarde, acto de homenaje al mestre Ripoll vespertino, cena popular y posterior verbena, que podríamos contar con la colaboración de la federación LGBT y podría ser con actuaciones musicales de dracs o de asociados que suelen hacer este tipo de espectáculos, tales como la kiwi,…











Escribe tu comentario

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar en nuestra página. No podremos admitir los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar el comentario poniéndose en contacto con el autor del mismo para comunicarle los motivos.

You must be logged in to post a comment.