Gays y terremotos

h1 Escrito el 02-10-2007 por dosmanzanas

La columna de dosmanzanas¿Cuál es la causa de los terremotos? La consulta de una enciclopedia nos revelará que esa tierra sólida y fría sobre la cual vivimos (y también la que conforma el fondo de mares y oceános) no es en realidad sino una “corteza� relativamente fina que, además, se halla cuarteada, fragmentada en placas que flotan sobre una especie de océano global de roca “fluida�. En efecto, a causa de las altísimas temperaturas que se dan en el interior de nuestro planeta, a más de 100 km de profundidad la roca se encuentra en un estado más o menos fluido, y es por ello capaz de desplazarse, aunque sólo con extrema lentitud. Este lentísimo pero incesante fluir de la roca de las profundidades terrestres se comunica a las placas de la corteza (llamadas “placas tectónicas�), que en su deriva se rozan unas contra otras, generando tensiones en las zonas de fricción. Dichas tensiones, a su vez, provocan la acumulación en esos puntos de energía potencial, la cual a menudo tiende a liberarse de forma brusca y repentina, a través de una sacudida más o menos intensa: esta sacudida es lo que denominamos “terremoto�.

He aquí, pues, la explicación que da al fenómeno de los terremotos el pensamiento científico contemporáneo. Desde otros paradigmas de pensamiento, como el religioso, puede objetarse sin embargo que la teoría de la “tectónica de placas� y la ciencia sismológica tan sólo describen “cómo� llegan a producirse los terremotos, sin explicar el “porqué� último de éstos. Y como es sabido, para la tradición religiosa occidental el porqué último de todas las cosas está en esa hipotética “causa no causada� llamada “Dios�. Ahora bien, si Dios es, según este mismo discurso de la fe, infinitamente bondadoso, ¿cómo explicar que provoque terremotos que siegan las vidas de decenas de miles, a veces cientos de miles, de personas, y dejan en la miseria más absoluta a muchas más? Esta pregunta puede parecernos desconcertante, pero hace siglos que alguna mente preclara le halló respuesta: la culpa es, sencillamente, de los gays.

En efecto, se nos dice, tanta abominación siente Dios hacia la forma en que los gays viven su amor y su sexualidad que no vacila en enviar todo tipo de catástrofes, y entre ellas los terremotos, a aquellas ciudades y regiones que, imprudentemente, les dan cobijo. Quizá esta explicación resulte poco satisfactoria para quienes caigan en la cuenta de que un Dios capaz de sentir tanto odio hacia sus criaturas, y de castigarlas de manera tan brutal e indiscriminada, no parece precisamente un modelo de bondad, de manera que en realidad no salimos de la contradicción a la que nos referíamos en el párrafo anterior. En la práctica, sin embargo, esta objeción no parece haber tenido demasiado peso en la larga tradición cristiana de Occidente. El hecho de que el vínculo entre gays y terremotos proporcionase, tanto a las autoridades como a sus súbditos, el perfecto chivo expiatorio multiusos fue probablemente lo que concedió a esta peculiar teoría el éxito que la lógica más elemental le habría vedado.

Porque no se puede negar que la teoría según la cual los homosexuales estamos detrás de los terremotos (y otras catástrofes) ha conocido un éxito más que notable en el Occidente cristiano; y no precisamente un éxito de carácter temporal y pasajero, sino muy persistente a lo largo de los siglos. Pongamos como ejemplo tres casos de tres épocas muy distantes entre sí. En el año 533 de nuestra era, el muy cristiano emperador romano (de Constantinopla) Justiniano I legisló para establecer penas muy severas (concretamente, la castración y la muerte en la hoguera) para la “sodomía�; en el texto de tan humanitaria ley se justifica su necesidad con estas palabras: “ya que por crímenes como éstos sufrimos terremotos, hambrunas y plagas� al haber “provocado la ira de Dios con nuestros pecados�. Algo más de mil años más tarde, y en el otro extremo del Mediterráneo, encontramos a menudo, en el preámbulo de las acusaciones que los fiscales de la Inquisición católica del Reino de Valencia redactaban contra supuestos “sodomitas�, el mismo argumento que en su día usó Justiniano: “siendo el pecado de sodomía contra natura tan nefando y execrable que por él nuestro Señor envía terremotos, pestilencias, hambre y otros grandes castigos en las provincias y partes donde se comete…� Siendo esto así, pues no había más remedio –a pesar de la caridad cristiana que, sin duda alguna, caracterizaba a los inquisidores– que castigar con dureza tan temeraria conducta; una dureza que llegaba, en muchos casos, a la ejecución y la quema en la hoguera del “sodomita�.

Incluso en nuestros días, cuando los avances científicos de los últimos siglos han revolucionado nuestra percepción del mundo, la vieja teoría de las consecuencias sismológicas de la homosexualidad sigue plenamente vigente en círculos quizá minoritarios, pero muy importantes. En 1998 el ayuntamiento de Orlando (Florida, EUA) tomó la decisión de colocar la bandera del arco iris en las farolas de algunas calles durante los “Gay Days� que se celebran anualmente en el parque de atracciones Disney World, ubicado en este municipio. El teleevangelista Pat Robertson, uno de los personajes más destacados e influyentes de la ultraderecha cristiana que controla desde hace años al Partido Republicano, reaccionó a dicha noticia con estas palabras: “Yo que ustedes no haría ondear esas banderas ante la cara de Dios. Algo como esto provocará la destrucción de la nación. Provocará atentados terroristas, terremotos, tornados y, posiblemente, un meteorito.�

Curiosamente, en 2005, cuando se le preguntó al mismo Robertson, en una entrevista en la televisión, cómo era posible que Dios hubiese permitido el año anterior que un tsunami matase a cientos de miles de personas en el sur de Asia, el telepredicador se refugió en la explicación científica de los terremotos: “Yo no creo�, dijo, “que Dios trastoque las leyes de la naturaleza. La razón de que ocurriese ese tsunami fue el desplazamiento de unas placas tectónicas en el océano �ndico.� Queda, pues, meridianamente claro que Dios no interfiere en los procesos naturales… salvo, por supuesto, para castigar a aquellas ciudades que acojan en su seno a personas homosexuales; especialmente si, encima, dichas ciudades tienen la desfachatez de colgar en sus calles, ¡ante las mismas narices de la divinidad!, la bandera del arco iris. En un caso así, el Dios hiperhomófobo de Robertson (y de Justiniano, y de la Inquisición) monta en cólera, se olvida de ese escrupuloso respeto por la tectónica de placas que en 2004 le impidió salvar las vidas de cientos de miles de seres humanos, y descarga toda su furia para dar su merecido a tamaños impíos.

El discurso de Robertson puede parecernos contradictorio y grotesco, y puede que hasta provoque nuestra hilaridad, pero quizá se nos hiele la sonrisa en los labios si recordamos que quien habla así ejerce una muy considerable influencia, de manera directa o indirecta, sobre millones de ciudadanos estadounidenses, y sobre el propio Gobierno de la única hiperpotencia que existe hoy en nuestro planeta. Y es que, como ya demostró en su día el innegable éxito de la propaganda nazi, el hecho de que una doctrina sea completamente irracional no significa que no pueda, incluso en una sociedad moderna, arrastrar a las masas. Gracias a gente como Robertson, millones de personas son arrastradas hoy, en pleno siglo XXI, hacia el odio a sus conciudadanos homosexuales.

Por otro lado, no estaría de más que nos preguntásemos si el discurso que utilizan, para justificar su homofobia, otros individuos y organismos religiosos o ultraconservadores más próximos a nosotros, y que a primera vista nos puede resultar menos “chocante� que el de Robertson, no es en el fondo igual de irracional y absurdo, y de dañino, que éste. Cuando por ejemplo oímos, como se ha repetido hasta la saciedad en nuestro país, que reconocer el derecho de las parejas homosexuales a acceder al matrimonio supone poner en circulación una “falsa moneda� que provocará la devaluación de la “moneda buena�, esto es, del matrimonio heterosexual, con lo que cada vez se casarán menos heteros y desaparecerá “la familia como Dios manda�, y que con ella se irá al garete toda la civilización occidental… ¿acaso no nos hallamos ante el mismo catastrofismo gratuito, ante la misma falta de base racional y ante el mismo virulento prejuicio homofóbico que han inspirado, desde hace siglos, la esperpéntica teoría de las consecuencias sismológicas de la homosexualidad?

Nemo

Otras columnas de dosmanzanas


del.icio.us Guarda esta noticia en del.icio.us

52 comentarios en “Gays y terremotos”

  1. Excelente artículo, Nemo.
    Desde luego, este Dios que cuando yo quiero respeta la tectónica de placas y cuando yo quiero mata provocando terremotos no es la idea que yo tengo de lo que es Dios, con mayúscula. Y desde luego, no es nadie en quien yo tenga fe.


  2. Absolutamente grotesto este “artículo”, además de pedante en la forma (como siempre en su “autor”). Partir de una premisa estúpida (terremotos=gays) para justificar una vez más su baba anticatólica resulta enfermizo. Quizás sea porque lo ha escrito en una lengua ajena y opresora y no encuentra los matices…


  3. Excelente articulo.

    Si lo de los terremotos os parece raro, en el Yahoo Respuestas he visto gente que nos acusa hasta del calentamiento global, para quienes no creemos en Dios es una simple imbecilidad, pero hay gente que lo cree y saco dos conclusiones:
    1) La iglesia lo esta consiguiendo, esta creando criaturas descerebradas incapaces de penar por si mismos y por tanto mas faciles de manejar.
    2) La gente es imbecil si se cree estas cosas.

    Con respecto a lo del cura ese de EE.UU, weno que podemos esperar si es una de las sociedades (a mi modo de verlo) mas hipocritas del mundo, y lo peor es que es el pais que “gobierna el mundo”.
    Que el cura dice que unas cosas si son cosas de Dios y otras no ¿Que esperabais? la iglesia durante toda la historia ha hecho eso y claro en la epoca que corre no pueden permitirse perder fieles, y decir que Dios es capaz de matar a miles de personas por que si les haria perder bastantes.
    Ya es triste que hay gente que crea eso pero mas triste me parece a mi que haya gente que los crea y los siga asi va el mundo…


  4. Hace poco, en un medio digital castellano-manchego, se hicieron eco de un comentario del periódico El Mundo, no recuerdo a cuento de qué, en el que sus editores opinaban en contra de Pedro Zerolo, tampoco recuerdo por qué en concreto, viniendo a decir “que era notorio que Pedro Zerolo no era precisamente admirador del papa y cia.”; vamos, venían a decir que Pedro Zerolo odia a la jerarquía de la Iglesia… y lo decían de tal manera en esa “editorialilla”, que parecía ser algo muy reprochable.

    Me vino a recordar una viñeta de un humorista famoso, no recuerdo tampoco quién, en la que se representaba a alguien arrojado al suelo y pisado con firmeza por otra persona más grande y con unas botas de asustar. En el “bocadillo”, el pisoteador expresaba una queja “lastimera”, como si él fuera UNA VÃ?CTIMA “cargada de razón” porque el que estaba en el suelo bajo su bota estaba intentado zafarse de ella.


  5. Excelente artículo, Nemo.

    No nos engañemos, lo de creer en la ira divina castigando la homosexualidad no es nada propio de épocas pasadas o de un telepredicador yanqui. Lo tenemos aquí, no sólo en lo que dices en tu artículo sobre el mensaje de la verdadera y la falsa moneda, sino de una manera más burda, más cateta si quieres, en la gente que sigue creyendo (ahora menos gente que al principio, pero seguro que sigue habiendo bastante) que el sida es un castigo de Dios a los homosexuales.

    Yo tuve que oír a una persona de mi familia, cuando salió en la televisión la noticia de la muerte del diseñador Manuel Piña, enfermo de sida, el comentario: “Le
    está bien empleado, por maricón.” Todavía me chirrían los oídos, y fíjate si han pasado años.


  6. http://www.agmagazine.com.ar/index.php?IdNot=676


  7. Nemo: impecable, como siempre.


  8. Felicidades por tu columna

    Como siempre has puesto el dedo en la llaga.

    Por cierto, a pesar de lo que diga Ahmadinejad, Irán debe ser uno de los países con más gays del mundo, puesto que se encuentra entre las zonas con mayor riesgo sísmico del mundo, junto con el Japón y Sumatra.

    Por otro lado, y hablando de los curas, supongo que habéis oído lo de Cañizares pidiendo que recemos por el rey, mientras su subalterno (¿o su jefe?) Lostantos pide su abdicación en Felipe. Que hipocresía más enorme.

    El otro día convencí a mi suegra de que los curas eran unos farsantes, y aunque ella no lo sabe, acabó abjurando de la iglesia, al decir en verso “Fes bé i no faces mal / i un altre sermó no cal�, que en castellano se traduciría por “Haz el bien, y no hagas el mal, y otro sermón no hace falta�.


  9. Gacias por vuestros comentarios y, en su caso, por vuestras felicitaciones.

    Javi (ab): lo que cuentas me recuerda a una viñeta de El Roto (no he podido encontrarla en Internet, si alguien la encuentra o la tiene, le agradecería que la colgase) en la que, si mal no recuerdo -la viñeta no es demasiado reciente-, se veía a un individuo con pinta de jerarca eclesiástico que le decía a su subordinado algo como “Estamos siendo perseguidos, puesto que ya no nos permiten perseguir a los demás.” Y lo que pretendo poner en evidencia en mi texto es que, para perseguirnos a los homosexuales, hasta la excusa más absurda ha sido perfectamente válida a lo largo de la historia del cristianismo, y lo sigue siendo incluso hoy para ciertas gentes con mucha influencia.


  10. Nemo creo que ha quedado claro tu idea de que hay gente que le sirve cualquier motivo para insultar o culpabilizar a los homosexuales de todos los males, sea cristiano, ateo, o de la ideología que sea, lástima que aun haya algunos que no sepan profundizar más en tu articulo y solo se queden en el enunciado.


  11. Tote, nemo no te lo ha dicho, pero te lo digo yo. Lo tuyo es una salida de pata de banco.

    Nemo, gracias por algo tan bien hilado. Gore Vidal tiene un ensayo donde usa aquel argumento de Justiniano para reirse de ese tipo de argumentos. El libro es una recopilación de ensayos sobre sexualidad y está en Mondadori (la portada es un joven con speedo, lo digo para los fetichistas). El expatriado americano más irónico y elegante usa su certero humor para poner a los pies de los caballos a aquellos que no nos dejan vivir en paz -aunque no se esté totalmente de acuerdo con la postura que él mantiene en algunos aspectos.-


  12. Fer: en efecto, la consideración del SIDA como un castigo divino es claramente una muestra de la misma mentalidad homófoba hasta la náusea y el absurdo de ciertos cristianos (bien avalados por la tradición de sus iglesias, por cierto: fíjate que tanto la cita de Justiniano como la de la Inquisición mencionan “plagas” y “pestilencias” entre los castigos que envía Dios a las ciudades que acogen a los gays) que ha producido lo que en la columna llamo irónicamente “teoría de las consecuencias sismológicas de la homosexualidad”. En mi texto no he querido mencionar éste ni otros ejemplos, y he preferido centrarme en el de los terremotos, porque quería que la columna tuviese un aire irónico, y conectar gays y seísmos es algo tan obviamente grotesco que provoca estupefacción y una sonrisa amarga comprobar que es uno de los principales “argumentos” que se han utilizado históricamente -y, debo insistir, se siguen utilizando- para justificar la persecución y/o la discriminación de las personas homosexuales.

    Si hubiese abordado el ejemplo del SIDA, la columna no habría tenido un tono irónico, sino, sencillamente, asqueado.


  13. Por cierto, que Pat Robertson también tenía algo que decir sobre los homosexuales y el SIDA. Concretamente, esto (lo dijo en enero de 1995 en su programa de TV): “Los homosexuales quieren entrar en las iglesias e interrumpir los servicios religiosos y lanzar sangre por todas partes para intentar contagiar el SIDA a la gente y escupir en la cara del pastor”. Una escena de película de terror (es “28 días después”… 7 años antes) al servicio de la propaganda del odio. Es que ni los mismos nazis.


  14. Nemo, como siempre un texto de primera. Meditado, coherente y sensato. :-) … Ya lo has visto, has provocado la primera mordida. Es como aquello del Quijote: “Ladran”.


  15. base cientifica que relaciona la homosexualidad con los terremotos:
    a-los maricas estan salidos
    b- a los maricas les molan los ojetes.
    c- para llegar al ojete hay que separar los cachetes.
    d- una falla no es mas que una gran raja del culo.

    a+b+c+d = terremoto


  16. Enhorabuena nemo. Excelente columna, como siempre.

    A los homosexuales se nos ha culpado efectivamente de todos los males del mundo, antes y ahora. La Conferencia Episcopal, por ejemplo, nos ha acusado de ser los futuros culpables de la quiebra de la Seguridad Social:

    http://www.naciongay.com/noticias/gaynews/20031229212525.asp

    … lo que no deja de tener coñoa cuando resulta que las cifras de la Seguridad Social de los dos últimos años (con matrimonio entre homosexuales en vigor) son las mejores de su historia…

    Otra acusación muy de moda en las conversaciones de café es la de ser los culpables de la anorexia femenina (los diseñadores de moda son gays, los gays odian a las mujeres, ergo los diseñadores de moda odian a las mujeres y por eso prefieren a modelos esuqeléticas en ves de lozanas). Os parecerá estúpido, pero yo he llegado a oír este argumento en boca de gente presuntamente inteligente.

    Y nemo, no hace falta que te remontes a 1998: también fuímos acusados por dirigentes religiosos estadounidenses de la inundación de Nueva Orleans. La negligencia del gobierno Bush respecto al estado de los diques no tuvo nada que ver: fuimos los gays.


  17. Algún cura inglés (evangélico, no anglicano) también culpa a los gays de las inundaciones de principios de verano en Inglaterra. Dice que, entre otras medidas, la aprobación de las uniones gays han causado la cólera de Dios que, en respuesta, ha enviado las catastróficas tormentas.

    http://www.telegraph.co.uk/news/main.jhtml?xml=/news/2007/07/01/nflood201.xml


  18. Aunque Pat Roberston dijo que creía que el tsunami fue causado por el desplazamiento de las placas tectónicas, el clérido musulmán saudita Sheik Fawzan Al-Fawzan afirmó que el tsunami de Sumatra, Tailanda, Sri Lanka, etc, también fue causado por las perversiones sexuales cometidas por musulmanes (tales como la homosexualidad).

    http://www.vueweekly.com/articles/default.aspx?i=1346

    Aquí los curas no se atreven a culpar a gays de las catástrofes naturales (como hacían en tiempos de la inquisición) porque se reirían de ellos. Pero, ojito, que algunos de la jerarquía eclesiástica se están poniendo de un borde. Sin ir más lejos, ya hemos visto lo que dice Rouco.


  19. felivet, según la noticia a la que envía tu enlace, quien atribuye las inundaciones de este verano en Inglaterra a un castigo divino provocado por las uniones civiles gays de Blair (¿qué pasaría entonces si se aprobase allí el matrimonio?) y a la permisivaidad moral en general de la sociedad británica no sólo es anglicano, sino que es el arzobispo anglicano de Carlisle (una ciudad no muy grande del noroeste de Inglaterra). El calificativo de “evangélico” que se le da en el artículo no se refiere a iglesia alguna, sino a sus posiciones “teológicas” (o sea, a su ideología ultraconservadora, integrista).

    Me parecen muy interesantes un par de frases de su discurso: “Nuestro Gobierno ha jugado a ser Dios al decir que la gente es libre de actuar como quiera” (porque la gente no es libre, o no debe serlo, según este individuo) y “El problema de los castigos medioambientales (”environmental judgment” en inglés) es que son indiscriminados”. A pesar de esto último, afirmó solidarizarse con las víctimas de las inundaciones: pobre gente, si al fin y al cabo ellos no tienen ninguna culpa. La culpa, en realidad, es de los gays.


  20. Otra cosa: la frase que reproducías antes, “Fes bé i no faces mal, i altre sermó no cal”, me parece una de las manifestaciones más lúcidas que conozco de lo que se ha dado en llamar “la sabiduría popular”. Por cierto, que yo propondría una traducción ligeramente diferente de la tuya: “Haz bien y no hagas daño [a los demás, se entiende], y no hace falta más sermón que éste”.

    Otra frase muy popular en Valencia y también digna de mención por su lúcida heterodoxia es ésta: “Dels pecats del piu, el Nostre Senyor se’n riu”. No sé si hará falta traducción…


  21. Las acusaciones basadas en la superstición, que parten de que hay un elemento de voluntad en volcanes, terremotos o enfermedades, me parecen puras bobadas de, eso, superstición.

    Lo que dice Flick, de que haya gente respetable que diga (o haya dicho) que la culpa de que las modelos estén muy delgadas es culpa de los diseñadores gays, me parece más preocupante. Yo se lo oí decir a Julia Otero, persona a la que aprecio, y me sorprendió mucho.


  22. zarevitz: las supersticiones a las que te refieres son, sin duda, “bobadas” en el primer sentido de los dos que el Diccionario de la RAE recoge para esta palabra (”dicho o hecho necio”; en realidad, difícilmente se puede llegar a ser más necio que eso). Pero no lo son en absoluto en el segundo sentido: “cosa de poca entidad o importancia”. Tienen la importancia, ni más ni menos, de haber sido, a lo largo de la historia, una de las principales justificaciones para perseguir y discrimnar a las personas homosexuales. Y la de continuar siendo invocadas hoy en día (como demuestra el caso de Robertson y los otros que hemos venido comentando aquí) para avivar en parte de la sociedad el odio contra nosotros. En este sentido, sería imprudente tomarlas por “bobadas”. No lo son más de lo que lo fueron las “bobadas” que decían los nazis sobre los judíos.


  23. Nemo: esa frase tan bonita no es más que lo que dijo Jesucristo. Todo lo demás lo inventaron los de siempre.


  24. Supongo que te referirás a la primera frase, Jack… ¿o quizá a las dos? :) Bromas aparte, creo que el hecho de que cosas como éstas las diga la gente del pueblo (y no los curas) demuestra quién es realmente “evangélico” (en el buen sentido de la palabra, no como el arzobispo de Carlisle) y quién no.


  25. Odysseus: gracias por la referencia al artículo de Gore Vidal. No lo conocía, pero te aseguro que lo buscaré en cuanto pueda.

    Flick: buenos ejemplos los que pones en tu comentario. Y, si como dice zarevitz, hasta a Julia Otero le parece plausible lo de los diseñadores gays y la anorexia… eso te hace pensar en lo fácil que puede resultar que circulen los prejuicios más absurdos, cuando éstos se refieren a las personas homosexuales.


  26. Quita “bobadas” y pon “necedades”, si así queda más claro. La gravedad de esas necedades es, desgraciadamente, el peso que tiene aún la supertición en el mundo, pero tengo confianza en que la razón podrá vencerla.

    El contrapunto era el de las necedades que en ocasiones defienden personas razonables, desde posiciones no supersticiosas. Me parecen más preocupantes por lo que tienen de frustrante para esa confianza.


  27. Añado que a Julia Otero se lo oí hace muchos años, y no sé si habrá cambiado de opinión. Espero, confío, que sí.


  28. Pues según la definición que da la RAE de “superstición”, resulta que considerar terremotos, inundaciones y enfermedades como castigos divinos no sería “superstición” (por no ser en absoluto ajeno a la fe religiosa), y en cambio lo de atribuir la anorexia femenina a los gays probablemente sí lo sería. Véase:

    superstición.
    (Del lat. superstitÄ­o, -Å?nis).

    1. f. Creencia extraña a la fe religiosa y contraria a la razón.
    2. f. Fe desmedida o valoración excesiva respecto de algo. Superstición de la ciencia.

    También tengo que decir que a mí personalmente esta definición de “superstición” (con su exculpación de todo lo que tenga que ver con la religión y, para más inri, su poco disimulado ataque a la ciencia en el ejemplo del punto 2) me parece no sólo poco satisfactoria, sino ideológicamente motivada (y no precisamente desde una perspectiva progresista). Pero en todo caso, yo prefiero hablar de “prejuicios o creencias irracionales”, expresión que me parece que cubre sin problemas todos los casos que hemos visto, tengan que ver o no con la religión.


  29. Alucina con el DRAE. Excluye la religión de la superstición y, en la segunda acepción, te dan como ejemplo “Superstición de la ciencia“.

    En fin. :D


  30. Y no olvidéis la última, los soldados mueren por culpa de los homosexuales y están bien muertos porque existen los homosexuales. Que los hayas mandado a una guerra absurda, bajo el paraguas de la mentira y sólo por la ambición del petróleo debería ser, si hacemos caso a las palabras de cristo un pecado más grande pero no… El castigo de dios viene porque los homosexuales, bisexuales, transgénero y demás existimos y además, tenemos el descaro de querer ser libres y tener derechos.


  31. El Moliner da una definición de “superstición” mucho más acertada e ideológicamente desmotivada que el Diccionario de la RAE:

    “Creencia en alguna influencia no explicable por la razón en las cosas del mundo.”.

    Y da como sinónimo “superchería.”

    Por cierto, ya sé que va a parecer, entre mis mensajes en DM y mi blog, que quiero hacerle publicida al Moliner y no es así. Simplemente, el DRAE es un diccionario avalado por la Academia, nada menos, pero que se ha quedado rancio y obsoleto en muchos aspectos. Y uno de ellos es precisamente la “motivación ideológica” (expresión que tan acertadamente a usado Nemo) de muchísimas de sus definiciones.


  32. Dios: se me ha escapado un “a” en lugar de “ha”.

    TIERRA TRÃ?GAME.


  33. Parece mentira que en los albores del s. XXI estos charlatanes de lo divino tengan un hueco -ojo, importante- en el expectáculo mediático y, en cierta, también dispongan de un público incondicional dispuesto a escuchar y a aceptar cualquier estupidez. Es como si constantemente el calendario marcara el s. I. d. j.

    Una opinión interesante. Felicidades, Nemo.


  34. “Es como si constantemente el calendario marcara el siglo I d. de C.” Espléndida frase, jovenamaril. En algunos aspectos, en efecto, así es (aunque yo más bien diría el siglo IV, que es el de la cristianización del mundo grecorromano). Y en otros aspectos, o para ciertas gentes, aún sigue marcando fechas más antiguas, que la Biblia (AT) en el siglo I ya era algo muy viejo.


  35. Es de risa: el coro de palmeros de la nueva iglesia (Zerolistas del séptimo cielo) utilizan todo tipo de calificativos aduladores del texto de nemo menos el de “irónico” que era lo que él, con su cursi autosuficiencia, pretendía. Por lo que se ve, emisor y receptores han fallado en algo.
    Luego, el “autor” ha tenido que entrar 33 veces en escena para dar las gracias a su público y para explicar/justificar lo que pretendía decir.
    Su despampanante hallazgo es que, del Neandertal para acá, ha habido gente que dice tonterías como la de igualar los terremotos y los gays y que, “por lo tanto”, la iglesia Católica y todas las demás, pero sobre todo la católica, forman parte de las superticiones y deben ser aborrecidas.

    Pues yo conozco a un grupo de monjas (no la sectaria de Jerez, precisamente) que se dedican a cuidar a enfermos de sida sin familia……..¡y lo hacen por su fe cristiana!
    ¡Qué superticiosas y despreciables!, ¿verdad?


  36. TE has dado cuenta Tote que aquí el único que le da una importancia extrema a Zerolo eres tú?… Vaya obsesión con Zerolo, un día lo culparás del calentamiento global.


  37. Sí, Tote, yo también conozco a monjas y sacerdotes que son coherentes con el mensaje de Cristo y han consagrado su vida a denunciar las injusticias y a ayudar desinteresadamente al prójimo, sin emitir juicios ni reproches. Por desgracia, creo que no tardarán en ser excomulgados…
    Nemo, recuperando el tono irónico (pero no por ello menos certero) de tu carta: me viene a la memoria ese episodio de los Simpson en el que Homer y su entrañable (e integrista) vecino Flanders van en el coche de éste, y en un momento dado se quedan sin frenos. Homer, aterrado, le grita: “¡El freno de mano! ¿Dónde está el freno de mano?”, a lo que Flanders responde: “Mi coche no tiene freno de mano. La Biblia los prohíbe, por alguna buena razón”.


  38. Una comparación bastante rebuscada y retorcida, que puede que fuera cierta en su tiempo. Sin embargo actualmente está totalemnte fuera de lugar.
    Esta comparación sería mucho más apropiada y precisa con otras religiones, véase la “religión de la paz” amiga de la surrealista “alianza de civilizaciones”.

    Saludos sureños!!


  39. Siguiendo con el tema de la superstición y la RAE: la definición que da su diccionario (y que yo, hasta hoy, desconocía) me parece un magnífico ejemplo de ese respeto exagerado e inmerecido que, como denuncia Richard Dawkins en “El espejismo de Dios”, recibe muy a menudo -demasiado a menudo- la religión en nuestras sociedades occidentales y modernas. Y que muchos de los líderes religiosos convierten en patente de corso para decir las mayores barbaridades… y las más dañinas también.

    Sin ese respeto exagerado por la religión, no creo que ni la “teoría de las consecuencias sismológicas de la homosexualidad” ni las otras necedades similares que hemos ido apuntando hasta el momento recibiesen el más mínimo crédito por parte de nadie, y quienes profiriesen estas cosas serían vistos por todo el mundo como lo que en realidad son: unos imbéciles llenos de odio.


  40. Gracias por tu mensaje, Giorgio. En efecto, para muchos la religión sirve justo para eso, para no tener que buscar “razones” a las cosas: o sea, para no tener que razonar. “Doctores tiene la Iglesia” como se dice por aquí… o, en versión protestante: “Lo dice la Biblia”.

    Otro-gay…: Yo me he ceñido en mi artículo a la historia del cristianismo (en sus tres ramas: ortodoxa oriental, católica romana y protestante) porque es la que conozco (de la historia del Islam sé muy poco) y porque esta religión es la que ha dominado históricamente nuestro país, Europa y todo Occidente. Y sigue teniendo en él una influencia muy considerable: más en Norteamérica que en Europa, pero también en Europa; y, por supuesto, también en España. Por otro lado, los ejemplos que pongo en el artículo (el caso de Pat Robertson) y los que han ido aportando los comentaristas a lo largo de la mañana bien demuestran que esta clase de “pensamiento” que vincula las catástrofes naturales y las epidemias al castigo divino hacia los homosexuales sigue, por desgracia, vigente en el mundo occidental, y no es en absoluto cosa del pasado.

    Pero bueno, como bien señala felivet en su comentario de las 12:07, no son sólo los fundamentalistas “judeocristianos” los que “piensan” de este modo: los integristas musulmanes también se apuntan con alegría a la teoría de los terremotos como castigo divino (a la homosexualidad, entre otros “pecados”).


  41. Magnífica columna, Nemo.

    Qué bueno es saber que la culpa del próximo terremoto la va a tener Fer:

    “Dios: se me ha escapado un “aâ€? en lugar de “haâ€?.

    TIERRA TRÃ?GAME”. ;-)


  42. Fer: ¡¡ por fin una falta de ortografía !!, ésta me la guardo para siempre jamás, amén.


  43. Ya como la comparación está fuera de lugar supongo entonces que lo de los Obispos de Guatemala exigiendo que no se despenalice la homosexualidad es pura propaganda anticatólica. Que las campañas de la iglesia y sus ONGs en Africa y las contínuas presiones y amenazas para que como único plan de prevención se promocione la “castidad” en un acto irresponsable y criminal, eso también es propaganda anticatólica. Hablamos del cristianismo, hablamos de ciertas religiones ne general. A nosotros nos toca más las narices el catolicismo porque es la religión que padecemos mayoritariamente, a otros será la iglesia anglicana, a otros el Islam.

    Porque será que cada vez que se reflexiona en este santo país sobre el papel de la iglesia sale el de turno a hablar del Islam?. Lo cierto es que deberían leer mejor a su patriarca porque precisamente, y es algo escrito y publicado, Benedicto XVI aboga por un acercamiento al Islam y se declara franco admirador de los países islámicos porque la religión tiene un gran peso en la política y decide las acciones de gobierno?… Si tanto molesta el Islam (que por cierto, con excepción del Sufismo tampoco es una religión que a mi me entusiasme) vayan mirando a Roma porque resulta que uno de los grandes planes del Nazi que gobierna en el Vaticano es lograr recuperar para el catolicismo el estatus que ahora tiene el Islam allá en las tierras donde predomina. Y antes que alguien salga a decir que me invento cosas ir comprándose los libros del Natzinger.


  44. Sin ese respeto exagerado por la religión Nemo la iglesia católica ya habria sido desmantelada y sus jerarcas estarían siendo investigados en los tribunales. Dime una institución internacional en el mundo que acumule 2500 denuncias por pederastia en los últimos 5 años. Dime que otra institución internacional en el mundo podría tener ese record sin que les cerraran los chiringuitos y les investigaran como lo que son, promotores y encubridores de uno de los delitos más detestables.


  45. Fer y los “cachetes” de Dlared nos llevarán a todos al abismo :-P


  46. Más sobre el tema de los gays y el SIDA: en 1982, otro de los principales líderes de la ultraderecha religiosa de EEUU, el telepredicador Jerry Falwell, declaró: “el SIDA es el castigo de Dios a una sociedad que no vive según sus reglas”. Las organizaciones dedicadas a la lucha contra el SIDA en Norteamérica consideran que con esta declaración, efectuada cuando empezaba la gran crisis del SIDA, Falwell obstaculizó que la sociedad tomase conciencia de la necesidad de dedicar los máximos recursos y esfuerzos a impedir la propagación de la enfermedad y a atender a quienes la padecían. Aparentemente, quien en última instancia tenía la máxima responsabilidad por la respuesta a la crisis, el presidente de los EEUU, a la sazón el ultraconservador Ronald Reagan, dio credibilidad a la idea de Falwell, y en 1987 habría declarado, según su biografía autorizada (publicada en el año 2000): “quizá Nuestro Señor nos infligió esta plaga porque el sexo ilícito va contra los diez mandamientosâ€?. En 1993, el mismo Falwell dijo: “el SIDA no es sólo el castigo de Dios a los homosexuales; es el castigo de Dios a la sociedad que tolera a los homosexuales”. Todo un himno a la tolerancia (de la “caridad cristianaâ€? no vale la pena ni hablar en este contexto).

    Reconozco que pensar en estas cosas hace que flaquee mi confianza en que el futuro, como afirma zarevitz, verá el triunfo de la razón y la derrota sin paliativos de la superstición. Y eso que uno quiere, por razones éticas, ser optimista…


  47. Oye, nenes, que yo he pedido que la tierra me trague a mí solito. Bastantes seísmos tenemos por aquí de vez en cuando con los trolls de turno, como para que me culpéis a mí de querer provocar otro. :D :D :D

    Saludos… ;)


  48. Vosotros creeis que esa gente son los unicos que han dicho alguna vez una tonteria???

    Vosotros llevais en este asunto todo el dia diciendo tonterias sin sentido y sin ningun interes para nadie, con la simple finalidad de sentiros importantes ante el blog.

    Que pena que luego en vuestro ambito nadie os e bola!


  49. Ideas: 0%. Desprecio e intento (pueril) de provocación: 100%. Puro Bright, vamos.


  50. ¡Pero qué cursi eres tío…!


  51. Para Tote: como ya te he dicho en otro rincón de DM, ayer preferí no contestarte para darte la oportunidad de que se te pasara ese megacabreo que te ha provocado el que yo expresase una opinión distinta de la tuya en otro post, en un tema en el que, por lo que parece, tu nivel de intolerancia y fanatismo es más elevado aún de lo habitual –que ya es decir–.

    Por otro lado, tampoco hay mucho a lo que responder, ¿no? Aparte de tergiversar completamente, de manera ridícula, lo que yo digo –es una técnica que sueles utilizar con quien opina de forma distinta a ti–, la esencia de tus comentarios en este post es que, a diferencia de lo que decías no hace mucho, ahora aseguras que no te gustan nada ni mi estilo ni mis textos. Pues estás en tu perfecto derecho, hombre; de que no te gusten y de proclamarlo a los cuatro vientos. Yo lo acepto con ecuanimidad: al fin y al cabo, ya se sabe que es de necios pretender agradar a todo el mundo. ¿Y a quién le viene mal un detractor (o más de uno incluso)? Que si no, nadie te toma en serio hoy en día…


  52. Excelente artículo Nemo, es un lujo poder leerte.











Escribe tu comentario

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar en nuestra página. No podremos admitir los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar el comentario poniéndose en contacto con el autor del mismo para comunicarle los motivos.

You must be logged in to post a comment.