Diversificación del poder y la representatividad

h1 Escrito el 17-04-2008 por dosmanzanas

Una carta en dosmanzanas

El debate p√ļblico sobre el acceso al poder y a la representatividad, en t√©rminos sociales, se reduce al g√©nero: la mujer est√° accediendo al Gobierno, como lo est√° haciendo al empleo y a los centros de decisi√≥n en general; cierto es que, all√° donde existe decisi√≥n pol√≠tica (de car√°cter progresista, por cierto, ya sea por convicci√≥n propia, ya sea por imitaci√≥n o seguimiento de la “ola”), el proceso de incorporaci√≥n de la mujer es m√°s acelerado que donde se mantiene la inercia que marca la sociedad.

Sin embargo, igual que el poder y la representatividad ven√≠an siendo exclusivamente masculinos, que es lo que ahora est√° en proceso de revisi√≥n, lo que persiste con rotundidad es el hecho de que siguen siendo √ļnicamente heterosexuales. En √©sto, hoy d√≠a, ni existe apenas conciencia, ni se admite discusi√≥n sobre su justicia.

Se alega que las mujeres son el 50% de la poblaci√≥n. Bien. As√≠ pues, el par√°metro es la paridad, es decir, que, m√°s o menos, una de cada par de personas en los puestos decisivos ha de ser de cada sexo. Apl√≠quense, entonces, sin complejo alguno, las llamadas cuotas. Surge, de esta manera, el debate de la extensi√≥n de estas pol√≠ticas de “discriminaci√≥n positiva” a trav√©s de la obligaci√≥n de las mismas. Bien. H√°gase dicho debate. No pasa nada.

Tenemos que analizar y acordar qu√© es relevante y qu√© no lo es a efectos de su establecimiento. La cuesti√≥n no nos va a llevar a ning√ļn “l√≠o” al respecto, sino, simplemente, a la puesta de manifiesto de lo que es una realidad, en cierta forma, soterrada: que existe predominio de determinado est√°ndar social que restringe, que impide la adecuada proporci√≥n en la representatividad de la diversidad social, cuyos caracteres no son ilimitados, sino que se circunscriben a pocas realidades humanas con la entidad suficiente para provocar injusticias a trav√©s de las fobias: a la raza distinta, a la etnia, al origen, a la diversidad funcional de las capacidades, por la edad, a la orientaci√≥n sexual y la identidad de g√©nero… No hablamos aqu√≠ de clases sociales, que, en todo caso, se nutren de forma irregular en funci√≥n de las realidades sociales citadas.

Hay que resolver la incorporación de las personas inmigrantes a nuestro sistema político. Hay que considerar que la discapacidad es una circunstancia que se pretende, en muchos casos, afrontar científicamente a efectos de su minoración e incluso eliminación. Hay que ponderar el hecho de que la edad relativa nos afecta a todos y todas, por lo que no segmenta de manera permanente a las personas.

Quedan, pues, las cuestiones derivadas de la etnia y de la orientaci√≥n sexual, que, en √©ste √ļltimo caso, podr√≠a incluir una consideraci√≥n equivalente para la identidad de g√©nero. Las gitanas y los gitanos constituyen una minor√≠a social. El colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, otra (aun con nuestra “intradiversidad”).

Si hoy d√≠a estamos viviendo con libertad, si hemos logrado alcanzar derechos antes negados, es por la toma de conciencia del hecho de ser lesbianas, gays, bisexuales o transexuales, por la identificaci√≥n como colectivo, por el se√Īalamiento de que no somos heterosexuales, lo cual ha sido un proceso largo y muy dif√≠cil, no lineal, no libre de obst√°culos y adversarios obstinados.

El discernimiento nos ha conducido a vivir conforme a nuestro ser real, conforme a nuestras necesidades propias; la identificación y la solidaridad como colectivo social nos ha situado en una posición de libertad, con un sentimiento de conquista de la igualdad que, decimos, hoy día es formal, pero no real. Alguno ni siquiera estamos de acuerdo con la afirmación de que sea, tan siquiera, a efectos legales.

Siendo as√≠ que hemos desarrollado esta conciencia colectiva, diferenciada, espec√≠fica, que es la que nos ha situado en una realidad antes inimaginable, hay que observar que, debido, quiz√°s, a una cierta “resaca por la borrachera del triunfo”, tanto como a un cierto v√©rtigo debido a que advertimos ya que lo que a√ļn nos falta resulta muy complicado y parece alentar grandes rechazos, nos encontramos en un momento de par√°lisis y de evasi√≥n con respecto a lo que debe estar por venir…

En mi opinión, lo coherente es lo que es, por más que la mayoría hoy día no lo quiera ver. Antes hablábamos del 50% de la población que suponen las mujeres. Ahora hay que atender al hecho de que lesbianas y gays somos el 5%, al menos, del total. Si los y las bisexuales se unen a la identificación visible, seríamos, en conjunto, el famoso 10%.

Quedémonos, en este debate preliminar, con el dato del 5% de quienes más diferenciad@s nos sentimos, se reconozca o no, por parte de much@s. Nuestro ejercicio visible del poder, nuestra representatividad, nuestra incorporación reconocible en todos los
√°mbitos, hoy d√≠a, no llega al 5%, ni al 0,5%, ni al 0,05% del total. El mensaje que estamos recibiendo por parte de la sociedad es: una de dos, o es que somos incapaces, ineptos, incompetentes, por el hecho de ser gays o lesbianas; o es que para lograr alcanzar un puesto relevante social y/o p√ļblicamente hay que hacer lo posible por no visibilizar, por no poner de manifiesto, que se pertenece al colectivo de lesbianas y gays.

Javier Víllora
Activista gay de Albacete


del.icio.us Guarda esta noticia en del.icio.us

46 comentarios en “Diversificaci√≥n del poder y la representatividad”

  1. ¬ŅEl 5%? Hay muchos estudios que indican que la cifra est√° m√°s cerca del 10% que otra cosa, adem√°s por mi experiencia personal creo que los gays somos un 10% de la poblaci√≥n, las lesbianas quiz√° un 8%, de bisexuales no tengo ni idea, lo que s√≠ parece es que hay m√°s mujeres bisexuales, no s√© porqu√©, o quiz√° lo manifiestan m√°s.


  2. Lo que pasa es que el Ministerio de la Igualdad s√≥lo se ha hecho para la igualdad de la mujer heterosexual y punto. Parece que nadie m√°s necesita igualdad. Ya me gustar√≠a a m√≠ ver leyes que impusieran cuotas de personas homosexuales, etnias, personas discapacitadas y dem√°s… Tambi√©n un Ministerio del Hombre, un Ministerio del Homosexual, un D√≠a Internacional del Hombre y del Homosexual… Y as√≠ podr√≠a seguir.

    Pero no lo van a hacer. El Ministerio de la Igualdad se ha creado √ļnica y exclusivamente para la mujer heterosexual, que quede claro. Los dem√°s no contamos.


  3. Ese es uno de los grandes desmanes de esta secta, que tratan de desvirtuar los conceptos y las palabras (”paz”, “trasvase”, “di√°logo”, “cultura”, “discriminaci√≥n”, “paridad”…)
    Lo √ļltimo ha sido eso de “Ministerio de la Igualdad”, sin precisar entre qui√©n. Sale Bibiana la de C√°diz y dice que es para la cosa hombre-mujer; entonces, ¬Ņpor qu√© no se especifica en el nombre? Y, en ese caso, ¬Ņpor qu√© no se crea otro ministerio para vigilar y combatir otros sufrimientos de los homosexuales (p.e. en escuelas e institutos)?
    Lo primordial es la justicia. Sin ella, no hay igualdad que merezca respeto.


  4. Me parece muy interesante tu carta, Javier. Yo creo que ha llegado el momento de que el movimiento LGTB se plantee entre sus objetivos conseguir que las personas que además de hacer visible su orientación sexual deciden dedicarse a actividades políticas gocen de la posibilidad real de promoción en sus partidos políticos. Hasta ahora, incluso en este momento, ese visibilidad constituye una carga en sus actividades políticas para la inmensa mayoría de esas personas, de hecho, seguramente, lo que ahora mismo ocurre es que los prejuicios que siguen dominando los comportamientos sociales, favorecen precisamente que las personas LGBT que se dedican a la actividad política, salvo casos muy excepcionales, por la discrección, o simplemente por esconder sin más su orientación sexual.
    Extender las cuotas de representación al colectivo LGBT, tendría dos efectos benéficos, hacer más visible a la sociedad como en nuestros colectivo existen personas perfectamente válidas y capaces para el ejercicio de la política, e incentivar que las personas LGBT que ya se encuentran inmersas en esa actividad, se replanteen su timidez respecto a visibilizar su orientación sexual.


  5. F√≠jate, Nazareno, que, por ejemplo, Pedro Zerolo no ha resultado designado ni Ministro, ni Secretario de Estado, ni Subsecretario, ni tan siquiera, a d√≠a de hoy, Director General, por ejemplo, “contra la Discriminaci√≥n”. Espero y deseo, de todos modos, que √©sto √ļltimo se produzca, ya que √©l ha sido el que, o uno de los que, ha elaborado la propuesta de Ley contra la Discriminaci√≥n. ¬°Qu√© menos! Todav√≠a no se ha puesto nombre a dicho cargo.

    La cosa est√° as√≠. La desgracia es que ni siquiera forma parte del debate en el movimiento LGBT espa√Īol. Yo no me lo explico. Se asume que esto de ser gay o lesbiana viene a representar una cuesti√≥n de la vida privada, un aspecto de la persona sin mayor importancia, como dice la derecha.


  6. Es cierto lo que dices de Zerolo, Javi, y también lo es que pese a no estar en la esfera del poder gubernamental, se ha convertido ya en uno de los principales blancos de la extrema derecha, basta con echar una ojeada a los comentarios que sus trolls dejan por aquí en cuanto tienen ocasión.

    No obstante, me gustar√≠a tambi√©n hacer la observaci√≥n de que es el pol√≠tico que ha alcanzado una posici√≥n m√°s importante viniendo como viene del asociacionismo LGBT; yo por lo menos no conozco a ning√ļn otro, ni en nuestro pa√≠s ni en otros, que iniciando su carrera pol√≠tica en ese mundo reivindicativo, haya alcanzado una posici√≥n tan relevante. En mi opini√≥n, dejando a un lado las filias y fobias personales, es un ejemplo a seguir por otras personas que han tenido o tienen relevancia en los medios LGBT.


  7. Me gusta esto de las cuotas. Espero con ansia el d√≠a en que todos tengamos nuestro “cacho” dependiendo de a qu√© sector social pertenezcamos. Yo tengo un colega al que seguro que lo hacen presidente del gobierno:
    - ir√° por la cuota de las mujeres (se acaba de cambiar de sexo)
    - por la de los transexuales (pues eso)
    - por la de los homosexuales (decidió hacerse lesbiana)
    - por la de los inmigrantes (vino a trabajar de fuera)
    - por la de los negros (es negro africano)
    - por la de los judíos (es falasha)
    - por la de los licenciados en farmacia y
    - por la de los del PP

    Seguro que tiene m√°s puntos que nadie.

    Y ahora en serio. ¬ŅNo os parece una broma de mal gusto esto de las cuotas? Si lo que queremos es volver a la representaci√≥n estamental, de acuerdo: que haya un cura, un militar, una mujer, un hombre, un comerciante, un vago, etc, en el gobierno. Si lo que queremos es representantes, que nos representen a todos como marca la ley, dar√° igual que sean hombres, mujeres, gays o zapatillas. A mi me parece muy bien que Z defienda mis derechos y no le pregunto si es hombre o mujer. Me encanta que la Chac√≥n sea ministra de defensa y me trae al fresco con qui√©n se acuesta. El caso es que est√©n preparados y hagan bien su trabajo.

    Insisto, si es que em lío yo sólo.


  8. ¬°Et voil√†…! Esto que dice este “Pablo” representa lo que piensa el colectivo LGTB organizado, as√≠ es que, se√Īores, se√Īoras, ¬Ņsus asociaciones son clubs privados que versan sobre con quienes se acuestan unos y otras, no sobre la consecuci√≥n de derechos y de la igualdad real…?

    En fin, que gobernar es un “trabajo” que requiere una buena “preparaci√≥n”. Est√° demostrado que gays y lesbianas no valemos para ello. ¬°Se trata de una cosa muy seria!


  9. Claro que si Pablo, es imprescindible que las personas elegidas para desempe√Īar cargos p√ļblicos est√©n preparadas para ello, pero, ¬Ņno te resulta chocante que haya tan pocos homosexuales, negros, gitanos, inmigrantes, y hasta hace muy poquito tiempo mujeres que desempe√Īen esos puestos?

    Piensa Pablo, ahora que hemos descubierto que las mujeres estaban tan preparadas como los hombres para desempe√Īar puestos de responsabilidad, ¬Ņno crees que sin el sistema de cuotas todo ese talento se estaba desperdiciando?. A lo mejor hacemos un descubrimiento similar si aplicamos el mismo tratamiento a otras minor√≠as infravaloradas….


  10. Creo que algunas cosas de tu escrito son incuestionables. No obstante el tonillo de corrección de la plana que siempre tienes hacia los colectivos por lo que segun tu es nuestro decuido de la lucha.

    No creo que estemos ni conform√°ndonos ni siendo complacientes, por, y me remito a un comentario tuyo en esta misma pagina hace unas semanas, porque no hagamos de “hacer a Zerolo un ministro” el arma de batalla de las Asociaciones… Primero porque no creo qu eponerle nombre y apellidos a las acciones sea bueno para nuestro movimiento y menos bueno para el mismo Zerolo y segundo porque nuestra acci√≥n debe estar en la parte general y no personal… A mi de nada me sirve un Zerolo que sea est√°ndarte y en el resto de los espacios un desierto…

    Por otro lado, sigo creyendo que antes de corregirnos la plana a las asociaciones podr√≠as ser un poco m√°s incluyente en tu propia area de acci√≥n. Que me asusta pensar en que tengamos ministros que defiendan las cosas que tu has defendido aqui, excluyendo a las mujeres si no son “puramente lesbianas”, excluyendo a lo queer porque has decidido que es “una moda” y excluyendo a lo transg√©nero porque simplemente “no lo entiendes”… Pues como que hay mucho trabajo por delante en las asociaciones… Pero no solo para poner ministras y ministros sino para curarnos de nuestras propias fobias… Las lecciones, seg√ļn qui√©n…


  11. Es que es por lo menos contradictorio leer una exigencia de que se “nos incluya” cuando desde dentro, todav√≠a mantenemos posiciones excluyentes… Muy pero que muy contradictorio…


  12. Yo, en el caso lgtb le veo un problema a lo de las cuotas. Me explico.

    Las mujeres es evidente que lo son; y si no es evidente, tanto por el nombre como por su aspecto f√≠sico. Y si esto no fuera suficiente, tienen un documento oficial que certifica su sexo llamado DNI. En las oposiciones a la administraci√≥n p√ļblica hay turnos de discapacidad, y para poder presentarte por dicho turno uno de los documentos que tienes que presentar es el que certifica tu grado de discapacidad. La orientaci√≥n sexual de una persona, en cambio, no se “certifica” de ninguna manera y de much√≠simas personas sabemos si son gays o lesbianas s√≥lo si ellos lo dicen abiertamente. ¬ŅEntonces? ¬ŅHabr√≠a que ir a la Consejer√≠a de Servicios Sociales de nuestra Comunidad Aut√≥noma a que nos expidan nuestro certificado correspondiente de ser gay o lesbiana? ¬ŅDeber√≠amos pasar un tribunal para que nos expidan ese certificado?

    Sinceramente, en nuestro caso no le veo mucho sentido a las cuotas por eso y me temo que hasta que no sean los propios partidos políticos los que cambien su actitud y no vean la homosexualidad como un posible handicap para promocionar a uno de los suyos y la propia sociedad la que no vea un problema que un candidato sea lgtb para votarle, no habrá nada que hacer. Creo que antes de pensar en posibles cuotas es prioritario combatir la homofobia en la sociedad y en los partidos.

    Adem√°s, el comentario de Pablo ha pretendido hacer una reducci√≥n al absurdo que no le ha quedado demasiado lograda, pero que encierra en s√≠ misma una peque√Īa verdad: no podemos porlongar la pol√≠tica de cuotas hasta el infinito; lo que para las mujeres ha servido, quiz√° para otros colectivos marginados no sirva.

    Por otra parte, imaginemos que un d√≠a hubiera, por ley, cuotas de representaci√≥n lgtb. E imaginemos que el PP las cumple. ¬ŅA qui√©n iban a poner, a Ba√Īos (no me acuerdo del nombre de pila), que cuando era diputado en las Cortes Valencianas sali√≥ del armario para decir que estaba en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo? ¬ŅDe qu√© nos servir√≠a eso entonces?


  13. Yo, en el caso lgtb, le veo un problema a lo de las cuotas. Me explico.

    Las mujeres es evidente que lo son, tanto por el nombre como por su aspecto f√≠sico. Y si esto no fuera suficiente, tienen un documento oficial que certifica su sexo llamado DNI. En las oposiciones a la administraci√≥n p√ļblica hay turnos de discapacidad, y para poder presentarte por dicho turno uno de los documentos que tienes que presentar es el que certifica tu grado de discapacidad. La orientaci√≥n sexual de una persona, en cambio, no se “certifica” de ninguna manera y de much√≠simas personas sabemos si son gays o lesbianas s√≥lo si ellos lo dicen abiertamente. ¬ŅEntonces? ¬ŅHabr√≠a que ir a la Consejer√≠a de Servicios Sociales de nuestra Comunidad Aut√≥noma a que nos expidan nuestro certificado correspondiente de ser gay o lesbiana? ¬ŅDeber√≠amos pasar un tribunal para que nos expidan ese certificado?

    Sinceramente, en nuestro caso no le veo mucho sentido a las cuotas por eso y me temo que hasta que no sean los propios partidos políticos los que cambien su actitud y no vean la homosexualidad como un posible handicap para promocionar a uno de los suyos y la propia sociedad la que no vea un problema que un candidato sea lgtb para votarle, no habrá nada que hacer. Creo que antes de pensar en posibles cuotas es prioritario combatir la homofobia en la sociedad y en los partidos.

    Adem√°s, el comentario de Pablo ha pretendido hacer una reducci√≥n al absurdo que no le ha quedado demasiado lograda, pero que encierra en s√≠ misma una peque√Īa verdad: no podemos porlongar la pol√≠tica de cuotas hasta el infinito; lo que para las mujeres ha servido, quiz√° para otros colectivos marginados no sirva.

    Por otra parte, imaginemos que un d√≠a hubiera, por ley, cuotas de representaci√≥n lgtb. E imaginemos que el PP las cumple. ¬ŅA qui√©n iban a poner, a Ba√Īos (no me acuerdo del nombre de pila), que cuando era diputado en las Cortes Valencianas sali√≥ del armario para decir que estaba en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo? ¬ŅDe qu√© nos servir√≠a eso entonces?


  14. Perdón por la duplicación.


  15. Perdón por la duplicación.


  16. Yo la verdad creo que pocas personas se merecen m√°s un Ministerio que Beatriz Gimeno, por ejemplo. Claro que ser√≠a bueno que Zerolo fuera Ministro… Coincido con fer en lo de las cuotas, como asignas cuotas en realidad?. Si es posible pues bienvenido. Pero ya he visto en otros paises Alcaldes GAy, Diputados y Ministros y que? de que sirve eso?… Lo cierto es que son “solistas” y que eso no ayuda a que el colectivo LGTB, vea normalizada su situaci√≠on en ciertos estamentos de trabajo… Creo que cuando existe una obvia discriminaci√≥n laboral con transexuales y transg√©nero, nuestra lucha debe ir m√°s a la presi√≥n en ese sentido que a lograr Ministros y Ministros por cuotas… Cuotas en las alturas y un desierto en la vida diaria no parece una soluci√≥n de nada…

    Hablando de personas transexuales y transg√©nero, conozco a muchos y muchos, preparados no s√≥lo para ser ministros y ministras, sino cualquier cosa. Parece que este art√≠culo que nos exige cuotas no les considera… As√≠ vamos… En todo caso mi comentario deber√≠a ser “praparad@s para hacer cualquier cosa que les viniera en gana”… Pero lamentablemente a pesar de que l@s hay con una preparaci√≥n envidiable, tienen un techo de cristal impotante cuando no un franco muro de hormig√≥n en la puerta de “los directorios” de empresas e instituciones…

    Falta mucho por hacer y a mi de verdad me preocupar√≠a bastante que de repente las asociaciones nos diera por hacer de ministrables una bandera en vez de aspirar a solucionar situaciones que todav√≠a son bastante sangrantes… Normalizando las situaciones es baastante m√°s f√°cil llegar a tener, ministr@s, diputad@s, presidentes y presidentas…


  17. Fer, no puedo estar de acuerdo en este caso contigo. Desde luego la homosexualidad no se puede certificar por ninguna Consejería, pero que alguien haga visible una orientación sexual distinta a la que generalmente se presupone (como el valor en el soldado), es muy sencillo de verificar.

    Por otro lado, el ejemplo que tu pones del PP, valdría igualmente para la cuota femenina, y no creo, estoy seguro, que empleases jamás ese argumento para cuestionarla.

    En parte Javi tiene raz√≥n, las personas LGTB, incluyendo a las que forman parte de los colectivos, interiorizamos muchas veces los prejuicios imperantes, y marcamos muchas veces l√≠mites a nuestras pretensiones para no “provocar” la hostilidad de los otros. Es mejor aceptar la gradualidad en las reivindicaciones, o mirar hacia otro lado cuando se nos presentan casos de discriminaci√≥n que consideramos menos transcendentes. El hecho evidente de que hay una escas√≠sima representaci√≥n de personas LGBT en cargos p√ļblicos es una discriminaci√≥n, como lo era la escasez de mujeres.

    Si para poner fin a esa discriminaci√≥n ha sido necesario establecer el sistema de cuotas, primero en las formaciones pol√≠ticas progresistas, y luego a trav√©s de la legislaci√≥n, ¬Ņpensa√≠s de verdad que en nuestro caso, va a ser distinto?


  18. Nazareno: en lo de que la falta de personas lgtb visibles en cargos representativos es una discriminaci√≥n estoy completamente de acuerdo. Yo no cuestionaba eso ni much√≠simo menos. Lo que cuestiono es que una pol√≠tica de cuotas impuestas legalmente fuera no ya √ļtil, sino ni siquiera viable (lo que he dicho de la certificaci√≥n no es ninguna tonter√Įa: s se ponen cuotas legales, ser√° necesario poner mecanismos para evitar cualquier tipo de fraude). En lo de Ba√Īos, lo lo que quer√≠a hacer ver con este comentario es que no s√≥lo es importante la representatividad, tambi√©n son importantes las ideas. Est√° muy bien hablar de posibles “ministrables” (aunque yo no votar√≠a por Beatriz Gimeno), pero los colectivos tienen todav√≠a mucha tarea por delante m√°s general y m√°s enfocada a combatir la homofobika en todos los √°mbitos de la sociedad, no s√≥lo en la pol√≠tica.

    Un saludo.


  19. Pero nos encontramos de verdad en un momento de paralisis y de evasi√≥n por miedo a lo que viene?. Yo creo que esta es una afirmaci√≥n que no tiene ni una pizca de asidero real, creo que decir que no estamos reclamando espacios es asignarle a los espacios simples caras de Ministr@s y ya… Eso no soluciona nada. Que hay discriminaci√≥n en los espacios publicos? claro que la hay y valent√≠a para salir del armario tambi√©n… Porque lo cierto es que para ocupar espacios p√ļblicos hay que existir primero y esa tiene que ser nuestra prioridad…

    Por supuesto que se podr√≠an pescar unas cuantas personas de nuestras asociaciones… No lo dudo pero eso sigue sin solucionar nada… El hecho de que sea practicamente imposible pensar a ascender a un se√Īor o se√Īora (ya no digo transexual dado que este art√≠culo les ignora olimpicamente) desde una Direcci√≥n sectorial a un cargo de Consejero o Secretaria de Estado, porque no consigues a nadie abiertamente lgtb, ya muestra bastante el estado de las cosas. Tenemos el marco legal y no tenemos a√ļn ni de lejos la aceptacion social como para que un o una alta funcionaria de cualquier tipo decida hacer carrera siendo abierta y p√ļblicamente LGTB… Tenemos que obligar a que la situaci√≥n cambie… Cuantos Ministros y otros puestos podemos aportar desde las figuras publicas de algunas asociaciones?. Obviamente tiene que haber un colectivo normalizado, visible y cotidiano que sea cantera de eso que queremos lograr.

    Que los ministros y ministras lleguen, si… Que lleguen personas de otro origen √©tnico, si, ahora mismo… Esos son puestos bastante personalistas. Ahora que necesitamos figuras publicas de relevancia fuera del armario para poder ser ministrables, ocupar direcciones sectoriales, secretar√≠as y otros tantos cargos, tambi√©n y eso es lo que se logra trabajando dia a d√≠a y deber√≠a seguir siendo la prioridad…

    Si nuestra situaci√≥n no est√° normalizada tres o cuatro altos cargos aislados, s√≥lo ser√°n “saludos a la bandera”… Decir que las Asociaciones estamos perdidas, acojonadas ante lo que queda, desorientadas o en otra Galaxia porque no pedimos cuotas ministeriales es bastante absurdo. M√°xime cuando hay colectivos en el desamparo total (por lo visto ante nosotros mismos), cuando tenemos que hacer enf√°sis en la educaci√≥n, cuando todav√≠a se nos quiere arrebatar derechos, cuando l@s chic@s son sometidos a acoso en sus colegios, cuando dificilmente te encontrar√°s a un o una transexual entre los empleados del Corte Ingl√©s, por no decir de un despacho de abogad@s o de asesores de cualquier tipo (de hecho es bastante m√°s probable encontrarles entre el funcionariado)…

    Tambi√©n me parece que es absurdo poner como prioridad, pedir cuotas ministeriales cuando al parecer, estamos cerr√°ndonos las cuotas en nuestra propia visi√≥n de lo que es el colectivo lgtb. Repito que en este art√≠culo se hable de gays y lesbianas y eventualmente bisexuales como ministrables, ya lo descalifica por si mismo…


  20. Fernando, lo siento pero tu temor ante el fraude me parece totalmente infundado, de hecho, si alguien pretendiese hacerse pasar por homosexual sin serlo, buscando favorecer su carrera política, sería en si algo beneficioso para el colectivo, de la misma forma que es extraordinariamente perjudicial que muchos hagan precisamente ahora lo contrario.
    No me vale como argumento.

    Mercedes: es imposible llegar a una normalizaci√≥n social del hecho LGBT si se acepta que renunciar a a la presencia de personas LGBT en cargos p√ļblicos no constituye dejaci√≥n en la lucha por los derechos LGBT. Si se acepta que ese limitaci√≥n no es importante, entonces ninguna limitaci√≥n es importante. Renuciar a una presencia visible de las personas LGBT en cargos p√ļblicos relevantes es renuciar a que las personas LGBT dejen de estar discriminadas socialmente en cualquier √°mbito, es as√≠ de sencillo.


  21. No se trata, Nazareno, de “mi temor” a un posible fraude. Se trata de una simple cuesti√≥n de requisitos legales. Si se establecen una determiandas medidas legales, sean las que sean, hay que establecer tambi√©n un mecanismo que demuestre legalmente qu√© personas se pueden acoger a esas medidas y qu√© personas no. Para establecer cuotas lgtb, habr√≠a que expedir certificados lgtb. Y esto √ļltimo es lo que a m√≠ no me termina de convencer.


  22. Donde has leido que yo renuncio a ello??? Si me lees digo que si, que est√©n y que bienvenidos… Lo que no acepto es que se diga que las asociaciones estamos perdidas y sin saber qu√© hacer… Nadie dice que no es importante pero lee bien este art√≠culo hace el se√Īor menci√≥n de las personas transexuales o transg√©nero? no merecen estar tambi√©n?. Creo que tenemos mucho por delante pero Nazareno que la discriminaci√≥n no solo est√° ahi afuera. Hasta ahora no he visto que ni en Berl√≠n, ni en Londres ni en paris las caras publicas cambien la realidad cotidiana… Mientras tengamos diferencias tan sangrantes creo que hay prioridades y estamos exigiendo estacios pero no en ministerios y menos a√ļn en Ministerios con nombre y apellidos, si vienen bienvenidos sean pero transformarnos en plataformas de lanzamiento est√° lejos de ser un objetivo logico de una asociaci√≥n LGTB… Estamos exigiendo TODOS los espacios. Eso no es renunciar, eso es aspirar a m√°s… A tener la mira m√°s amplia. A que no sea uno o una sino tod@s los que sean capaces y hagan falta…


  23. Fernando, yo creo que lo de los “certificados LGBT”, no puede ser algo serio, como no lo puede ser que una aspiraci√≥n de ese tipo haga “que se cuelen” personas que, pese a tener una orientaci√≥n sexual determinada, son hostiles al fin de la discriminaci√≥n del colectivo, como el famoso diputado valenciano. No creo sea necesario ning√ļn tipo de “certificado” para que el asociacionismo gay incluya entre sus objetivos conseguir una presencia sustancial de cargos p√ļblicos en todos los √°mbitos del colectivo.

    Mercedes, con todos mis respectos, yo no conozco ninguna campa√Īa del asociacionismo LGBT dirigida a conseguir una mayor representaci√≥n en cargos p√ļblicos del colectivo; esta campa√Īa si existe por ejemplo en USA, o en Italia. Aqu√≠ parece haber un total desinter√©s. Tu me comentas el casi de las alcald√≠as de Par√≠s o Berl√≠n. Hace algunos a√Īos, cuando comenzaba a discutirse la cuesti√≥n de promocionar a las mujeres que se dedicaban a la pol√≠tica, personas que se declaraban progresistas (muchas veces mujeres) afirmaban que no era ese el problema principal de la mayor√≠a de las mujeres, y empleaban el ejemplo de Margaret Tatcher como argumento definitivo de la est√©riles que ser√≠an ese tipo de pol√≠ticas.
    Hoy nadie que se declare progresista se atreve a cuestionar los beneficios de esas políticas, ni a esgrimir como un agravio respecto a otros colectivos esas medidas, pero es que se han superado muchos prejuicios, también en el ámbito de la izquierda, sobre el rol que debe jugar la mujer en la sociedad.
    En este momento, me temo que estamos, respecto al colectivo LGBT en un punto muy parecido a aquel de hace 25 o 30 a√Īos.


  24. MERCEDES, esto est√° escrito, desde el principio, en la carta que estamos comentando:
    Tenemos que analizar y acordar qu√© es relevante y qu√© no lo es a efectos de su establecimiento. (…) a la orientaci√≥n sexual y la identidad de g√©nero‚Ķ
    Quedan, pues, las cuestiones derivadas de la etnia y de la orientaci√≥n sexual, que, en √©ste √ļltimo caso, podr√≠a incluir una consideraci√≥n equivalente para la identidad de g√©nero. Las gitanas y los gitanos constituyen una minor√≠a social. El colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, otra (aun con nuestra ‚Äúintradiversidad‚Ä?).
    (…) la toma de conciencia del hecho de ser lesbianas, gays, bisexuales o transexuales, por la identificaci√≥n como colectivo (…)


  25. Yo b√°sicamente estoy de acuerdo con la posici√≥n de Mercedes. No creo que sirva de mucho el pedir cuotas, o poner nombres y apellidos a la acci√≥n cuando falta tanto por lograr, digamos en la base. El problema estriba en que todav√≠a hoy una gran parte de la poblac√≠√≥n LGTB est√° invisibilizada y se niega a si misma, la gente que se asume como LGTB es una minor√≠a de la minor√≠a, y lo que hay que cambiar es eso. Hay quien pensar√° que que Zerolo sea ministro, por ejemplo, ser√≠a un gran paso…,yo no lo creo realmente.Creo que ser√≠a m√°s que nada algo simb√≥lico, pero que no ser√≠a algo relevante.


  26. Hay una obvia y clara ausencia de lo transg√©nero lo queer, lo transexual ahi donde se reparten justamente cuotas en esse art√≠culo… Por otro lado, supongo que es por un defecto profesional me hago una composici√≥n a partir de todo lo que leo de un escritor o escritora cualquiera… Y en fin que ha habido expresiones que me han parecido ciertamente excluyentes, sobretodo con eso de ser “puramente” esto o aquello… Pues eso… Me pregunto como se repartir√≠an las “cuotas” si tenemos estos ruidos en la cabeza…


  27. No nazareno es que eso es lo que yo quiero… Primero que nada que peleemos por los espacios, sigo pensando que los cargos ministeriales son cosas muy puntuales y espero y aspiro a que los haya… Pero de 200 direcciones y cien secretariados que sea normal una representacion proporcional… Yo quiero que primero peleemos por eso… Ahora mismo hablar de cargos ministeriales es ponerle nombre y apellidos… Ponerle un nombre y un apellido, a lo sumo dos… Me niego a ello… No somos plataformas de promocion de nadie… Los espacios tienen qu estar disponibles desde los barrenderos hasta los directores corporativos, desde el que pone el tejado hasta quien preside una gran corporaci√≥n… No me niego a la paridad y a las cuotas, por el contrario… Pero quiero que sea a todos los niveles. Celebrar√© que nos lleguen los ministras o ministros, pero seguir√© consider√°ndolos casos aislados si no veo transexuales en un despacho de abogad@s, lesbianas fuera del armario en las alcaldias, que cada vez que voy a una reunion de empresa con alguna chapa o lazo lgtb (que es todo el tiempo) no haya miradas de asombro o expresiones extra√Īas en mis interlocutores, menos preguntas tontas o comentarios nerviosos… En fin… cosas mias supongo.


  28. Que no haya chicos y chicas en los colegios ocultando su orientaci√≥n… Quiero un presidente o presidenta LGTB con cualquier nombre porque entre nosotr@s hay mucha gente con capacidades enormes…


  29. Vamos a ver. Precisamente, para “tirar” (por as√≠ decir), desde el ejemplo, del resto de la sociedad y centros de decisi√≥n, igual que se est√° haciendo en el caso de la mujer con el Consejo de Ministros y Ministras en estas dos √ļltimas Legislaturas, es por lo que es muy √ļtil que haya alg√ļn gay y alguna lesbiana, tambi√©n trans y bi, a la vez, o una vez un@, otra vez otr@, en los puestos m√°s p√ļblicos y notorios de este pa√≠s.

    No entiendo por qu√© os parece incompatible promover la visibilidad en todos los √°mbitos, simult√°neamente con la de mayor representatividad pol√≠tica. Ya s√© que la realidad es la que describ√≠s, pero est√°is negando el crucial papel que han supuesto, en Espa√Īa, figuras que se han hecho tan conocidas como Pedro Zerolo, Mili Hern√°ndez, Beatriz Gimeno, etc. Su fama ha impulsado la visibilidad creciente de miles y miles de gays y lesbianas.

    Es decir, el “trabajo” que reclam√°is en “la base” se ha visto enormemente facilitado por la proyecci√≥n p√ļblica de compa√Īer@s que, en definitiva, nos han representado.

    Es importante, desde luego, mantener la “conexi√≥n”. Es decir, no es que tengan que ser “estrellas” incomunicadas, que no ser√≠an m√°s que coartadas, diques de contenci√≥n, sino que es importante que asuman un papel representativo, que asuman una labor reivindicativa, de promoci√≥n generalizada del acceso a puestos de responsabilidad de todas las personas del colectivo, desde la visibilidad y afirmaci√≥n, cada cual en su esfera de influencia y actuaci√≥n.


  30. Por cierto, Survivor, el “simbolismo” es, pr√°cticamente, nada menos que el “aire” que respiramos en nuestra tarea.


  31. Fer, jeje, ya me gustar√≠a que alguien se hiciera pasar por gay o lesbiana siendo hetero. ¬°No has dicho n√°…! Es decir, que en vez de sufrir como colectivo el tan da√Īino y pertinaz ESTIGMA, pasemos, de la noche a la ma√Īana, a lo contrario. Perm√≠teme que me r√≠a, por no llorar: jajajaja.


  32. Mercedes el que haya pol√≠ticos fuera del armario en Berl√≠n o Par√≠s dices que no cambia la realidad cotidiana, evidentemente no ha conseguido un cambio radical, pero s√≠ sirve para desmontar prejuicios y estereotipos en sectores de la poblaci√≥n. El lema que ha elegido este a√Īo la FELGTB pide la visibilidad l√©sbica pero t√ļ dices que la visibilidad de los pol√≠ticos no sirve de nada, creo que es una contradicci√≥n.

    Adem√°s est√°s pidiendo que los escolares salgan del armario cuando resulta que est√°n en un √°mbito muy hostil y donde no tienen ning√ļn apoyo, sin embargo en un √°mbito supuestamente favorable como, por ejemplo, el PSOE la mayor√≠a de cargos p√ļblicos que son gays y lesbianas no est√°n haciendo nada por la visibilidad y de ellos no dices nada.

    Y de transexuales es absurdo que digamos que no hay ministros cuando son un porcentaje ínfimo de la población, un 0,01 % de la población, y cuando en ese ínfimo porcentaje hay muy pocos que tengan estudios universitarios.


  33. Mercedes, yo insisto, la pertinaz sequ√≠a de cargos relevantes ocupados por personas LGTB es una r√©mora de primer orden para el avance de la normalizaci√≥n del hecho LGBT. Ahora mismo hay (si alguien conoce mejores datos, que me corrija por favor), s√≥lo un representante del colectivo en las Cortes, un cuerpo formado por m√°s de 600 hombres y mujeres s√≥lo tiene espacio para una persona que mantiene abiertamente una orientaci√≥n sexual “diferente”. Eso no es de recibo, el asociacionismo LGBT no puede permanecer ajeno a esa realidad, es entre los cargos p√ļblicos y en los foros pol√≠ticos donde se consiguen las medidas que cambian la realidad social; sin una mayor presencia en ese terreno, ser√° muy complicado ir m√°s all√° en terrenos como la normalizaci√≥n en el espacio de trabajo, en las familias, en la educaci√≥n y en todos los √°mbitos que afectan directamente a todo el colectivo. Pretender ignorar eso es casi suicida. Yo no digo que deba ser este o aquel, simplemente digo que ahora mismo presionar para que m√°s personas visibles (openly, como dicen las web anglosajonas), ocupen cargos de responsabilidad, es una tarea imprescindible, sino se consiguen √©xitos en ese terreno, sera muy complicado avanzar en otros.


  34. Nazareno no es cierto que no haya GLBT en cargos p√ļblicos, hay y m√°s de un 10 % pero la mayor√≠a est√°n en el armario, lo que deber√≠an hacer es lo que hizo Miquel Iceta o Jer√≥nimo Saavedra en su momento.


  35. Es el punto armel… Que los hay… Si no nos empe√Īamos en crear los espacios para que sea natural asumir tu orientacion sexual en cualquier ambito… Podemos tener el gabinete completo y no habremos avanzado, sobretodo porque las pol√≠ticas dependiendo del color de los gobiernos. Cuotas como quer√°is pero no en falso mientras abajo estamos como estamos… LAs cuotas femeninas han llegado desde arriba o hemos tenido que ir peleando espacios, salido de casa, entrar donde no nos dejaban, atarnos a los postes para que nos dejaran ejercer el simple derecho al voto, pelear por el espacio en las aulas, en las universidades, en los trabajos. Hace 40 a√Īos una mujer con un puesto de poder pol√≠tico era una excepci√≥n…

    Tenemos que decirles ahora, vale pero es que aunque el mundo est√© formado de hombres y mujeres, al uso, entre esa realidad hay un sinnumero de realidades, lo homosexual, lo transexual y transg√©nero, lo bisexual, y tambi√©n tenemos derecho… Pero a diferencia de la de puro g√©nero, buena parte de nosotros nos podemos camuflar… Es nuestra r√©mora… Podr√≠amos tener valor para salir de los armarios y reclamar esos espacios. Y por otro lado tenemos que hacer enf√°sis en los m√°s desplazados, en los m√°s marginados y discriminados… Porque a mi 3 minitras lesbianas siguen sin decirme nada si una mujer transexual es despedida de su trabajo porque a su jefe le parece “un bicho raro”…


  36. Bueno miento, 3 ministras lesbianas me dejar√≠an seguramente en estado de shok… Si tenemos funcionarios armarizados, no digamos funcionarias… :-S

    A lo mejor en el fondo es que estoy bastante cansada de las excusas de algunos para seguir en los armarios… Si no nos hacemos visibles nada es posible ni nada de lo que se logre perdurar√°…


  37. Javi, creo que no has entendido ni jota de lo que yo quiero decir; será culpa mía, supongo.

    A m√≠ me importar√≠a un bledo si un hetero se hiciera pasar por gay para conseguir un puesto. Eso, como bien dice Nazarero, nos beneficiar√≠a, pues significar√≠a que la gente ya no considerar√≠a tan mal ser lgtb. La cuesti√≥n es que, insisto en esto, si se ponen cuotas de manera preceptiva, habr√° que poner, de manera preceptiva tambi√©n, formas de demostrar legalmente que alguien puede acceder a esas cuotas. Y a m√≠ no me parece l√≥gico que haya ning√ļn tipo de “carnet de lgtb” ni nada parecido. Y menos a√ļn cuando algunos estar√≠ais dispuestos a no otorgarles ese carnet a las personas que se definan como queer o a las transg√©nero.

    Aunque, como han dicho algunos, creo que el hecho de que hubiera un ministro gay es algo m√°s simb√≥lico que efectivo, estoy claramente a favor de la representatividad lgtb en los cargos p√ļblicos, c√≥mo no voy a estarlo. Pero tiene que haber otros caminos aparte de las cuotas.

    En el caso del sexismo, las cuotas son f√°ciles de aplicar por la propia sencillez de las opciones: la mitad de la poblaci√≥n son mujeres, la mitad somos hombres; cuotas: entre 40% y 60%. As√≠ de sencillo. Si metemos otros par√°metros m√°s complejos, como la orientaci√≥n e identidad sexuales con sus distintas y complejas variables, minor√≠as √©tnicas, etc., etc., cada una de estas posibilidades con sus porcentajes, lo que en un principio era √ļtil en su sencillez puede terminar volvi√©ndose inviable. Lo √ļnico que digo es que antes de ponernos cada colectivo, cada minor√≠a discriminada a exigir nuestras cuotas, quiz√°s ser√≠a conveniente reflexionar sobre la conveniencia de esta estrategia y buscar otras posibles formas de lograr la representatividad. Nada m√°s.


  38. Es cierto lo que dec√≠s que hay una representaci√≥n del colectivo en puestos p√ļblicos pero en el armario. Por eso he utilizado la expresi√≥n “openly”, que es lo que hacen al hablar de cargos p√ļblicos que visibilizan su orientaci√≥n sexual. Esa gente no nos vale como representaci√≥n, es m√°s bien un incentivo para mantener la discriminaci√≥n, si ni siquiera los que tienen poder y medios desean aparecer p√ļblicamente como parte del colectivo LGBT, ¬Ņcomo se nos va a consentir a los que no tenemos esa posici√≥n?. Es ciertamente un problema, pero no se puede obligar a la gente a cambiar su opci√≥n personal ante la vida, lo queramos o no forma parte de la libertad de cada individuo, y s√≥lo es leg√≠timo denunciar los casos y hacerlos p√ļblicos cuando esas personas, adem√°s de ocultar su verdadera orientaci√≥n sexual, mantiene posiciones hostiles a la plenitud de derechos por parte de las personas LGTB. Pero esa situaci√≥n hace todav√≠a m√°s imperiosa la exigencia de poder ver personas que viven abiertamente su orientaci√≥n sexual en cargos p√ļblicos, los “armarios” no cubren nuestra cuota, no nos son √ļtiles ni representativos.


  39. Ya Nazareno pero salvo los cargos de libre asignaci√≥n pol√≠tica el resto son meritocr√°ticos… Seguimos en las mismas… De verdad crees que una ministra o un ministro har√° que en los cuadrod medios y bajos la gente tenga la valent√≠a de salir… Porque si as√≠ vamos para asegurar representaci√≥n como dices habr√≠a que empezar por las cuotas hasta en las oposiciones… Es practico y factible?.


  40. Claro que es pr√°ctico y factible, pero antes tiene que existir la conciencia de que hay un problema y la resoluci√≥n para querer afrontarlo. La carta de Javi simplemente pone en evidencia una situaci√≥n que existe y que hasta ahora no ha sido abordada por el movimiento LGBT. De la misma forma que se han reclamado modificaciones legislativa como el acceso al matrimonio, que se debe seguir exigiendo la plena cobertura a la sanidad p√ļblica para l@s transexuales, una acci√≥n m√°s decida contra la discriminaci√≥n en el √°mbito laboral, una especial vigilancia de los poderes p√ļblicos de los contenidos educativos, para que se deje de promover en ellos ning√ļn tipo de discriminaci√≥n, porque todo esto es importante. El movimiento LGBT tiene que exigir una mayor presencia de personas de este colectivo en cargos p√ļblicos y se√Īalar la anormal√≠a que supone la subrepresentaci√≥n que sufrimos en ese √°mbito. Y adem√°s debe estar dispuesto a apoyar a aquellos integrantes del movimiento que est√©n dispuestos a dar el salto desde el movimiento asociativo a la gesti√≥n p√ļblica, porque no lo dudes, desde los poderes p√ļblicos se pueden conseguir muchas m√°s cosas.


  41. Sin una sociedad normalizada lo dudo, lo dudo mucho… Ser√°n otros ocupando un espacio que no ser√° ni permanente ni cambiar√° nada… Si hay cuotas para las mujeres no fue porque esa fuera nuesta lucha prioritaria fue porque hicimos √©nfasis en copar los espacios… Que venga alguien a decir que el movimiento lgtb, est√° “borracho de triunfalismo” o con miedo o resaca de asumir lo que falta no me parece de recibo solo porque hay quienes piensan que lo importante son TODOS los espacios y no los ministerios… Manos, como ya dijo FEr si cuando se habla de cuotas, aqui mismo se ha expresado en ocasiones anteriores, que cuotas a seg√ļn qui√©n, porque una lesbiana si es queer (existe en algunos una fijacion que ser queer es solo un fenomeno femenino) es menos lgtb, un transg√©nero si no se define, los gays son los √ļnicos puros y claros en la defensa de los derechos… Pues mira miedo me da hablar de cuotas cuando dentro de nuestras asociaciones algunos tenemos estos discursos ligados ligados al cacao mental.


  42. ¬°Yo voto a Nazareno! Todo lo que dice me parece impecable y muy preciso. :)

    Por otra parte, veo que estamos convergiendo tod@s, a pesar de que Fer se centre en las concreciones, en el cómo. Mira, con voluntad política, los detalles siempre se arreglan.


  43. Si no se reclama ese espacio, no puede haber una sociedad normalizada. Si se renuncia a tener la misma presencia que el resto, se acepta, implícitamente, que la discriminación es inevitable. Repito, yo no planteo quien debe jugar ese papel, pero estoy seguro que si se supiera que se cuenta con un apoyo firme de esas asociaciones, habría muchos más dispuestos de los que hay hoy. Si se renuncia al espacio político, se renuncia, lo digo de nuevo, al final de la discriminación.


  44. Vamos… No creo que haya una sola asociacion que no de este tipo de respaldo… Que no haya una campa√Īa espec√≠fica ahora por espacio en los organismos publicos no significa que no haya apoyo… Eso son solo excusas y cobard√≠a… Y vuelvo y digo, si presencia en los organismos significa algo, em quieres explicar de que ha servido que en paises como la india o afghanistan, mujeres hayan llegado al m√°s alto puesto de poder?. MArkel es presidenta de Alemania pero es que en este pa√≠s las mujeres siguen estando ausentes de los cuadros directivos en general, es m√°s facil verlas en la pol√≠tica pero en la vida diaria busca una empresa con mujeres en los altos cargos y es harto dificil. Por eso a mi lo de las figuras como tales me parece un canto de sirenas si no hay un verdadero cambio social.


  45. Bien. Mercedes. La pregunta es: ¬Ņc√≥mo? y ¬Ņhacia d√≥nde?


  46. Mercedes, lo lamento pero si la posici√≥n que tu manifiestas aqu√≠ es compartida por la l√≠nea mayoritaria del asociacionismo gay, lo que est√° claro es que hay desinter√©s, incluso hostilidad, a considerar acciones destinadas a incrementar la cuota de representantes LGBT en cargos p√ļblicos. Y eso, creeme, es un error cardinal que puede llegar a costar muy caro. Que siempre que se discuta de las cuestiones que nos interesan en las instituciones, haya que hacerlo en tercera persona porque no haya representaci√≥n de nuestra colectivo, es muy poco conveniente a medio y largo plazo, y sino al tiempo.
    Piensa por un momento que pasar√≠a si todo el universo de ciberpersonajes supuestamente LGBT construido en internet, o incluso con medios asociativos, diera un paso m√°s all√° y se convirtiese en media docena o m√°s de personas abiertamente homosexuales que fuesen los √ļnicos que hablasen desde cargos p√ļblicos, y en primera persona, de las cuestiones que interesan al colectivo. Seguro que en ese caso no me hablar√≠as ni de Pakist√°n ni de la India…











Escribe tu comentario

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar en nuestra página. No podremos admitir los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar el comentario poniéndose en contacto con el autor del mismo para comunicarle los motivos.

You must be logged in to post a comment.