Campillo de las Ranas, el pueblo de las bodas gay

h1 Escrito el 29-03-2006 por Diego

En la provincia de Guadalajara, un peque√Īo pueblo de apenas 158 habitantes se ha convertido en el equivalente espa√Īol al poblado de Asterix en la Galia romana. Un oasis en medio del desierto. Se trata de Campillo de las Ranas.

Este fin de semana, este peque√Īo pueblo ha celebrado su boda n√ļmero 12 entre parejas del mismo sexo. Todo un hito.

Pero el fen√≥meno tiene explicaci√≥n. El alcalde de la localidad, el socialista Francisco Maroto, declar√≥ p√ļblicamente su homosexualidad, como en Par√≠s o Berl√≠n. Y desde entonces, la localidad se ha abierto a que parejas homosexuales vivan en esta localidad, o viajen peri√≥dicamente a ella.

“El pueblo de las mil y una bodas”, como algunos ya lo han bautizado, o utilizado como reclamo tur√≠stico. Lo que es cierto es que, m√°s all√° de ese eslogan, el ejemplo de convivencia y apertura de este pueblo constituye un caso ins√≥lito en eso tan difuso que algunos llaman Espa√Īa profunda.


del.icio.us Guarda esta noticia en del.icio.us

4 comentarios en “Campillo de las Ranas, el pueblo de las bodas gay”

  1. Con la alegr√≠a que dan las bodas!!! No me extra√Īa. Aunque debe haber circulando muchos chistes adem√°s de “el pueblo de las mil y una bodas”.


  2. Yo creo que est√° bien que la gente se vaya abriendo y deje de esconderse, quien sabe, tal vez es una forma de evitar los pueblos fantasma.


  3. Es curioso. A las personas que vivimos o hemos nacido en la ciudad los pueblos nos parecen peque√Īos espacios d√≥nde poder relajarnos y poder dejar de ser “individuos” y hacer un trato m√°s cercano. Y para las personas que nacieron en pueblos a√Īoran la libertad de la ciudad.
    Quizá son tópicos que se pueden ir cambiando. Este pueblo demuestra el comienzo de ese cambio.


  4. Como parte directamente implicada, Kao: los t√≥picos los hacemos las personas. Pero s√≠ tienen algo de realidad. De la misma manera que las ciudades a veces se hacen duras, los pueblos pueden llegar a ser asfixiantes (he estado 16 a√Īos y luego dos seguidos viviendo en uno, de menos de 200 habitantes). Pero esos t√≥picos se superan poniendo cada cosa en su sitio: es decir que en un pueblo no debes pretender ir tanto a tu bola como en una ciudad: sabes que todo lo que hagas (no siempre para mal, ojo) va a pasar por la valoraci√≥n de todos sus habitantes. Pero es as√≠, y es lo que hace que los pueblos tengan la humanidad que poseen: cotilla y agobiante, pero humanidad en definitiva.
    Pasa por mi blog: escribo algo parecido al respecto.
    Me alegra saber que en la “Espa√Īa Profunda” (otro topicazo) existen remansos como ese.
    Saludos.











Escribe tu comentario

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar en nuestra página. No podremos admitir los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar el comentario poniéndose en contacto con el autor del mismo para comunicarle los motivos.

You must be logged in to post a comment.