Homofobia ‘liberal’ (1)

h1 Escrito el 29-10-2008 por Nemo

EntendámonosDebo reconocer que la expresión homofobia liberal, difundida en los últimos años por autores tan respetables como Daniel Borrillo o Alberto Mira, a mí personalmente me suena a oxímoron. Es decir, a algo así como fuego helado, caos bajo control o la libertad es esclavitud. Al fin y al cabo, ¿no es el liberalismo el sistema de pensamiento que, desde el principio, ha defendido la igualdad esencial de los seres humanos, y a partir de ésta, el derecho de todo individuo a ver reconocidos por la sociedad y el Estado unos derechos que le permitan vivir en libertad? Todo ello lo encontramos ya en uno de los textos clave de los orígenes del movimiento liberal, la Declaración de independencia de los Estados Unidos, de 1776, en cuyo preámbulo puede leerse: “Sostenemos como evidentes en sí mismas estas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos”.

No parece difícil hallar, en esa igualdad y en esos derechos inalienables a “la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad” que proclama aquel documento más que bicentenario, plena justificación para la reivindicación por parte de gais y lesbianas, trans y bisexuales de nuestro derecho a buscar libremente nuestra felicidad según nuestra propia personalidad y manera de ser, iguales en esencia a las de cualquier otro ser humano. Me parece, pues, genuinamente liberal argumentar que, dado que los LGTB somos iguales en dignidad humana a los heterosexuales, debemos serlo también en derechos y libertades. Y encuentro obvio que dicha argumentación choca frontalmente con el discurso homofóbico, que pretende que los LGTB no somos iguales al resto de la población, sino inferiores, y de esta idea extrae justificación para defender que se nos excluya, discrimine e incluso persiga social y/o legalmente.

El liberalismo, sin embargo, no es hoy meramente una idea abstracta, sino un pensamiento que ha tomado cuerpo en la historia para cambiar radicalmente el mundo, especialmente en su parte occidental. No tiene sentido, pues, concebirlo sólo en términos de un modelo ideal de lo que, a nuestro entender, debería ser el verdadero liberalismo. Vistas así, también podríamos hallar intrínsecamente contradictorias expresiones como homofobia cristiana (ya que en los evangelios no se encuentra homofobia explícita) u homofobia comunista (dado que discriminar a los LGTB parece impropio de un sistema que asegura tener por objetivo hacer realidad la igualdad de todos los seres humanos). Pero tomados como hechos históricos, y no como principios de platónica pureza, es innegable la existencia de un discurso y una práctica homofóbicas –de gran virulencia y brutalidad además– tanto en el cristianismo (1) como en el comunismo (2) realmente existentes.

Debemos, pues, ocuparnos también del liberalismo realmente existente y de su trayectoria histórica. Y al hacerlo, encontramos ejemplos de temprana y significativa coherencia entre las palabras y los hechos, entre el discurso liberal y su plasmación institucional: así, a la despenalización, por primera vez en la historia de Occidente, de la sodomía por parte de la Asamblea Nacional Constituyente francesa en 1791 siguió la paulatina extensión de dicha medida por Europa y otras partes del mundo gracias a nuevas revoluciones liberales a lo largo del siglo XIX. Para tropezarnos, sin embargo, con el reverso de la moneda basta cruzar el Atlántico: en los Estados Unidos de América, el principal redactor de la propia Declaración de independencia de 1776, Thomas Jefferson –que luego se convirtió en presidente del país y en una de las grandes figuras históricas del liberalismo– propuso tres años más tarde un nuevo estatuto penal para su propio Estado, Virginia, según el cual los actos de sodomía debían ser castigados con la castración. El hecho de que dicha iniciativa supusiera un intento –finalmente rechazado por las instituciones virginianas– de suavizar la ley entonces vigente en Virginia, que condenaba esos mismos actos con la muerte, no elimina la incongruencia entre la propuesta de Jefferson y lo escrito por él mismo en la Declaración de independencia. No fue ésta, por cierto, la única grave incongruencia en la vida de Jefferson, quien a pesar de haber establecido el principio de que “todos los hombres son creados iguales” poseía numerosos esclavos negros y –a excepción de los cinco de su mayor confianza– nunca llegó a emanciparlos: a su muerte, sus esclavos fueron vendidos como simples posesiones, para pagar las abundantes deudas contraídas por su amo.

Encontramos así que en el primer Estado soberano de la historia de la humanidad que se fundó sobre los principios del liberalismo, los EEUU, la persecución legal de la homosexualidad estuvo vigente hasta la década de 1960 en todo el territorio, e incluso hoy en día, a pesar de que en una fecha tan reciente como 2003 el Tribunal Supremo declaró inconstitucional y no válida la penalización de la sodomía, ésta sigue presente en los textos legales de 14 de sus estados federados, algunos de los cuales –como la Virginia de Jefferson, por cierto– no han renunciado aún a intentar aplicarla. Junto con el recuerdo de la trágica historia de la esclavitud y la posterior segregación y discriminación de la población negra de aquel país, estos hechos nos hablan con gran elocuencia de la enorme distancia que puede existir, y que de hecho ha existido y existe todavía, entre la mera enunciación de principios liberales genéricos y su traducción a la realidad legal y social.

(Continuará.)

Nemo

Notas:
(1) De ello me he ocupado en columnas anteriores como “Las raíces del odio” (1) y (2), “Contra natura”, “Gays y terremotos”, “Mártires valencianos” o “El amor en los tiempos de la Inquisición”.
(2) Ver las recientes columnas “Retorno de la URSS” y “Los judíos de Cuba”.

“Homofobia ‘liberal’ (2)” aquí.
“Homofobia ‘liberal’ (3)” aquí.
“Homofobia ‘liberal’ (4)” aquí.
“Homofobia ‘liberal’ (y 5)” aquí.

Otras columnas de la sección “Entendámonos” aquí.


del.icio.us Guarda esta noticia en del.icio.us

22 comentarios en “Homofobia ‘liberal’ (1)”

  1. ¡Bravo! ¡bravo!

    Sólo añadir una cosa, no sólo la posesión de esclavos fue una contradicción entre la teoría y la práctica de los fundadores de EE.UU. El genocidio sistemático de naciones enteras de amerindios, su confinamiento en reservas donde morían de hambre y los tratados incumplidos son la más grave.

    Incluso en la actualidad existen esas reservas donde el número de suicidos y de enfermedades es muy superior a la media. Es muy curioso que en los estados de sur algunas de estas tribus han reclamado sus derechos basándose en ¡las nuevas leyes de Indias españolas del siglo XVI! y han ganado los juicios.


  2. Muy bueno, Yo me descojono con elementos como Fan Fatal, que se autodenomina liberal, o con el cristofreak conocido como Elentir, que viene de HazteOir y, mucho antes, de Falange Española, y en su blog autodenominado liberal no hay día que no diga una burrada.


  3. Es bueno que las ratas totalitarias sigan rabiando.Se nota que les hacemos mucha “pupita” los que pensamos libremente y no, lo que les dictan desde Ferraz y aledaños.

    Gesualdo-Troll: Está muy mal que suplantes la identidad de amigos míos.Las ratitas están pero que muy rabiosas.:)


  4. Los cienes y cienes de gays “libeggales” y las fuertes asociaciones LGBT conservadoras hacen “pupita”.

    Y es cierto, después de ver esto tengo la mandibula desencajada de tanto reírme.

    Escolar.net


  5. El problema es que hoy se agrupan bajo el nombre de liberales muchos que son sencillamente de derechs y punto, y que no comparten ni la mitad de las doctrinas liberales. Si su bastión es Libertad Digital y la COPE ¿cómo se come que los liberales estén a sueldo de la Iglesia católica y asuman todos sus postulados, cuando durante toda la historia contemporánea han sido los principales enemigos de la monopolización de la moral por parte de la religión? A muchos de estos liberales de hoy en día les vendría bien leer algún liubro de historia del siglo XIX español, para que vieran dónde está el origen de su liberalismo y se pregunten dónde coño están ahora.


  6. Felicidades por tu artículo. Espero con impaciencia la segunda parte.

    Me ha hecho gracia lo que has comentado de Jefferson. Pensaba que era un cabrón por penar la sodomía con la castración, pero veo después que en realidad ésta era un mal menor frente a la pena de muerte con que Virginia penaba a los sodomitas.


  7. Dr Turbio: el segundo video de Escolar es probablemente lo más gracioso que he visto en meses

    ¿es real?

    ¿es el programa Aplauso, o Tocata?

    o me remonto más

    ¿Alta fidelidad?

    Nemo: estupendo leerte, como siempre


  8. pero aun me he reido MUCHISIMO más con este, la gente es la releche

    http://es.youtube.com/watch?v=9Hymqot8YTg&fmt=18


  9. En el segundo video, necesitan un milagro de la Virgen de Lourdes para que les ayude a llevar el ritmo con esas palmas. Fanfatal no sé de que amigo hablas pero si tienes queja, dísela a mi madre que fue la que me bautizó así :) Nervioso pareces tú, que sólo comentas cuando hablan de Fedeggico o de la Cope.


  10. Turbio: Yo me río bastante mucho más, cuando veo las charangas del Tío Honorio que se organizan en los pueblos tan “varguandistas” de Extremadura y alrededores. Sobre todo cuando en las PRIMERAS fiestas del orgullo gay extremeño salieron cuatro: La meme,la antonia,picahu y la cabra.Cuando vais a ver las charangas o a la Bebe(ese icono de modernidad!)¿vais con la boina y los refajos o los dejáis en el establo?

    Por cierto este vídeo es buenísimo. Es un icono progre en toda regla y aquí hay mucha presidenta del club de fans de esta señora:

    http://es.youtube.com/watch?v=s9TWPo7edbY


  11. Es buenísimo el vídeo y refleja a la perfección el look que se gasta el progresismo y la música que escuchan.Entre el cantante de Pignoise y estos rancios,está claro con quién me quedo.
    Por cierto Turbio: ¿Los “cienes” y “cienes”? o ¿Los cientos y cientos? :) Ya sabemos que a Ferraz le encanta eso de financiar a los mariprogres,a los matones que persiguen a la gente que no le baila el agua a Z, a Castro,Ahmamediyan… y en definitiva a toda la happy panda progre.

    Además hay cierta asociación LGTB que siempre es criticada por los aquí presentes y que está haciendo mucho bien y mucha “pupa” a los de siempre.


  12. Como siempre Nemo: excelente artículo.
    Pero esta vez mejor.
    Y excelentes comentarios (Gesualdo, Astyaro, Puto, Turbio, felivet: muy buenos).

    Y excelente (aunque previsible como todas sus bobadas cuando le tocan a su “nazi-pandi” imaginaria. Que ni les conoce ni le conocen. Losantos se dejó fotografiar con “ello” sólo pq le hizo gracia que existiese alguien más bajito que él…) la reacción del “libeggal enano/mascota con gorrita demodé”. Por como rebuzna esta vez el artículo le debe estar escociendo de lo lindo… ;-)

    Lo cual es otra prueba más de que es bueno, claro.

    Esperamos el resto, Nemo.
    ¡Enhorabuena!.


  13. Fanfatal, cari. ¿No podrías escribir un comentario sin las palabras “progre, mariprogre, progresía” o bien “ferraz”? Hijo es que eres taaaaaaaaaaaaaan plano, que ni poniéndote tacones logramos algo. Ale, un muaks.


  14. “Se cree el ladrón que son todos de su condición”
    Y en este caso,vacaburra se cree que somo todos como él;el cual se imagina que merienda donuts de mermelada con Petit y noches de sauna,vino(en tu caso calimocho)y rosas(más bien cactus) con montse Sistach.Es posible, que los hayas visto de lejos y de refilón,y que a que montse Sistach lo hayas visto en la sauna especial para gordas, a la que vas.Pero, de ahí a tomarte los donuts con Petit y los bocadillos de chorizo(más bien su chorizo)con monseñor va un trecho muy largo.

    Loro; ¿Ya terminaste de pastar con las cabritillas de los andes? :)


  15. Felicidades por el artículo, Nemo. Es una lástima ver cómo la derecha, incapaz de denominarse como tal sin sentir vergüenza, ha acabado envileciendo la que era una de nuestras palabras más hermosas: “liberal”.


  16. Parece ser que las cabritillas de Lorogrino se han venido con él y están rumiando en esta página.

    Sweetie :) ¿Cómo quieres que denomine a los fans de Rosa León y a su musa? ¿”neopunks”? hijo, es que eres taaaaaaaan trollllllllll y tienes tantos nicks, que ya no sabemos como llamarte. Tu amo lorogrino te reclama. Quick,quick honey. :)


  17. Bueno, en primer lugar, gracias a todos por comentar (que de veras se agradece, y mucho)… y a los que me habéis felicitado por el texto, pues nada, que sois muy amables :)

    Dr. Turbio: tienes toda la razón en lo que dices en tu primer comentario; es más, en el propio Thomas Jefferson podemos observar esa contradicción “entre la teoría y la práctica” en relación con los nativos norteamericanos a la que tú te refieres:

    “La actitud de Jefferson hacia la población india de los Estados Unidos siempre pareció tan profundamente paradójica como su actitud hacia la esclavitud… En varias ocasiones describió con gran énfasis a los indios de Norteamérica como una raza noble, víctima inocente de la historia… Pero por otra parte, fue durante la presidencia de Jefferson cuando se tomaron las decisiones básicas que supusieron la deportación de segmentos masivos de la población india a tierras al oeste del Misisipí… ‘las semillas de la extinción’ de la cultura nativa norteamericana se sembraron bajo el mandato de Jefferson. (Ellis, 1997).”

    Más sobre el tema aquí.


  18. Astyaro, Giorgio: pues sí, lamentablemente en España, y en Europa en general, la palabra liberal se ha convertido en la coartada con la que algunos reaccionarios (y más de un sinvergüenza) pretenden disfrazarse de modernos y superdemócratas… y bueno, luego están los que se proclaman liberales con mucho bombo y platillos sin tener apenas idea de de qué va eso (ni de casi nada, por otra parte). Yo personalmente me niego a regalarle a esa gente un término que, a pesar de no haber estado nunca impoluto, como vemos en este post –pero, ¿qué término del lenguaje político lo está?–, tiene una historia y un contenido demasiado nobles para ello. Y no olvidemos que en el mundo anglosajón –y especialmente en los EEUU– liberal significa ‘progresista’, por oposición a conservative.

    En cuanto a lo que dice Astyaro sobre lo contradictorio que resulta que hoy se pretenda presentar a la emisora de radio de los obispos españoles como bastión del liberalismo, sólo hay que recordar que el papa Pío IX condenó en 1864, en su Syllabus Errorum, toda una serie de “errores modernos? que según él eran contrarios a la verdadera fe católica; errores como que “El Romano Pontífice puede y debe reconciliarse y transigir con el progreso, con el liberalismo y con la moderna civilización.? Y la verdad es que la jerarquía católica jamás se ha reconciliado con ninguna de las tres cosas: simplemente, ahora tienen voceros a sueldo que, aprovechando el despiste y la desmemoria generales, se hacen pasar por liberales, civilizados y modernos.


  19. Nemo:El mejor sistema y donde mejor se puede desarrollar la comunidad LGTB es en el liberalismo o capitalismo(Llámalo como quieras)nunca en el socialismo.Por cierto, Jefferson era del partido demócrata.

    Alguien se ha encargado de escribir algo realmente inteligente:

    “De los tres modelos social-políticos (inspirados por Jiménez Losantos) que destacas yo me quedo siempre con el modelo Capitalista.

    Ya estoy oyendo las críticas, los gritos en el cielo de los absurdos “políticamente correctos? que no admitirán y que condenarán (¿dónde está la tolerancia?) una declaración como esta.

    Pues sí; creo en la individualidad; abogo por la diferencia de las personas, el clasismo y la diferencia social. Y solo porque la vida misma es así.

    Por favor, que no se me malinterprete. No estoy hablando de que me niegue a que la gente tenga oportunidad de poder acceder, de poder tener un buen trabajo, vida diaria digna y demás logros; eso lo reivindico, pero no tolero la comodidad y la vaguería así como la demagogia de muchos que solo quieren vivir del cuento. No soporto a aquellos estudiantes de carreras universitarias que consideran que por el mero hecho de pasar cinco años en la facultad (y copiar exámenes y no acudir a clases) tienen el derecho (y otros el deber de otorgar) a un puestazo con gran sueldo.

    No hija, no. Reivindico la capacidad de esfuerzo, la iniciativa, el tesón y la constancia. Solo con eso el éxito está asegurado. Al menos eso es lo que yo he vivido y sigo viviendo a día de hoy. Porque el acomodarse es malísimo….”

    http://blogs.libertaddigital.com/alaska-y-mario/londres-insomnios-capitalismo-e-individuos-3996/

    Hala, ahora al critiqueo y al despellejamiento tan innato en vosotros mismos.


  20. Fanfatal: Sin ánimo de incordiar, sólo una puntualización.
    No sé qué otro(s) partido(s) existían en los primeros años de Estados Unidos, pero no creo que sea válido decir que Jefferson era demócrata con intención de compararlo con lo que pasa hoy. El partido Republicano no existía en aquella época. Fue fundado mucho después por Abraham Lincoln, el mismo que abolió la esclavitud siendo presidente. O sea que en sus principios el Parido Republicano no era el partido conservador que es hoy; ya en el siglo XX la mayor oposición a la integración y el reconocimiento de derechos de los negros vino por parte de los republicanos, especialmente del sur.
    Con eso quiere decir que los papeles se pud3en invertir (y de hecho lo hicieron) y los que ayer pensaban una cosa, hoy piensan otra.

    Y no, por mi parte no vas a ser atacado por expresar una opinión bien fundamentada (esté de acuerdo o no) y sin ataques. A mí también me parece mejor el capitalismo, sin embargo reconozco que no es un sistema del todo justo. Mi posición tanto como la tuya como la de los que defiendan otros sistemas, son discutibles y por mi parte siempre estoy dispuesto a escuchar la otra campana.

    Sin embargo, cuando de derechos LGTB se trata, tanto EEUU como Alemania, Italia y otros bastiones de la derecha tiene poco que decir. Y no, no es que Cuba y la URSS sean mejores, pero sí el mayor aliado que tenemos ha sido la izquierda, toda vez que la derecha es demasiado conservadora y el centro es tan tibio e insulso como su nombre lo indica.

    Y no, por poco que a la derecha le guste el PSOE, éste no es ni de lejos un gobierno como el cubano, el chino o el iraní. Las libertades civiles están protegidas y existe la propiedad privada.

    Por supuesto, me gustaría intercambiar opiniones contigo, siempre y cuando se siga en este clima de diálogo.


  21. 1- El liberalismo extremo nos ha conducido a la situación mundial actual, y los aíses que más a están sufriendo son precisamente esos que más presumían de no intervenir jamás en las leyes del mercado. Claro que algunos direis que es culpa de Zapetero…
    2- Ese darwinismo social del que haces gala fanfatal también está en la base del nazismo. Evidentemente que el esfuerzo debe estar en la base del progreso individual, pero eso podrías contárselo a todos los niños de pa´pa qe van a universidades privadas teniendo un 4,5 de nota en bachillerato y se sacan sus títulos a fuerza de talón. Ese es el modelo que está imponiendo el liberalismo en Madrid.
    3- Muchos liberales que presumían de ello en esta época de crisis le vienen llorando a papá Estado para que les solucione sus problemas. El liberalismo de estos nuevos “pensadores” consiste en cuando hay ganancias todas para mi y que el Estado no se meta; cuando hay pérdidas que sea el Estado el que las asuma y a mi que me den una subención.


  22. Veamos, fanfatal: lo primero, intentemos aclarar de qué estamos hablando, porque las palabras del lenguaje natural suelen ser polisémicas y por ello se prestan con facilidad a la confusión. Si por liberalismo entendemos ‘democracia liberal’ (o sea, el sistema que hoy en Occidente solemos llamar simplemente democracia y que surge de las revoluciones liberales de finales del siglo XVIII y de la mayor parte del XIX) y por socialismo entendemos los regímenes autodenominados socialismo real, es decir, regímenes de corte totalitario o autoritario dirigidos por partidos comunistas, entonces estoy de acuerdo en que el primero de estos sistemas es preferible al segundo, ya que aquél se caracteriza en principio por ser más respetuoso que éste respecto a la libertad individual, de modo que la minoría LGTB puede lograr en él (aunque históricamente eso ha sido muy difícil, ha costado enormes esfuerzos y aún hoy no se ha logrado plenamente) mayores garantías de poder vivir y desarrollarse en libertad.

    En cuanto a la identificación que haces entre liberalismo y capitalismo, es muy matizable. En mi opinión, es cierto que para que funcione la democracia liberal se requiere un cierto grado de libertad económica, pero ello no excluye absolutamente la intervención de Estado en el terreno de la economía. De hecho, en las democracias liberales de Occidente no se da hoy un capitalismo puro, sino más bien una economía mixta, en la que el papel del Estado es crucial a la hora de regular el mercado y la actividad económica (y cuando no lo hace suficientemente, o no lo hace bien, pasa lo que estamos viendo hoy con la crisis financiera global) y proporcionar servicios e infraestructuras. Personalmente no creo que reducir al máximo el papel del Estado en la economía –como proponen algunas teorías conocidas generalmente como neoliberales– conduzca a una democracia liberal más perfecta o más coherente: en una democracia liberal es fundamental que el poder del Estado esté limitado, cierto, pero también es vital que el Estado ejerza dicho poder para garantizar los derechos y libertades de todos los ciudadanos y su igualdad esencial, especialmente en favor de los más débiles, que tienen menos posibilidades de hacerse valer por sí solos. Si se deja al Estado en una situación demasiado débil, no podrá ejercer esa función, y los más fuertes podrán imponer sin trabas su voluntad y sus condiciones al resto. Lo cual tiene poco que ver con el ideal democrático liberal: más bien recuerda a la ley de la selva.











Escribe tu comentario

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar en nuestra página. No podremos admitir los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar el comentario poniéndose en contacto con el autor del mismo para comunicarle los motivos.

You must be logged in to post a comment.