Chicago podría contar con un instituto de secundaria para adolescentes gays y lesbianas

h1 Escrito el 10-10-2008 por Flick

birreteLa ciudad de Chicago, en Estados Unidos, podr√≠a contar en breve con un instituto p√ļblico de educaci√≥n secundaria especialmente concebido para que los adolescentes gays y lesbianas puedan cursar sus estudios en un entorno seguro, si finalmente las autoridades educativas dan v√≠a libre el pr√≥ximo d√≠a 22 a la propuesta del director de las escuelas p√ļblicas de Chicago, Arne Duncan.

La propuesta ha surgido como reacción a la alta tasa de abandono de los estudios que los adolescentes gays y lesbianas presentan, debido al ambiente homófobo de los institutos tradicionales.

El centro dispondr√≠a de una capacidad de hasta 600 estudiantes, y no ser√≠a un centro exclusivo para gays y lesbianas, sino que estar√≠a abierto a todos los chicos y chicas que deseen estudiar en √©l sin preguntarles en ning√ļn momento por su orientaci√≥n sexual. Aunque se regir√≠a por los mismos est√°ndares educativos que el resto de los institutos p√ļblicos de la ciudad, el temario incorporar√≠a algunos aspectos espec√≠ficos, como la presencia de la realidad homosexual en la historia o la literatura.

La ciudad de Nueva York, tambi√©n en Estados Unidos, dispone de un centro similar desde hace varios a√Īos, la Harvey Milk High School, cuyos resultados acad√©micos son por cierto claramente superiores a los del resto de los institutos p√ļblicos de la ciudad.


del.icio.us Guarda esta noticia en del.icio.us

10 comentarios en “Chicago podr√≠a contar con un instituto de secundaria para adolescentes gays y lesbianas”

  1. El mundo visto, a peque√Īa escala, desde la perspectiva que cotidianamente viven l@s heteros, es decir, siendo mayor√≠a social… al menos en un espacio de tiempo y lugar.

    Yo, desde luego, hubiera preferido estudiar en un instituto LGBT, en el que tod@s l@s les, gay, bi, trans, hubi√©ramos sido visibles y “abundantes” y hubi√©ramos tenido opci√≥n a relaciones profundas y sinceras de amistad, sexo, etc., desde la adolescencia.

    No tendr√≠amos problema ninguno en que nos hablaran de la realidad hetero con toda la profusi√≥n que quisieran, todas las charlas y materiales que quisieran, ni que hubiera heteros visibles, sin tapujos ni verg√ľenzas.


  2. Vaya idiotez mas sectaria… una cosa son las discos, y otra las escuelas.


  3. A mi tb me hubiera gustado estudiar en uno de estos, espero que algun dia lo haya, al menos que haya libetad de elegir.


  4. Y no seria mejor hacer de los institutos ya existentes unos lugares seguros para todo el mundo, incluidos gais y lesbianas?

    No se, digo yo, vamos.


  5. El aislamiento, la desconexi√≥n, la subordinaci√≥n… son terribles. Es nuestra situaci√≥n pasada y presente, que incide con graves repercusiones en la adolescencia.


  6. Interesante dicotomía la que se presenta y que seguirá sin resolverse. Frantic, ideológicamente estoy de acuerdo en lo que dices: el respeto a la diferencia y más concretamente la no discriminación por ser LGTB, claro que es la meta apetecible, en todas partes y a todas las edades.

    Sin embargo, la realidad es, adem√°s de tozuda, hom√≥foba. Nosotros -hablo por todos los de mi generaci√≥n que conozco personalmente- no pudimos tener una adolescencia corriente. Vale, alguno podr√° decir que la adolescencia “usual” no era para tirar cohetes o que aspiraba a ser algo distinto, a no ser una copia de lo que ve√≠a alrededor. Perfecto. En cualquier caso, no se nos dej√≥ elegir. Y en mayor o menor medida sufrimos la discriminaci√≥n en diversos grados.

    Actualmente, reconozco que las cosas han mejorado. Sin embargo, por el contacto que tengo con adolescentes, hay parcelas que siguen exactamente igual, sobre todo a determinadas edades. Evidentemente, la visibilidad es much√≠simo mayor, los referentes positivos son mucho m√°s numerosos (qu√© digo, al menos hay referentes p√ļblicos) y tambi√©n ciertas conciencias se han removido. Sin embargo, debajo de toda una fachada de progresismo, sigo viendo much√≠sima inseguridad ante determinadas situaciones que, en una primera ojeada, puede parecer que no existe.

    La verdadera prueba de fuego ser√≠a: sabiendo lo que sabemos, si tuvi√©semos hijos y nuestro hijo o nuestra hija nos dice que es gay o lesbiana… ¬Ņle enviar√≠amos a un instituto como el de la noticia de tener oportunidad?


  7. Me sumo al post de Frantic.
    Partiendo de la base que casi s√≥lo salgo por el “ambiente” y me encanta que haya locales s√≥lo para gais me parece aberrante la existencia de un instituto s√≥lo para GLTB.

    Lo que debe hacerse es crear planes de estudios donde el respeto (que no “tolerancia”) hacia gais y lesbianas est√© bien presente. Vamos: educar en el respeto a los chavales que en nada ser√°n adultos.
    Eso y en su defecto dejar claro a los adolescentes GLTB que ante las agresiones lo que deben hacer es plantar cara: s√≠ aquello del “rollo Stonewall” y eso…

    ¬ŅPara qu√© sirve un instituto s√≥lo de gais, lesbianas y transexuales?…


  8. Bueno, a mi me parece una experiencia interesante, no creo que en el instituto de Chicago vayan a preguntar a nadie sobre su orientaci√≥n sexual, si bien, y esto si es interesante, se supone, que, como m√≠nimo, nadie de los que solicite estudiar all√≠ tendr√° inconveniente en que sus compa√Īeros de escuela sean LGTB. A mi si me gustar√≠a haber podido tener un centro como este en mi adolescencia, la m√≠a no fue especialmente conflictiva, pero estoy seguro que habr√≠a podido desarrollar mi personalidad mucho antes, y mucho mejor.


  9. Interesante punto de vista el de Nazareno, creo que da en el clavo. Por supuesto que lo ideal ser√≠a que no se discriminara a los alumnos lgtb en ning√ļn instituto, pero como dice Carrington, la realidad es muy tozuda, y sabemos de sobra que ese ideal no se cumple en ning√ļn sitio (aunque la labor que est√°n llevando a cabo en ese sentido en el instituto Duque de Rivas, en el municipio madrile√Īo de Rivas-Vaciamadrid, por ejemplo, es encomiable).

    Por tanto, no se trata de crear espacios exclusivos para alumnos lgtb, sino espacios donde los alumnos lgtb no se sientan discriminados ni rechazados. Sobre todo en barrios marginales de grandes ciudades, donde todos sabemos que la violencia juvenil hace acto de presencia con demasiada frecuencia.

    Me imagino que a ning√ļn chico hetero se le va a expulsar de esos centros por ser hetero (aunque me imagino que s√≥lo por matricularse all√≠, en su entorno le pondr√≠an enseguida la “etiqueta” de lgtb aunque no lo sea, cosa que a muchos les echar√≠a para atr√°s a la hora de matricularse). Y lo que es m√°s importante, a ning√ļn adolescente lgtb se le va a obligar a ir a esos centros. Creo que es una situaci√≥n paralela a la que se da con los locales de ambiente: a ning√ļn homo se le obliga a ir si no quiere, a ning√ļn hetero se le pide el “carnet de homo” en la puerta.

    Sólo el tiempo nos dirá si es una medida acertada o no.


  10. Lobo, es que no es exclusivo el de chicago. no preguntan por orientaciones sexuales, que es distinto











Escribe tu comentario

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar en nuestra página. No podremos admitir los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar el comentario poniéndose en contacto con el autor del mismo para comunicarle los motivos.

You must be logged in to post a comment.