Publicadas las cartas de García Lorca y su madre

h1 Escrito el 29-01-2008 por Kelsen

LorcaVíctor Fernández es un periodista que se ha encargado de recopilar 34 cartas de Vicenta Lorca a su hijo, enseñando el costado más humano del poeta. Son epístolas relativamente breves, sencillas y directas. En ellas se ven las preocupaciones maternales sobre la salud y necesidades materiales de su hijo en la Residencia de Estudiantes.

Sin embargo y, a pesar de que “ante nuestra propia madre no hay máscara que valga”, como dice el editor, Vicenta Lorca pasa por alto un tema muy controvertido para su hijo: su homosexualidad. “Lorca tenía pánico de que su familia lo supiera y de hecho sus herederos no hablaban hasta hace poco de eso” dice el autor de las cartas. “Vicenta debería de sospecharlo porque la cuestión circulaba por los corrillos de Granada”. Lástima que fueran otros tiempos y dentro de una familia este tema fuese tabú.

También se presenta estos días en Manhattan una nueva edición de “poeta en Nueva York”, libro del amor y del desamor donde se presenta un Lorca ávido de nuevos paisajes y gente para su vida, y donde conocerá a mucha gente nueva, como Walt Whitman.

Un ‘Greco homosexual’ gana en el Certamen de Cartas de Amor a Toledo

El GrecoEl escritor y pintor Mariano Serrano ha ganado la primera edición del Certamen Internacional de Cartas de Amor a Toledo con una hipotética confesión de El Greco en la que se habla de atracción por otros hombres y de su orientación homosexual. “Mi querida ciudad de Toledo, me siento morir (…) y quiero, antes de mi final, confesaros el secreto que he guardado toda mi vida“, es el inicio de la epístola redactada por Serrano, que le ha servido para apuntarse los 6.000 euros del premio.

La entrega del premio fue en un gala conducida por Ana Rosa Quintana y en el jurado se encontraban nombres como José Bono (ex ministro y ex presidente de la Junta castellano-manchega), Emiliano García-Page (alcalde de Toledo), Esther Esteban (periodista), Rosa Aguilar (alcaldesa de Córdoba) o Fina Calderón (poetisa).


del.icio.us Guarda esta noticia en del.icio.us

2 comentarios en “Publicadas las cartas de García Lorca y su madre”

  1. me habría encantado ver la cara de la Cospedal, que tambien estuvo en lo de Toledo “¿otra vez maricones?”


  2. Se trata de una carta de amor a Toledo, que era el tema del concurso, y en ella, va desgranado retazos de su vida, que el autor conoce muy bien pues es un estudioso del Greco y ha publicado varios trabajos sobre el pintor y su obra. Le habla a Toledo, como un hijo a su madre (adoptiva) y le confiesa sus más íntimos secretos. Hace un repaso por los lugares comunes que debió recorrer, algunos de los cuales los reflejó en sus cuadros.
    Así nos presenta a quien habría de ser su “compañero de viaje� durante muchos años y una experiencia que habría de perseguirle toda su vida.

    “En Venecia encontré a Francisco Preboste en buena hora, mi entrañable “Frascoâ€?, y juntos estuvimos hasta que me dejó al morir hace más de veinte años. Pero no le he olvidado. Me acompañó a Roma y conmigo a España. A los dos nos cautivasteis mi idolatrada Toledo. (…) Y sucedió durante mi primer viaje al Escorial. En la explanada del Monasterio iban a ajusticiar a un zagal veintenario, hijo de un panadero, acusado de pederastia, juzgado y condenado por la Inquisición. (…) Lloraba arrepintiéndose públicamente en su acatamiento, pero los inquisidores no le perdonaron. “Frascoâ€? y yo presenciamos aterrados como ardía en la hoguera. No dábamos creencia a lo visto, de tal manera que regresamos a Toledo resueltos a no salir de nuestro amparo.â€?

    También habla, de la paternidad. Y nos sitúa en lo que bien pudo ser un hogar homoparental.

    “En la ermita de San Eugenio, de encantador ábside mudéjar, a la entrada por la cañada real de Madrid, conocí a doña Jerónima, la que habría de ser la madre de mi hijo. (…) Nos presentaron y hablamos. Era muy bella aunque moza rancia. Tras un tiempo de relación pedí licencia a sus tíos para cortejarla. Se quedó encinta y murió al parir a nuestro hijo. Le pusimos de Nombre Jorge Manuel. (…) Al niño le criaron sus tíos hasta que, ya mayorcito, nos le llevamos “Frascoâ€? y yo a las Casas del Marqués de Villena que alquilé en la parroquia de Santo Tomé. (…) Traté de enseñar a Jorge Manuel mi oficio como yo lo aprendí en Balsemonero, pero él estaba más por más en la francachelas y risas con los amigos que en el trabajo. Era mujeriego, Frecuentaba a las barraganas de la Antequeruela hasta muy avanzada la noche, y al día siguiente se presentaba tarde en el taller o no acudía. Me costó enderezar su conducta aunque poco a poco lo conseguí.â€?

    Y por último, le confiesa abiertamente la atracción por las personas de su mismo sexo, los temores que tuvo toda su vida a la vergüenza de las burlas y al castigo de la Inquisición. Y, sin poder llamarle amante, novio o marido, nos dice todo lo que para él fue el hombre con el que convivió tantos años.

    “Nunca he logrado olvidar al mozo quemado en la hoguera del Escorial, ni he dejado de temer, durante toda mi vida, al Tribunal de la Inquisición. Algún ruido inesperado en la noche o una visita repentina, me sobresaltaban temiendo fueran los cuadrilleros, enviados por los inquisidores, que venían a prenderme. Ahora que voy a morir, he de confesaros, mi amada Toledo, que en vuestro cobijo escondí mi vergüenza. (…) Yo había nacido así y no podía trocar mi inclinación aunque lo procurara con denuedo. Comprendí que debía ocultar mis infamantes sentimientos simulando ante los demás. En Francisco Preboste encontré a mi alma gemela. Fue mi amigo, mi compañero, mi secretario, mi apoderado, mi hermano. Cuando en Venecia o Roma oíamos mofarse a otros de alguien de nuestra condición, llamándole bujarrón o mariposa, nos mirábamos y en silencio procurábamos alejarnos. (…) En cierta ocasión oí a Lope de Vega en tono de burla, refiriéndose a un invertido, llamándole traidor a la naturaleza. Y contrariamente a ese dicho, es la naturaleza quien mancilla al que le toca esta perturbación.â€?

    Por último, cierra la carta reconociendo la necesidad del disimulo de su condición, y declarándole su amor a Toledo.

    “Aína me propuse ocultar mi maca a todos para salvar la vida y decidí casarme, aunque supusiera una renuncia a mi equivoca honestidad. Dios en su infinita misericordia, me hizo la señalada merced que doña Jerónima concibiera un hijo y no sobreviviera al parto. “Primeriza y a su edad no tiene de raro el óbitoâ€?, dijo la partera. Yo pensé: “Ya nunca me importunará la Inquisición. Ese hijo evidenciará el permanente aval de mi respetable índoleâ€?. (…/…) Os he declarado las razones de mi cariño y, en reconocimiento de tanta gracia y bondad, me despido de este mundo pidiendo perdón a Dios y a vos, mi caro Toledo, si no he sabido amaros con harta disposición.
    Dominico Theotocópuli�











Escribe tu comentario

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar en nuestra página. No podremos admitir los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar el comentario poniéndose en contacto con el autor del mismo para comunicarle los motivos.

You must be logged in to post a comment.