Holocausto/s (3)

h1 Escrito el 28-11-2007 por dosmanzanas

La columna de dosmanzanasLa Nollendorfplatz de Berl√≠n es el centro de la zona gay y l√©sbica m√°s importante de la capital alemana, y la m√°s tradicional tambi√©n, puesto que ya a principios del siglo pasado se concentraban all√≠ los lugares de encuentro para homosexuales. Desde 1989 puede verse en esta plaza, sobre el muro exterior de la estaci√≥n de metro, un modesto memorial: en el interior de un tri√°ngulo de piedra rosada leemos la inscripci√≥n ‚ÄúA las v√≠ctimas homosexuales del nacionalsocialismo”; y encima de esta frase, en grandes may√ļsculas, s√≥lo dos palabras: ‚ÄúTotgeschlagen-Totgeschwiegen”. Esto es: asesinados y silenciados. Asesinados por los nazis, silenciados despu√©s por la sociedad que construyeron quienes los derrotaron. Dos veces muertos, pues.

En la Europa de la √ļltima posguerra, a medida que se iba tomando conciencia de las dimensiones y el horror de los cr√≠menes nazis, las v√≠ctimas de tanta barbarie recib√≠an un creciente reconocimiento por parte de la sociedad. No todas, sin embargo: aquellos hombres que el r√©gimen de Hitler hab√≠a arrestado a causa de su homosexualidad y enviado a unos campos de concentraci√≥n donde a la mayor√≠a les aguardaba la muerte fueron privados tras la guerra de todo reconocimiento como v√≠ctimas del nazismo. Dado que las potencias aliadas vencedoras y las nuevas autoridades alemanas hab√≠an vuelto a encerrar (en c√°rceles ordinarias, esta vez) a los supervivientes de dicho colectivo y mantenido plenamente en vigor (hasta 1969) la norma promulgada por el Tercer Reich para la persecuci√≥n de los homosexuales, admitir que estas personas hab√≠an sido v√≠ctimas del nazismo podr√≠a haber llevado a demasiados ciudadanos a la conclusi√≥n de que, en ese caso, lo eran tambi√©n de los nuevos poderes. De manera que la experiencia de los presos por homosexualidad en los campos de concentraci√≥n del r√©gimen nazi fue un tema tab√ļ durante d√©cadas, incluso para los primeros historiadores y pensadores que se ocuparon del Holocausto y los cr√≠menes de la era nacionalsocialista.

Hubo que esperar hasta los a√Īos 70 y 80, despu√©s de Stonewall y la despenalizaci√≥n de la homosexualidad en Alemania y en otros pa√≠ses occidentales, para que empezara a romperse por fin este ominoso silencio. En 1972 se public√≥ ‚ÄúDie M√§nner mit dem rosa Winkel” (Los hombres del tri√°ngulo rosa), un libro en el que Heinz Heger, seud√≥nimo del vien√©s Josef Kohout, narra sus experiencias como prisionero por homosexualidad ‚Äďel tri√°ngulo rosa era la marca con la que los nazis identificaban a este grupo de presos‚Äď en varios campos de concentraci√≥n. Despu√©s vendr√≠an los testimonios de otros ‚Äúhombres del tri√°ngulo rosa”, como el franc√©s (alsaciano) Pierre Seel, quien decidi√≥ hacer p√ļblica su historia en 1982, cuando su indignaci√≥n por unas declaraciones a la prensa del obispo cat√≥lico de Estrasburgo pudo m√°s que la verg√ľenza y el miedo que le hab√≠an mantenido callado durante d√©cadas. El prelado, con ocasi√≥n de una reuni√≥n de la ILGA en su ciudad, hab√≠a manifestado: ‚ÄúRespeto a los homosexuales como respeto a los enfermos. Pero si pretenden transformar su enfermedad en salud, no estoy de acuerdo”.

Consciente de la ideolog√≠a homof√≥bica que se esconde tras esta clase de ‚Äúrespeto”, Seel siente que tiene que hablar, que tiene que contar su historia… y finalmente lo hace, enviando una carta a sus familiares y a los medios de comunicaci√≥n. Su familia ‚Äďen 1950, incapaz de resistirse por m√°s tiempo a las presiones sociales y familiares, se hab√≠a casado con una mujer, y ten√≠a tres hijos con ella, aunque su matrimonio no iba bien‚Äď reacciona mal, le rechaza; pero Seel logra que la sociedad le escuche. M√°s tarde, en 1994, recoger√° su testimonio en un libro, bajo el t√≠tulo de ‚ÄúMoi, Pierre Seel, d√©port√© homosexuel”.

Tanto la narraci√≥n de Heger como la del alsaciano contienen en abundancia episodios escalofriantes que muestran los extremos de crueldad a que llegaron los nazis con los reos de homosexualidad. Pierre Seel hubo de presenciar incluso, estando preso en el campo de concentraci√≥n de Schirmeck, la ejecuci√≥n p√ļblica de aqu√©l a quien se refiere en su libro como ‚Äúmi tierno amigo de 18 a√Īos”, un joven llamado Jo que hab√≠a conocido antes de la guerra en el submundo gay de su ciudad, y que esperaba que hubiese podido escapar de la persecuci√≥n nazi. En realidad, Jo estaba internado, sin que Seel lo supiera, en el mismo campo que √©l. Un d√≠a, los altavoces convocaron a todos los prisioneros a formar en el lugar de reuni√≥n; unos SS llevaron hasta all√≠ a Jo ‚Äďfue entonces cuando Seel vio y reconoci√≥ a su infortunado amigo‚Äď y mientras los altavoces del campo hac√≠an sonar m√ļsica cl√°sica, lo desnudaron, lo cegaron tap√°ndole la cabeza con un cubo de metal y acto seguido le echaron encima a sus perros guardianes, que all√≠ mismo, ante los ojos de todos, lo mataron y devoraron; Seel recuerda bien c√≥mo el cubo met√°lico amplificaba horriblemente los gritos de la v√≠ctima. Este ensa√Īamiento con los ‚Äúinvertidos”, compartido incluso por algunos de los que estaban presos por otras causas, explica que el porcentaje de supervivientes de los campos de concentaci√≥n fuese particularmente bajo entre quienes llevaban un pedazo de tela rosa cosido en su uniforme.

Basada en el libro de Heger, en 1979 se estrenar√≠a en Londres la obra teatral ‚ÄúBent”, del autor gay y jud√≠o Martin Sherman, que en 1997 ser√≠a llevada al cine; ‚ÄúBent” supuso un hito en la divulgaci√≥n de la historia de la persecuci√≥n de los gais por parte del r√©gimen nazi, al hacerla llegar a un p√ļblico que hasta aquel momento apenas ten√≠a noticias de que √©sta hubiese siquiera tenido lugar. M√°s recientemente, en el a√Īo 2000, el documental estadounidense ‚ÄúParagraph 175″ cont√≥ al mundo las vivencias de algunas de las v√≠ctimas homosexuales del nazismo ‚ÄďPierre Seel entre ellas‚Äď que a√ļn segu√≠an entonces con vida. Todos estos testimonios, y la repercusi√≥n social que alcanzaron, impulsaron tambi√©n la investigaci√≥n hist√≥rica acerca de la persecuci√≥n de los homosexuales durante el Tercer Reich, especialmente a partir de finales de la d√©cada de los 80.

En 1984 se coloc√≥, en el antiguo campo de concentraci√≥n de Mauthausen, una placa muy similar a la de la Nollendorfplatz berlinesa, y en los a√Īos siguientes se colocar√≠an otras parecidas en los campos de Dachau y Neuengamme. En √Āmsterdam, muy cerca de la Casa Museo de Anne Frank, se inaugur√≥ en 1987 el ‚ÄúHomomonument”, un memorial en honor de todos los gais y lesbianas perseguidos por causa de su sexualidad, cuya forma y concepci√≥n se inspiran en el motivo del tri√°ngulo rosa. M√°s tarde se erigir√≠an monumentos similares en otras ciudades del mundo (como Bolonia, Sidney o San Francisco); tambi√©n est√° previsto que se inaugure pr√≥ximamente en Berl√≠n, frente al impresionante Memorial a los Jud√≠os Asesinados de Europa (y por lo tanto, no lejos del lugar donde estuvo el centro del poder nazi, la Canciller√≠a de Hitler), un Memorial a los Homosexuales Perseguidos bajo el Nacionalsocialismo.

Josef Kohout (Heinz Heger) muri√≥ en Viena en 1994, y entre sus cosas se encontr√≥ entonces el tri√°ngulo rosa que hab√≠a llevado en su uniforme de prisionero de los nazis; en la actualidad, √©ste se conserva en el Museo Memorial del Holocausto de Washington, EEUU. Pierre Seel falleci√≥ en 2005 en Tolosa (Francia), ciudad donde pas√≥ los 12 √ļltimos a√Īos de su vida junto a su pareja de entonces, un hombre. Unos a√Īos antes, al pregunt√°rsele si el horror y la barbarie de los campos nazis pod√≠an llegar a reproducirse alg√ļn d√≠a, Seel respondi√≥ lo siguiente: “Creo que s√≠. La maldad sigue viva a√ļn. Para los homosexuales, la sociedad es un vasto campo de concentraci√≥n. En casi todo el planeta se nos obliga a vivir con la boca tapada. Aqu√≠ en Tolosa, la gente sabe qui√©n soy yo, conocen mi compromiso. A menudo recibo llamadas an√≥nimas: me llaman ‚Äėsucio marica, maric√≥n del culo‚Äô (‚Äėsale p√©d√©, encul√©‚Äô). El otro d√≠a, alguien dibuj√≥ una cruz gamada en la puerta de mi casa.” El anciano Seel lamentaba no poder ver apenas a sus nietos: ‚ÄúYa sabe usted, no conviene relacionarse demasiado con un abuelo homosexual… Todav√≠a queda mucho por hacer para cambiar las mentalidades. Por eso sigo hablando, aunque cada vez que lo hago tenga que volver a sumergirme en el horror. Quisiera que alg√ļn d√≠a nuestra historia y nuestro sufrimiento fueran conocidas en el mundo entero.”

Nemo

- Holocausto/s (1)
- Holocausto/s (2)
- Holocausto/s (3)
- Holocausto/s (y 4)


del.icio.us Guarda esta noticia en del.icio.us

54 comentarios en “Holocausto/s (3)”

  1. Aunque hab√≠a anunciado que “Holocausto/s” tendr√≠a tres partes, al final ser√°n cuatro: perdonad que me extienda tanto, pero creo que el tema lo merece. La semana que viene, pues, la conclusi√≥n de la serie.


  2. Te lo perdonamos Nemo, pues está resultando muy interesante y aleccionador la serie de artículos que estas escribiendo.


  3. Si ello redunda en una mayor profusión de datos sin duda será muy bien recibida la cuarta entrega. Nuevamente gracias por tu prolija y tremendamente ilustrativa exposición insistiendo una vez más en que ciertos personajes deberían recibir estos artículos para meditar un poco más sobre las sandeces que llegan a decir; claro que el mero hecho de enviárselos no implica forzosamente que se lo vayan a leer y, muy en su estilo, podría incluso ser objeto de manipulación y tergiversación, algo en lo que los coppelianos son indiscutiblemente expertos.


  4. Impresionante la columna y la historia de Pierre Seel.
    Lo que tuvo que vivir en el campo de concentraci√≥n y lo que tuvo que aguantar, en el coraz√≥n de la Europa Occidental civilizada, hasta los √ļltimos a√Īos de su vida, por negarse a esconderse. Por defender sus ideales.
    Felicidades Nemo


  5. Terrible. Excelente artículo, Nemo, y escalofriantes historias.


  6. Hace unos días leí que le preguntabas Nemo a Mercedes si leía sobre los grupos homófobos norteamericanos o directamente les leía a estos grupos. Pués una de los temas que son ahora su fuerte es la negación del holocausto en cuanto a su accionar sobre la población LGTB. Negar el holocausto en USA puede ser considerado delito pero sin embargo puedes rodear esto haciendo una puntualización específica: El holocausto no afectó a los homosexuales.

    Por supuesto esta afirmaci√≥n que ahora es casi bandera les ha servido para ir un poco m√°s all√°. “la influencia del perverso lobby gay entre los nazis”.

    Ahora que el Constitucional ha dejado en la mesa que negar el holocausto y hasta hacer propaganda filonazi no es delito, no te extra√Īe que en poco tiempo Don C√©sar, que ejerce su profesi√≥n de copista no s√≥lo alterando la historia espa√Īola sino como altavoz de estos grupos y sus m√©todos para Espa√Īa y sus seguidores de HO, comiencen con una campa√Īa fuerte sobre los gays nazis, junto a la negaci√≥n absoluta de la presencia y asesinato de gays y lesbianas en los campos de concentraci√≥n.


  7. Excelente carta nemo, si se alarga hasta las diez mejor a√ļn.

    Me llama la atenci√≥n que el Museo Memorial del Holocausto de Washington (¬Ņhay algo similar para el genocidio de las naciones indias?) dedique espacio al encarcelamiento de homosexuales que √©l propio gobierno estadounidense apoy√≥. Todos los gobiernos del mundo (excepto zumbados como el de Ir√°n) son conscientes de que no hay que repetir el genocio del pueblo jud√≠o, pero el genocidio de los homosexuales ya es otra cosa, se pone un tri√°ngulo en una vitrina, se hace uno la foto y ya puedes votar en contra de la igualdad legal con la conciencia tranquila.

    La diferencia legal es que nadie cuestiona el respeto a la minor√≠a jud√≠a, pero si pides respeto para la minor√≠a homosexual ya te est√°n llamando “lobby (feroz) gay” o te dicen que est√°s cohartando la libertad de expresi√≥n o que atacas a la familia, etc.


  8. Recuerdo a Pierre Seel en Paragrah 175, qué espanto. Me acuerdo mucho de él a veces. Gracias por la columna, que dure todo lo que tenga que durar y cuando acabes, empieza de nuevo.


  9. Dedicado a mi amigo N (que malvive como gay en Meknes)

    Párrafo 1975, aunque fue el 175, lo he escribo con toda la intención, Nemo, porque como bien dices el mundo ha sido y no deja de ser un campo de persecución y de exterminio contra los homosexuales, las mujeres y otros grupos étnicos varios. No me quiero olvidar de ellos porque todos también viajamos en el mismo barco.

    El libro de Pierre Seel y Jean le Bitoux ‚ÄúPeter Seel: deportado homosexual‚Ä? es un documento estremecedor y su testimonio en el documental ‚ÄúPar√°grafo-175‚Ä? a√ļn duele mucho m√°s.

    http://es.youtube.com/results?search_query=paragraph%20175&search=Search&sa=X&oi=spell&resnum=0&spell=1

    Dec√≠a 1975, porque en estos d√≠as hemos podido leer y escuchar noticias, por parte de las fuerzas vivas que pretenden reeducarnos y se√Īalarnos como enfermos y seres asociales, sobre todo, en esa voz de su amo que es Cristina L√≥pez Schlichting o Salchichini- como me gusta llamarla en la intimidad :-)

    He sido taxativo e incluso grosero porque no tolero que nadie nos vuelva a marcar con el triángulo rosa o devolvernos a un punto de nuestra historia en el que se gastaron tantas fuerzas e incluso vidas para borrar de la mente los prejuicios homofóbicos y llegar hasta el día de hoy donde comenzamos a disfrutar de unos derechos ganados a pulso que significan nuestra dignidad y nuestra libertad No lo tolero porque sería una lesa traición hacia todos los que fueron torturados y asesinados durante tantos holocaustos rosas y porque tampoco permito que es lo que pretende la Salcchini manipular atávicos prejuicios para arrancar uno cuantos miles de votos en las conciencias más primitivas de este país a través de un terrorismo emocional que imita muy bien la perfidia de la propaganda inicial de los nazís contra los semitas y los homosexuales.
    Es como si ella se viera desposeída de todos sus derechos y se comenzará a cuestionar si una mujer puede votar o ser piloto, etc… y por qué no incluso ser periodista por llamarla algo porque en su ficha personal nos indica que sólo es presentadora.
    La diferencia esencial es que en la COPE nadie se iba a atrever a mencionar jam√°s los derechos de la mujeres y que un partido que fuera con estos melindres iba a perder las elecciones de forma inmediata y estruendosa. Nunca, por ese motivo me olvido de nuestro tri√°ngulo rosa y tampoco de nuestro ‚Äúpijama de rayas‚Ä?

    http://www.sergipe.com.br/balaiodenoticias/triang.jpg

    Y me siento muy orgulloso que un pa√≠s como este se garantic√© al d√≠a de hoy nuestros derechos plenos y no como en la monarqu√≠a marroqu√≠ homof√≥bica y tiranica que ha convertido su pa√≠s en lo que nunca fue. Tristeza me da las √ļltimas noticias sobre ese youtube.
    Se montó un patético montaje de corte belicista por una triste piedra, pero sobre derechos civiles no se les presiona nada. Apena mucho todos estos olvidos políticos que sufre una comunidad que hemos vivido y vive en los oscuros armarios de la historia.
    Sra. López le exijo que nos respete porque, tanto si le gusta como no, volver a 1975 no lo va a lograr, o está muy colgada y se le paró el reloj o quizás ciega o sorda. Hasta las sinagogas nos abren sus puertas:
    http://www.sentidog.es/es/article.php?id_news=19615

    En la esperanza que un día muy próximo caigan todas las alambradas y los que han leído el relato de John Boyne ya saben de lo que hablo.

    RESPETO, RESPETO como piden para ustedes


  10. Muchas gracias a todos.

    Carlos: imagino que lo de “prolija” debe de ir el segundo sentido de los tres que el Diccionario de la RAE le reconoce a este adjetivo, no en el primero ni -espero ;) - en el segundo. En cuanto a lo que dices sobre posibles manipulaciones “copelianas” de este asunto, el acertado comentario de “un@ de tant@s” hace ver que √©se precisamente es el camino que han tomado algunos exponentes de la ultraderecha cristiana en EEUU, y por lo tanto es probable, en efecto, que pronto los imiten sus copias de la COPE.

    Jack: el tema de la persecución nazi a los homosexuales volverá a salir en mis columnas, eso seguro. Así que seguiré tu sabio consejo.


  11. Yo tengo la seguridad de que será así. Ya lo están asomando:
    He aqu√≠ una entrevista al interfecto (ahora dir√°n que soy violenta lobogrino… jejejej):

    “…P: ¬ŅC√≥mo puede usted sugerir que la homosexualidad fue el fundamento del partido nazi? ¬ŅHa sacado usted esas ideas de libros tan infames como “The Pink Swastika”? ¬ŅRecuerda el par√°grafo 175 que no permit√≠a la homosexualidad ni en la imaginaci√≥n?

    R: 1. No se me ocurriría pensar que la homosexualidad era la base del partido nazi de modo que tengo que preguntarle de donde ha sacado usted que yo tengo esa opinión. 2. Ciertamente hubo muchos homosexuales en las filas del partido nazi comenzando por Hitler y siguiendo por Roehm. 3. The Pink Swastiska no me parece un libro infame sino extraordinariamente bien documentado. Ahora eso sí, políticamente incorrectísimo.
    P: ¬ŅHitler era Gay? Bibliograf√≠a, por favor.

    R: El secreto de Hitler. Lo ha publicado Planeta y la documentaci√≥n ‚Äďpor ejemplo, referente al periodo de entre guerras‚Äď resulta irrefutable. No era el √ļnico de los jerarcas nazis que andaba por ese sendero, por otra parte…”

    En fiiiiiiiiiiiiiiin ya sabemos que la historia ha estado llena de tiranos sanguinarios, dementes eg√≥latras sedientos de poder. Pero en el caso de los heterosexuales de la historia han sido casos aislados, en el caso de los homosexuales es que son malos mal√≠simos no porque lo son, sino por ser homosexuales. Peque√Īo detalle que nos revelan estos iluminados.


  12. Aterrado. As√≠ me siento cuando se contempla la barbarie humana. La misma que sigue meneando la cabeza (afirmativamente) cuando detienen al asesino franc√©s que mat√≥ a 18 personas la mayor√≠a homosexuales. Qu√© raz√≥n tiene la frase “El mayor depredador del hombre es el hombre en s√≠”.


  13. Mercedes: ¬Ņqui√©n es el “interfecto” entrevistado? ¬ŅDe d√≥nde es la entrevista?


  14. … tiene toda la pinta de Chesare Vidale ….


  15. estupendo escrito, gracias. horroroso pero necesario.


  16. Pero es que ese libro no dice que el partido nazi sea una mafia rosa. Lo que dice es que habia jerarcas nazis que eran homosexuales armarizados, que es distinto ….


  17. Jajaja perdon la entrevista es un chat con Cesar Vidal
    http://es.geocities.com/eltransito03/articulosrobados/cesarvidal.htm


  18. Toma! Tres puntos, colega


  19. Creo, Nemo, que aunque se me hiele la sangre de tanto horror como describes, tus escritos son absolutamente necesarios. No importa que te alargues lo que sea necesario. No se debe permitir que se olvide, o sencillamente que se ignore, tanta barbarie.
    Gracias por tus cartas.


  20. Pues gracias por la informaci√≥n, Mercedes. No puede sorprender demasiado, desde luego, ver a un individuo como C√©sar Vidal defender un panfleto archihomof√≥bico de la ultraderecha estadounidense en el que, mediante una manipulaci√≥n descarada de los datos hist√≥ricos, se minimiza la persecuci√≥n de los nazis contra los homosexuales al mismo tiempo que se pretende hacer ver que el nazismo, la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto jud√≠o no son m√°s que una emanaci√≥n del movimiento homosexual (el “lobby gay”, que dir√≠a Vidal). Pero bueno, no por escasamente sorprendente el espect√°culo deja de ser vomitivo… ni preocupante.


  21. Odysseus: si por “ese libro” te refieres a “The Pink Swastika”, sus contenidos, intenci√≥n y presupuestos ideol√≥gicos son los que describo sucintamente en mi comentario anterior, dirigido a Mercedes.


  22. Lady Eleanore, K’han, muchas gracias por vuestras palabras.


  23. Excelente columna Nemo, como todas las dem√°s, ya aguardo con impaciencia la pr√≥xima; desde luego, a quien haya le√≠do tus columnas, sera muy complicado venderle la famosa burra de lo muy “filogays” que eran los nazis. Enhorabuena.


  24. Muchas gracias, Nazareno.

    Felivet: en efecto, Pierre Seel es una figura hist√≥rica apasionante y cuya historia impresiona de verdad. A m√≠ lo que m√°s me gusta de (lo que s√© de) √©l es su rebeli√≥n de 1982 al escuchar a un obispo cat√≥lico declarar a los medios de comunicaci√≥n, hip√≥crita y santurronamente, que “respetaba a los homosexuales como enfermos”. Despu√©s de escuchar a este Tartufo episcopal, Seel cuenta que no pudo dormir por las noches hasta que hubo contado por fin su historia al mundo… y eso despu√©s de d√©cadas de esconderse, y de haberse casado con una mujer y todo, tan s√≥lo para complacer a su muy cat√≥lica familia y a su entorno carca. Fue un gesto magn√≠fico que le granje√≥ mucha incomprensi√≥n y mucho rechazo, pero que le honrar√° siempre.


  25. Por eso aunque algunos clamen en contra y a√ļn con los nefastos errores que comete Israel, no deben mezclarse las cosas y no se puede permitir de ninguna manera esta campa√Īa de minimizaci√≥n de la barbarie nazi (por eso me parece incre√≠ble esta afirmaci√≥n del Constitucional cuando buena parte de Europa muestra preocupaci√≥n y est√° buscando justo blindar jur√≠dicamente lo contrario). Y cada cierto tiempo estamos en el deber de recordarlo. Gracias por sacar adem√°s esta parte que junto al sufrimiento del pueblo roman√≠, es la que m√°s se ha ignorado.


  26. http://www.elmundo.es/2000/10/20/espana/20N0071.html

    Reparación a víctimas del nazismo
    (tambi√©n se puede titular “reviviendo fantasmas del pasado”, que es la excusa que se sacaron para oponerse a la ley de memoria hist√≥rica sin haberla le√≠do)

    El Congreso en Espa√Īa reclama a Austria indemnizaciones para espa√Īoles supervivientes de Mathausen en 2000

    “como explic√≥ ayer ante la comisi√≥n el diputado del PP Gustavo de Ar√≠stegui, se trata, sobre todo, ¬ęde una reparaci√≥n moral y de un acto de Justicia¬Ľ.

    6 a√Īos despu√©s se niegan junto a la ultraderecha Polaca a condenar al dictador que mand√≥ a esos espa√Īoles a morir a los campos de concentraci√≥n , Francisco Franco.
    ¬ŅHabr√° alguien dentro del PP que piense que aquello fue placidez?
    (Y que se atreviese a decirlo en una entrevista de “La Voz de Galicia”)


  27. Muchas gracias por la recopilacion. No sé si has tenido acceso aml numero de la revisata HISTORIA del mes de Junio de 2007, que trataba precisamente todo lo relacionado al respecto. Si no, podrías tratar de conseguirlo.

    Un saludo,


  28. No, no conoc√≠a ese n√ļmero, yop, muchas gracias a ti por la referencia. Un saludo.


  29. Terrible y escalofriante, Nemo.
    Miedo da la cercanía: esto no fue en la Edad Media: ocurrió anteayer.
    Y terrible que el fantasma de toda esa barbarie nos aceche en cualquier esquina y penda sobre nuestras cabezas como no nos espabilemos a alejarlo y a luchar contra él.

    Muchísimas gracias, amigo.


  30. Un@ de tant@s:Negar el holocausto en USA puede ser considerado delito“.

    Negar el holocausto est√° protegido por la Primera Enmienda, que garantiza la libertad de expresi√≥n. Si no va acompa√Īado de m√°s, no puede ser considerado delito.

    Dr Turbio: “Me llama la atenci√≥n que el Museo Memorial del Holocausto de Washington (¬Ņhay algo similar para el genocidio de las naciones indias?)

    No sé en Washington, pero lo más parecido que conozco es el Crazy Horse Memorial, que visité este verano justo después de pasar por Mount Rushmore Memorial (muy recomentables ambos).

    La diferencia legal es que nadie cuestiona el respeto a la minor√≠¬≠a jud√≠¬≠a, pero si pides respeto para la minor√≠a homosexual ya te est√°n llamando “lobby (feroz) gay” o te dicen que est√°s cohartando la libertad de expresi√≥n o que atacas a la familia, etc.

    Lamentablemente a√ļn hoy podemos o√≠r eso del “lobby jud√≠o” que contra al gobierno de Estados Unidos… Creo que tienes raz√≥n en lo que dices sobre el odio a los gays, pero me parece que el odio a los jud√≠os permanece a√ļn muy arraigado. Hay quienes quieren echarlos al mar, literalmente.


  31. Por cierto, nemo: la investigaci√≥n, interesante como siempre. ¬ŅHas visto si hubo alg√ļn caso m√°s de omisi√≥n en el recuerdo a las v√≠ctimas, por ejemplo los discapacitados f√≠sicos y ps√≠quicos?


  32. Ciertamente, puede que en USA sea politicamente incorrecto negar el holocausto y hasta dependiendo de como se haga, motivo de demanda. Pero lo que si se dice sin empacho desde muchos sectores es que la comunidad jud√≠a tiene un ainfluencia perversa. Se habla mucho del Lobby judio y de wallstreet para decir que algunos son rehenes de los jud√≠os. Una estupidez may√ļscula dictada por los prejuicios porque hoy d√≠a, cualquier gran capital jud√≠o, es calderilla, delante de lo que mueven los capitales √°rabes en los bancos norteamericanos, por no hablar de otros capitales. Pero el prejuicio en contra de los jud√≠os contin√ļa y poco tiene que ver con la pol√≠tica nefasta de Israel hacia Palestina, en eso hasta est√°n de acuerdo. Tiene que ver con que buena parte de la sociedad norteamericana m√°s conservadora, desprecia profundamente a los judios.


  33. Mercedes: desgraciadamente esas ideas no vienen solamente de la parte m√°s conservadora de la sociedad. Tambi√©n se tacha el ‘neoconservadurismo’ como un movimiento jud√≠o, y que entre (o tras) los neocons est√°n los halcones pro-Israel. :(


  34. Mercedes, cielo ¬ŅC√≥mo lo haces? Me encanta leerte, pero me causas esquizofrenia. Quiero decir que a veces consigues que me den ganas de llevarte a los altares, entre trompetas y c√≠mbalos, o, por el contrario, enviarte por la v√≠a m√°s r√°pida a las calderas de Pedro Botero.

    Sigue así.


  35. No, nemo, me refería al Secreto de Hitler


  36. Hola Nemo, ¬°por supuesto! ;-) , me refer√≠a a la segunda acepci√≥n del t√©rmino y a la primera parte de la √≠dem acepci√≥n (en cuanto a largo, por extenso); no he seguido la trayectoria, como te puedes imaginar, de los disc√≠pulos de Goebbels en el cope, aunque conociendo y habiendo le√≠do (no sin arcadas) alguna de las obras de Moa y escuchando de rebote las “maravillas” del franquisma de sus repelentes bocas, cualquier d√≠a de estos nos contar√°n que Hitler fue, parafraseando al mismo pedro jeta con respecto al caudill√≠n “el militar m√°s importante de la historia de Alemania”. Por √ļltimo a√Īadir un peque√Īo comentario al hilo de homomonumento del campo de Mauthausen, pues tambi√©n all√≠ hay otro monumento dedicado a los miles de espa√Īoles exiliados republicanos (entre los que sin duda, de rebote, hab√≠a tambi√©n homosexuales, recomiendo la lectura de “Los a√Īos rojos” de Mariano Constante, as√≠ como alg√ļn otro libro m√°s suyo, donde recuerdo que hace referencia a otro hombre devorado por los perros), que construyeron la tristemente c√©lebre escalera de los espa√Īoles; otro de los episodios ominosos del “bondadoso” caudillo se refiere al tren de los 927, exiliados que los nazis quer√≠an enviar a Espa√Īa pero como nadie contest√≥ a sus peticiones los enviaron a los campos de exterminio… ¬ŅAlguien tiene que contarnos todav√≠a las “maravillas” del r√©gimen de franco y su “justicia divina”? Sin duda, en la cope no faltar√°n quienes seguir√°n, sencillamente, ador√°ndole.


  37. Zarevitz, s√≠ ha habido m√°s casos de ‚Äúomisi√≥n en el recuerdo a las v√≠ctimas‚Ä?, aunque quiz√° el caso de las personas con discapacidades no sea la muestra m√°s evidente de ello. Precisamente el programa nazi de eliminaci√≥n de este grupo de personas, denominado ‚ÄúAktion T4‚Ä?, fue, seg√ļn la Wikipedia (traduzco de la versi√≥n inglesa), ‚Äúel √ļnico ejemplo de una actuaci√≥n por parte del r√©gimen nazi que provoc√≥ protestas p√ļblicas a gran escala‚Ä? durante el mismo periodo nacionalsocialista; es m√°s, ‚Äúel propio Hitler fue abucheado por una multitud indignada en Hof [una ciudad de Baviera]; fue la √ļnica vez que tuvo que enfrentarse personalmente a alguna muestra de oposici√≥n en p√ļblico en los doce a√Īos que estuvo en el poder‚Ä?. En 1941 Hitler decidi√≥ suprimir el programa, y en 1946 se juzg√≥ y conden√≥ a quienes se consider√≥ responsables de haber llevado a cabo el asesinato sistem√°tico de los deficientes f√≠sicos y ps√≠quicos y de los enfermos mentales. Hay que decir que algunos dirigentes de la Iglesia Cat√≥lica, como el obispo de M√ľnster, von Galen, tuvieron un papel muy destacado en este movimiento de oposici√≥n a la ‚ÄúAktion T4‚Ä?; lo que sin duda es muy meritorio, pero tiene el inconveniente de hacer resaltar a√ļn m√°s el silencio que mantuvo despu√©s la misma Iglesia ante otros cr√≠menes de los nazis.

    En el caso del Holocausto del pueblo gitano (denominado tambi√©n mediante el t√©rmino roman√≠ ‚ÄúPorajmos‚Ä?, que significa ‚Äúdevorar‚Ä?) creo que s√≠ puede hablarse, sin duda, de un olvido u omisi√≥n, que s√≥lo en los √ļltimos a√Īos se est√° empezando a reparar. Sin embargo, creo que s√≥lo en el caso de los homosexuales se ha dado una hostilidad abierta en contra de su reconocimiento como v√≠ctimas del nazismo, y no s√≥lo por parte de exponentes de la ultraderecha (como los autores estadounidenses del miserable The Pink Swastika), sino incluso por parte de gobiernos democr√°ticos y de otros colectivos de v√≠ctimas, que han vetado en repetidas ocasiones la participaci√≥n, en las ceremonias conmemorativas de los muertos a manos del Tercer Reich, de delegaciones homosexuales (y hasta han llegado a pisotear las ofrendas florales realizadas por √©stas).


  38. Vuelvo a poner el enlace, que ha salido mal: aquí.


  39. Por lo que decía Dr. Turbio (y comenta también zarevitz):

    “Me llama la atenci√≥n que el Museo Memorial del Holocausto de Washington (¬Ņhay algo similar para el genocidio de las naciones indias?)”

    En Washington DC existe desde el a√Īo 2004 un “National Museum of the American Indian”, establecido por un acuerdo del Congreso de los EEUU y dedicado “a la vida, las lenguas, la literatura, la historia y las artes de los pueblos nativos del hemisferio occidental”. Est√° situado, adem√°s, muy cerca del “United States Holocaust Memorial Museum”, en el impresionante National Mall de la capital estadounidense, a los pies del mismo Capitolio. Lo que no s√© es qu√© tratamiento dar√°n en el Museo del Indio Americano a la cuesti√≥n del genocidio de estos pueblos.


  40. Estaba pensando en la reacci√≥n internacional, porque las agresiones, como las esterilizaciones forzosas (aunque no el exterminio), eran compartidas por los vencedores, al menos por los Estados Unidos. En el juicio a los doctores, en la pel√≠cula de “Vencedores o vencidos”, la defensa cita a Holmes de una manera bastante convincente. Quiz√° el hecho de que el programa se suspendiera oficialmente en el 41 rebajase el tono de la oposici√≥n internacional a esas pr√°cticas.


  41. Lo mismo que la discriminación racial, cuando en Estados Unidos existía y otras potencias mantenían imperios coloniales.


  42. En Crazy Horse Memorial no vi un tratamiento espec√≠fico sobre exterminio de los indios. All√≠ y en las reservas del suroeste, los indios que conoc√≠ se sent√≠an estadounidenses e incluso est√°n dejando de ense√Īar el idioma a los ni√Īos (aprenden a chapurrearlo en la escuela, pero su lengua materna es el ingl√©s) y ni siquiera les ponen nombres propios indios. Creo que el exterminio lo ven como algo m√°s hist√≥rico que otra cosa, sin rabia (como si nos hablasen a nosotros sobre la agresi√≥n cultural de la romanizaci√≥n o de la reconquista), pero no con especial nostalgia o rencor, sino con ajenidad, porque no parece que quieran volver a vivir como entonces.


  43. Sabes lo m√°s horrible de lo que has a√Īadido ahora? Que si la sociedad alemana hubiera estado dispuesta a defender la vida de todas estas v√≠ctimas habr√≠a pasado lo mismo que con los discapacitados. Tanta gente dispuesta a tolerar y apoyar la barbarie asusta, sobretodo si piensas que nunca aprendemos de nuestros errores.


  44. Así es, Mercedes, en efecto. Da qué pensar, y mucho.


  45. Fijaos que el mecanismo fue considerar que la guerra y la ideología que la sustentaba había sido obra de un grupo criminal, los nazis, cuya primera víctima fue el propio pueblo alemán. Con el Japón, sin embargo, se criminalizó a todo el pueblo japonés.


  46. As√≠ es, zarevitz, pero la realidad siempre es m√°s compleja, claro: gran parte del pueblo alem√°n (y al final, con la derrota en la guerra, pr√°cticamente todo este pueblo) fue v√≠ctima de las pol√≠ticas nazis, es cierto, pero no lo es menos que Hitler cont√≥ con el apoyo decidido y hasta entusiasta de un sector muy considerable -y yo dir√≠a que mayoritario, por lo menos en los a√Īos de mayor esplendor de su r√©gimen, cuando en el escenario internacional todo eran victorias que halagaban el orgullo de los alemanes- de la poblaci√≥n del Reich (Austria incluida).


  47. Y si la responsabilidad de quienes auparon a Hitler al poder se reparte ampliamente entre pol√≠ticos derechistas y l√≠deres empresariales y financieros, junto con sus terminales medi√°ticas y sociales (ni siquiera la izquierda se libra del todo, en su caso por una cierta pasividad derivada de no tener una comprensi√≥n cabal del peligro que representaba el partido nazi), la de quienes le mantuvieron en √©ste y le permitieron aplicar sus pol√≠ticas por abominables que fueran salpica -como bien se√Īala Mercedes- a mucha m√°s gente a√ļn, y a muchas m√°s instituciones.


  48. Eso es lo que quer√≠a decir con lo de “mecanismo”. Mi suegro dice que el pueblo llano no sab√≠a que hubiera campos de exterminio, pero supongo que no se sorprendi√≥ cuando supo de su existencia. Tambi√©n en Estados Unidos hubo campos de concentraci√≥n para los estadounidenses de ascendencia japonesa, aceptados por el Tribunal Supremo.

    A veces no sé si es que nosotros somos mejores o si es que fueron las circunstancias que vivieron entonces llevaron a personas por lo general decentes a llevar a cabo actos que ahora, echando la vista atrás, nos parecen execrables.


  49. Es como cuando hablamos del exterminio de los indios en Estados Unidos, o de la propia esclavitud; que el propio Jefferson tuviese esclavos. Echando la vista atrás, sí creo que somos mejores que ellos (más decentes) y por eso soy optimista con el futuro.


  50. No, zarevitz, no creo que seamos mejores. Es cierto que la experiencia de tanto horror ha permitido ir reduciendo a la marginalidad, en las √ļltimas d√©cadas, determinadas caracter√≠sticas odiosas de nuestra cultura que antes campaban por sus respetos en Europa y Occidente. Pero como la memoria es fr√°gil y hoy sobran los medios para la manipulaci√≥n y la demagogia, no es en absoluto imposible que, en un futuro no muy lejano, alguna versi√≥n de esas mismas “caracter√≠sticas odiosas” vuelva a circular sin problemas y hasta a dominar nuestras sociedades. Esperemos que no, pero…


  51. Mira, si antes hablamos.


  52. La democracia es una flor muy fr√°gil, que no crece en todas las tierras. Hace falta un sustrato especial y muchos, muchos cuidados. Creo que parte de ese sustrato es una cierta prosperidad econ√≥mica, y hoy sabemos que la pobreza se puede erradicar (este es un conocimiento apasionante porque antes se dec√≠a que la erradicaci√≥n era imposible; hoy sabemos que si no se erradica es solamente falta de voluntad). Hay muchos otros factores, y no soy experto en democracia como para explicarlos, pero s√≠ tengo la creencia de que en general vamos hacia adelante. Y por otra parte est√°n los cuidados, y en ese sentido tambi√©n veo que se comparte un discurso favorable, m√°s que en ning√ļn otro momento. Hay algunas amenazas, pero pese a ellas me mantengo en el optimismo.


  53. es tan apacible leeros, tan aleccionador, sois un lujo chavales


  54. Pues esperad a esto:

    Cuando uno cree que ya lo ha visto (o le√≠do) casi todo y despu√©s de El Se√Īor de Los Anillos o Harry Potter poca m√°s fantas√≠a va ver se encuentra con una afirmaci√≥n m√°s o nemos como lo siguiente (no la transcribo literalmente: la borr√© en el momento):

    - “Los fundadores del NSDAP s√≥lo eran unos j√≥venes homosexuales a los que les gustaban er√≥ticamente los uniformes”…

    - “La Ley de Matrimonios Homosexuales no ha supuesto ninguna mejora para los homosexuales de este pa√≠s”…

    ¬ŅQue de d√≥nde ha salido tal desprop√≥sito?. Pues de un post victimista, cutre, mentiroso y miserable de uno de los trolls fascistas y descerebrados que visitan mi blog de vez en cuando. Y seguramente colega de los √≠nclitos conocidos

    ¬ŅCon qu√© motivo?: pues imagino que para tratar de alejar los actuales herederos del franquismo que aspiran a gobernarnos del nazismo…
    Supongo que en el enésimo intento de reescribir la historia muy a lo Pío Moa y César Vidal: vamos mentira tras mentira.

    No pude seguir leyendo y lo borré. Y casi lamento haberlo hecho. El troll igual decía otras animaladas.
    Supongo que concluiría con que los homosexuales no fueron perseguidos sino perseguidores en el nazismo o algo similar.

    Lo peor es que lo que este descerebrado se atreve a escribir seguramente hay m√°s gente que lo cree y todo.

    Nemo: tu labor es muy necesaria. Sigue habiendo quien pretende deformar la historia.
    No se les puede dejar pasar ni una

    O sea que “los fundadores del NSDAP s√≥lo eran un grupo de gays fetichistas que montaban org√≠as entre ellos”…
    ¬°Cojonudo!…
    Sin palabras…











Escribe tu comentario

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar en nuestra página. No podremos admitir los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar el comentario poniéndose en contacto con el autor del mismo para comunicarle los motivos.

You must be logged in to post a comment.