Homofobia ‘liberal’ (2)

h1 Escrito el 04-11-2008 por Nemo

EntendámonosPor absurdo, contradictorio y hasta indignante que pueda parecernos que un sistema político y social teóricamente basado en la libertad del individuo se dedique a perseguir legalmente determinados actos sexuales realizados en libertad y en el ámbito privado por personas adultas, ésta ha sido la realidad durante largo tiempo, y hasta hace relativamente poco, en buena parte de los países que se consideraban democracias liberales. Ya mencionamos en la primera parte de esta serie el caso de los Estados Unidos de América, donde la penalización de la sodomía estuvo en vigor en todo el territorio hasta 1962, año en que fue revocada tan sólo en el estado de Illinois; cuando en 1969 tuvo lugar en Nueva York la revuelta de Stonewall, ningún otro estado había seguido aún el ejemplo de la tierra de Lincoln, y sólo a lo largo de la década siguiente fue extendiéndose dicho ejemplo por el mapa de la Unión. A principios del siglo XXI la sodomía seguía aún penalizada en 14 estados de los EEUU (en algunos de los cuales, como Tejas, sólo era delito si tenía lugar entre homosexuales), y quienes fueran condenados por semejante crimen podían verse sentenciados en Idaho a cadena perpetua, y en Michigan, a 15 años de cárcel (o a cadena perpetua si eran reincidentes).

En 1986 el Tribunal Supremo de los EEUU había dictaminado (en el caso Bowers contra Hardwick) que perseguir legalmente la sodomía no era contrario a la Constitución de aquel país. En 2003, sin embargo, el mismo órgano consideró (en el veredicto del caso Lawrence contra Tejas) su propia sentencia de 1986 como un error, de modo que la anuló y estableció por fin el carácter anticonstitucional de la penalización de los actos sexuales libremente realizados en privado por adultos. Con ello quedaron automáticamente invalidadas las leyes antisodomíticas aún vigentes entonces en el territorio de los EEUU, si bien ninguno de los estados que las mantenían ha querido revocarlas, y algunos todavía siguen intentando aplicarlas.

¿Por qué han tenido que pasar más de dos siglos para que las instituciones federales estadounidenses se dieran cuenta de que las leyes antisodomíticas eran contrarias a su sistema sociopolítico? Más aún, ¿por qué existieron esas leyes contrarias a la libertad individual y a la igualdad de todos los ciudadanos en un Estado nuevo que supuestamente tenía su fundamento en los principios liberales enunciados en la Declaración de independencia? Para responder a estas preguntas hay que partir de la base de que, por revolucionarias que fuesen las proclamas fundacionales de los Estados Unidos de América, en realidad dicho país no se construyó sólo sobre éstas, sino también sobre la herencia de las trece colonias británicas que están en su origen. Dado que dichas colonias se habían fundado a lo largo del siglo XVII y a principios del XVIII, no puede extrañarnos que en ellas se proscribiese la sodomía, tal como ocurría en la metrópolis, donde una ley de Enrique VIII había establecido a principios del siglo XVI que los actos sodomíticos (denominados buggery) serían castigados con la muerte. Tampoco sorprende que la sociedad de la América británica, en la que la religión tenía un papel fundamental (era el motivo mismo que había llevado a cruzar el Atlántico a varios grupos de los primeros colonos, alguno de los cuales, como los puritanos, pretendían crear en el Nuevo Mundo una nación de santos que sirviese de ejemplo a la vieja y pecadora Europa), compartiese sin reservas los viscerales prejuicios homofóbicos que las iglesias cristianas habían inculcado en la sociedad europea durante más de un milenio, y en los que en definitiva hallaban justificación y fundamento las leyes que penalizaban la sodomía.

La homofobia social y legal se incorporó pues al nuevo Estado como un elemento procedente no de la ideología liberal e ilustrada que reflejan sus documentos fundacionales, sino de un sistema dogmático de creencias muy anterior a ésta, y que resultaba esencialmente ajeno e incluso hostil al nuevo pensamiento. El conflicto entre ambos sistemas se expresaría después en la sociedad estadounidense, como era de esperar, en muchas de las polémicas que la han dividido históricamente y hasta hoy mismo: es el caso, por poner un par de ejemplos, de la que nos ocupa, sobre la penalización de sodomía, o también de la del creacionismo (o su nueva marca, el diseño inteligente) versus la ciencia moderna.

Muy significativas resultan las palabras con las que el presidente del Tribunal Supremo de los EEUU Warren E. Burger justificó, en el veredicto del caso Bowers contra Hardwick, su voto favorable a la constitucionalidad de las leyes antisodomíticas. Alegaba Burger que “la conducta homosexual” había sido perseguida por el Estado “a lo largo de la historia de la civilización occidental”, dado que “la condena de dichas prácticas está firmemente enraizada en la moral y la ética judeocristianas (…) La ley de Inglaterra, incluyendo su prohibición de la sodomía, se convirtió en la ley heredada por Georgia y las demás colonias (…) Sostener que el acto de la sodomía homosexual está protegido de algún modo como un derecho fundamental sería dejar de lado milenios de enseñanza moral.”

Salta a la vista el enorme contraste existente entre, por un lado, la Declaración de independencia, que se atrevía a afirmar el derecho a romper con el pasado y con todo poder que llegase a ser destructivo para el principio de igualdad entre los seres humanos y para el derecho “inalienable” de éstos a “la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”, y, por otro lado, el texto de Warren, que pretendía atar a los ciudadanos de los EEUU a “milenios de enseñanza moral” judeocristiana pasando por encima de su igualdad esencial y sus derechos inalienables. Quizá sería más adecuado, pues, entender la persecución legal de la homosexualidad en democracias liberales como los EEUU, más que como homofobia liberal propiamente dicha, como homofobia tradicional cristiana dentro del sistema liberal.

(Continuará.)

Nemo

“Homofobia ‘liberal’ (1)” aquí.
“Homofobia ‘liberal’ (3)” aquí.
“Homofobia ‘liberal’ (4)” aquí.
“Homofobia ‘liberal’ (y 5)” aquí.

Otras columnas de la sección “Entendámonos” aquí.

Noticia meneada


del.icio.us Guarda esta noticia en del.icio.us

32 comentarios en “Homofobia ‘liberal’ (2)”

  1. Dado que el próximo miércoles por la mañana será rico en noticias de gran interés (y esperemos que buenas) relacionadas con los procesos electorales de los EEUU, adelantamos excepcionalmente esta semana al martes la sección “Entendámonos”, con una columna que trata precisamente del país que hoy acude a su cita con las urnas.


  2. Nemo, mis más sinceras y entusiásticas felicitaciones por esta magnífica (a mi parecer ¿eh?) clase de historia. Espero con ansia la segunda parte.

    Plas plas plas plas plas plas plas plas plas plas plas plas


  3. Estupenda columna, Nemo. De las mejores que he leído últimamente.


  4. Da gusto leer un artículo bien escrito y con datos. A diferencia del siguiente ejemplo de un diario “liberal” español.

    Me salgo del tema, más o menos, pero hace poco buscaba unas declaraciones de Aguirre y me encontré con esto, en el diario digital de Jiménez Losantos:

    Aguirre propone enseñar “valores constitucionales y occidentales” frente al modelo de Alí Baba y los 40 maricones

    Esto es lo que recordaba, sin embargo leyendo la noticia (El Mundo y LsD comparten esa desagradable costumbre de decir una cosa en el titular y otra en la noticia) me di cuenta de que no era del todo cierto

    La publicación de una guía para profesores de Educación para la Ciudadanía que recomienda la lectura en clase del cómic Alí Baba y los 40 maricones, una guía de sexo seguro para gays o un catálogo con “artísticas fotografías” para la práctica de la homosexualidad. (…)

    Esperanza Aguirre no tenía conocimiento de todo esto. “¿De verdad?”. Preguntó incrédula cuando el director de La Mañana profundizó en el contenido de esas recomendaciones.

    Es decir se le presenta una mentira (ya hablamos de ella aquí en su momento) para que responda que no está de acuerdo y entonces poder el “argumento de autoridad” tan querido por los derech… digo liberales españoles.

    Esta llamada histérica al odio es lo más contrario al liberalismo que uno se pueda encontrar.


  5. Estupenda Nemo… Me va a gustar leer esa continuación…


  6. estoy deseando que llegues a la homofobia liberal española

    genial, como siempre


  7. Creo que Lincoln nació en Kentucky, aunque luego haría carrera en Illinois.


  8. SE TE OLVIDA HABLAR DEL ISLAM, SERAS PATETICO!!! DIME UN PAIS MUSULMAN DONDE LOSGAYS TENGAN DERECHOS? O LOS CRISTIANOS? O LAS MUJERES? O DONDE TENGAN PRIVILEGIOS DE SALIR A LAS CARROZAS DEL DIA DEL ORGULLO GAY???

    ME PARECE FLIKI ESTA CARTA, LA VERDAD AGARRAROS FUERTES . LOS MUSULMANES ESTAN DANDO FUERTE EN EUROPA, Y A NOSOTROS NOS PIDEN LA PENA DE MUERTE CON LAPIDACION

    MUCHA CRITICA CONTRA LA IGLESIA, COSA Q ELLA NO NOS MATARIA

    PERO SI LA RELIGION DE LOS PSOE Y CEROLO EL ISLAM

    A VER QUIEN NOS SALVA EL DIA DE MAÑANA

    SOIS UNOS BOCAS,

    GAYS VOTANTES DE ESPAÑA 2000


  9. Muchas gracias a todos, encantado de que os haya gustado.

    Dr. Turbio: toda la razón. Interesante el apunte sobre esos liberales de pega… ¿o habría que llamarlos liberalclericales?

    Jack: todo llegará, aunque seguramente primero pasemos por algún otro lugar…

    zarevitz: tienes razón, por supuesto. Lo he corregido ya, eliminando la palabra “natal” y poniendo lo de “tierra de Lincoln” en cursiva. El caso es que “Land of Lincoln” es el apodo (nickname) del estado de Illinois (uno de los dos apodos en realidad; el otro es “The Prairie State” (’el Estado de la Pradera’ -sí, suena como la serie aquella de Michael Landon de hace mil años… qué recuerdos-), y de ahí el error… Por cierto, ¿no tendría gracia que en el futuro se cambiase el apodo en cuestión por el de “Land of Lincoln and Obama”? La verdad es que sonaría bien: del presidente que hizo posible la liberación de los esclavos al primer presidente negro… También tienen en común que, aunque ninguno de los dos nació en Illinois, ambos identificaron sus orígenes políticos con dicho estado. Claro que puede ser que dentro de unas horas nos encontremos con que eso de “el primer presidente negro” tenga que dejarse para más adelante… aunque yo espero que no, claro.


  10. Documentada y oportuna tu aportación. Ya se sabe que los liberales no suelen serlo tanto cuando de la bragueta y del corazón se habla. Más bien se centran, los de allá y los de acá, en el bolsillo.

    Saluducos


  11. El mismo tostón seudohistórico de siempre, el mismo estilo cursi entre los cursis de siempre y la misma letanía final: ¡Qué mala es la tradición judeocristiana! Lo único que cambia es la tradicional secuela de plas, plas, plas, reducida de veinte a seis o siete, lo cual es un alivio.
    Cuando Albania fue declarada el primer régimen oficial ateo de la historia por los dirigentes marxistas-leninistas, se arrancó de cuajo la tradición judeocristiana y, paralelamente, se persiguió a muerte la homosexualidad.
    Ya está bien de demagogia anticristiana.


  12. Totalmente de acuerdo con Moncho, incluido lo de toston cursi


  13. Que fácil es criticar, ¿cuando podremos ver una columna o carta de Moncho o de Bright publicada en dos manzanas?

    Así a lo mejor podremos saber lo que pensáis y como escribís.


  14. Las mias las veras dentro de poco


  15. No es obligatorio leer las columnas de nemo, ya que tanto os desagradan. Aunque lo de Pandafilando de la Fosca Vista ya empieza a ser preocupante, parece un transtorno obsesivo.


  16. Poca tradición judeo-cristiana tiene Albania jomío. En todo caso será judeo-musulmana, ya que en esa zona la mayoría de la población es de la última religión revelada monoteísta


  17. En cuanto a lo de acabar con “plas plas plas”, tengo que declarar que yo acabo mis post como me sale de la punta del nabo. Dicho sea ésto a quien pueda interesar.


  18. “Ya se sabe que los liberales no suelen serlo tanto cuando de la bragueta y del corazón se habla. Más bien se centran, los de allá y los de acá, en el bolsillo.” (Rukaegos)

    Bueno, amigo Rukaegos, lo que dices es cierto aplicado a algunos que pasan por liberales en países de “acá” como España o Italia (donde el liberalismo se supone que lo encarna ni más ni menos que Berlusconi), pero te recuerdo que “allá”, esto es, en los países anglosajones y especialmente en los EEUU, liberal significa ‘progresista’. Un uso que a mí me parece mucho más coherente que el de aquí, la verdad.

    Salutacions afectuoses.


  19. Que cuando les pisan el callo de la religión (que parece que lo tienen muy sensible) algunos salten de inmediato como impelidos por un resorte no deja de resultar gracioso; que luego sean incapaces de aportar nada (ni un razonamiento, ni un dato) que desmienta ni una sola coma de ese texto que tanto les ha escocido, y en consecuencia llenen sus comentarios una y otra vez con las mismas descalificaciones de parvulario… eso da una cierta vergüenza ajena. En fin.


  20. ¿Berlusconi no era el amigo de Betino Craxi?,¿el presidente de los socialistas italianos?

    El fiscal pide procesar a Berlusconi por financiación ilegal del partido de Craxi.

    “La fiscalía de Milán pidió ayer el procesamiento de Silvio Berlusconi por presunta financiación ilegal del Partido Socialista Italiano (PSI) cuando lo dirigía Bettino Craxi”

    [enlace a elpais.com]

    Oye y a su vez,¿Betino Craxi no era amigo de Felipe Gonzalez,y por eso mismo el gobierno de Felipe González condedió la licencia de Tele 5 a su propietario, Berlusconi?

    ¡Qué bien que están las hemerotecas! :)


  21. Fanfatal: si lo que pretendes decir con tu último comentario es que Berlusconi no es un liberal genuino, entonces estoy de acuerdo contigo.


  22. Bueno, en todo ese ataque de argumentación de hemeroteca se te olvidan, fanfa, las sucesivas y exitosas intentonas de Berlusconi de atar monopolios a sus empresas, de pervertir la Justicia desde el Parlamento ….

    Pero sigue así, chico. Que eso es argumentación y no la ortografía a la que nos tienes acostumbrado

    Plas plas plas plas


  23. Odiseo, te vas a escocer las manos…


  24. Que el odiseo nos dé clases de ortografía,cuando en su artículo pedante y cursi titulado: “El asesino fue el secretario” Miss Rottermeyer nos coloca una tilde a “fué”; felizmente corregido a las dos horas de publicarlo,tiene su guasa. :)


  25. Nemo: leo tu columna tarde y te felicito tarde.

    ¿Qué número de “plas, plas” hace el mio, que no he echado la cuenta? ;)


  26. Pues sí, muy interesante. Al menos yo seguiré con interés lo siguiente que venga.

    Y, para que conste, plas plas plas. Saludos


  27. Muchas gracias, Odysseus, Crasamet, Carrington.

    Lástima que el día de hoy, una fecha histórica en el camino de la superación de una de las grandes vergüenzas de la historia de los EEUU, el racismo, se vea empañado por la derrota en California de quienes luchan por la superación de otra gran vergüenza histórica de aquel país, la homofobia. Eso sí: por un estrecho margen y con un porcentaje de votos diez puntos por debajo del que obtuvo hace ocho años en aquel mismo estado otra propuesta homofóbica similar; siendo optimistas podemos deducir de esto que la conciencia de que la discriminación contra gais y lesbianas es algo injusto e insostenible se va abriendo paso en la sociedad californiana y estadounidense, aunque sea (muy) poco a poco.

    En cualquier caso, el resultado de California debe servirnos para valorar en su justo mérito los avances que hemos conseguido en nuestro país, y también para tener muy presente lo importante que es que los gais y lesbianas trabajemos por la igualdad legal y social con el resto de la ciudadanía, ya que quienes están empeñados en inferiorizarnos son poderosos y no van a descansar. Ni en California ni en España ni en ningún sitio.


  28. Moncho: Sigues confundiendo las cosas.

    Es interesante lo que dices de Albania, pero aunque se hubiera puesto fin a la “tradición judeocristiana”, el ´regimen marxista-leninista era uin régimen totlaitario. No creas que algun comentarista habitual de este blog va a elogiar los logros del comunismo totlaitario de Europpa del Este o que le agradezca por “poner fin a siglos de tradición judeocrisitana”. Que a mí me gustaría ver desaparecer todas las religiones, pero no lo haría por la fueraza aunque tuviera el control del mundo (aclaro, por las dudas, que no lo tengo).

    Si se declaró un estado ateo es porque los comunistas son en general ateos. Dividen la Iglesia del Estado, como debe ser (uno de los pocos puntos a su favor), pero en un país donde no exite libertad de expresión, de concienca, de movimiento, etc., eso no tiene importancia alguna. ¿Para qué quitarle poder a una religión opresora, si la gente va a ser oprimida de igual manera (o peor) por un gobierno tiránico?


  29. Y para no fastidiar a Moncho, Nemo, esta vez no vas a recibier “plas, plas, plas” de mi parte. Así que ahí van mis aplausos: Clap, clap, clap :P

    Al troll del “Bloq Mayús” bloqueado… Sigue votando a España 2000, y llegarás ocho años tarde a la realidad. Y el año que viene, nueve, y así sucesivamente.

    A ver si alguien se contacta con el Gobierno o la FELGTB para encontrar al Sr. “Cerolo”, que nadie lo conoce. Hombre, si ni sabes cómo se escribe su apellido, no me extraña que lo critiques donde no va a leerte. Que seguro intentaste llamarle, peor no lo encontraste en la guía telefínca. Sugerncia: No lo busques en la “C” :P


  30. Gracias, Martín. Un saludo afectuoso.


  31. Bueno, por fin he encontrado un ratito para leer tu columna, Nemo. Excelente, como siempre. Lo de no derogar las leyes, algo que no conocía hasta ahora, no es una simple anécdota. Un día, el Tribunal Supremo podría volver a cambiar su criterio, y no seria necesario elaborar leyes nuevas, las viejas se podrían comenzar a aplicar de inmediato (eso ya ocurrió en Massachussets con la famosa ley de 1913).

    Si alguien se piensa que una marcha atrás de esa envergadura no sería posible en nuestro “liberales” regímenes, les recomiendo que se repasen la cuestión del derecho al aborto en los USA, donde llevan ya varias iniciativas sometidas a referendum para intentar que el Tribunal Supremo, que ahora cuenta con numerosos magistrados designados por Bush, revise su sentencia de los años 70 sobre el particular.

    En nuestro propio país, sobre esta última cuestión, hace muy poquito, hubo alguna que otra acción judicial sobre el particular, y eso que ya hay una ley aprobada hace décadas, y que parecía una situación consolidada.

    Y no hay que olvidar que, también en nuestro país, llevamos 3 años a la espera de una sentencia del Tribunal Constitucional impulsada por el principal partido de la oposción, sobre nuestro derecho a contraer matrimonio.


  32. Muchas gracias por tus palabras, Nazareno. Desde luego, no es ninguna anécdota lo de que no se haya querido derogar esas leyes. Y no es tampoco un caso aislado: la Constitución del estado de Alabama sigue ordenando, aún hoy, la segregación racial en el sistema escolar:

    Separate schools shall be provided for white and colored children, and no child of either race shall be permitted to attend a school of the other race.

    (Artículo 256)

    Dicho artículo no ha podido ser aplicado desde mediados del siglo pasado, al haber quedado invalidado por las sentencias del Tribunal Supremo de los EEUU contra la segregación escolar. ¿Por qué, entonces, no ha sido suprimido de la Constitución de Alabama?

    Hay que tener en cuenta que el documento en cuestión se redactó y aprobó en 1901 con el objetivo, proclamado ante la propia Convención Constitucional por su presidente en su discurso inaugural, de “establecer la supremacía blanca en este estado”. Se trata, pues, de una constitución concebida al servicio de la ideología racista y que continúa aún al servicio de ese mismo objetivo, aunque ahora se vea reducida a “establecer la supremacía blanca” en el terreno de lo simbólico, el cual por otra parte no es para nada irrelevante.

    En 2004 se sometió a referéndum una propuesta para suprimir este y otros apartados manifiestamente racistas de la Constitución, y fue derrotada -aunque por escaso margen- en las urnas. Entre los líderes de quienes se oponían a eliminar los apartados racistas en cuestión destacaba John Giles, el entonces presidente estatal de la Coalición Cristiana, el grupo politicorreligioso que hace unos años representaba más claramente la ultraderecha cristiana de los EEUU y que ejercía un enorme poder dentro del Partido Republicano. No es casual, por supuesto, que ésta sea la misma gente que combate con virulencia contra la igualdad de las personas homo y heterosexuales: la supremacía blanca debe ir acompañada, en lo que para ellos es el orden natural de las cosas establecido por Dios, de la supremacía heterosexista.











Escribe tu comentario

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar en nuestra página. No podremos admitir los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar el comentario poniéndose en contacto con el autor del mismo para comunicarle los motivos.

You must be logged in to post a comment.