Finalmente Chicago no contará con un instituto para adolescentes gays y lesbianas

h1 Escrito el 20-11-2008 por Flick

chicagoHace poco más de un mes, dos manzanas informaba de la posibilidad de que la ciudad de Chicago contara con un instituto público de educación secundaria en el cual estudiantes gays y lesbianas estudiaran en un entorno libre de homofobia. Finalmente los promotores del proyecto han retirado la propuesta tras la presión política ejercida para “suavizarla” por parte de la oficina del alcalde, el demócrata Richard M. Daley.

El proyecto había surgido como reacción a la alta tasa de abandono de los estudios que los adolescentes gays y lesbianas presentan, debido al ambiente homófobo de los institutos tradicionales. No se hubiera tratado, sin embargo, de un centro exclusivo para gays y lesbianas, sino que hubiera estado abierto a todos los chicos y chicas que desearan estudiar en él, sin preguntarles en ningún momento por su orientación sexual. El temario incorporaría algunos aspectos específicos, como la presencia de la realidad homosexual en la historia o la literatura. El proyecto era similar al de la Harvey Milk High School de Nueva York, cuyos resultados académicos son superiores a los del resto de los institutos públicos de su ciudad.

No obtante, eso no ha sido suficiente para la oficina del alcalde, que consideraba que la iniciativa podía ser “segregadora”. Finalmente, los promotores la han retirado antes de que se procediera a su votación por el Consejo Escolar de Chicago, tras ver como la propuesta original había sido “reversionada” para eliminar del enunciado de sus objetivos cualquier referencia a la orientación o a la identidad sexual de los estudiantes y sustituida por un vago objetivo de que “los estudiantes se sintieran seguros y valorados por lo que son”.

No obstante, los promotores de la iniciativa no tiran la toalla y ya han manifestado que lo volverán a intentar en el futuro.


del.icio.us Guarda esta noticia en del.icio.us

15 comentarios en “Finalmente Chicago no contará con un instituto para adolescentes gays y lesbianas”

  1. Menos mal porque la segregacion NO MOLA integracion, explicacion etc etc pero eso de hacernos guettos desde jovencitos nasty de plasty.


  2. Yo también me alegro. Todo ese esfuerzo lo tienen que invertir en fomentar la integración en TODOS los institutos. Necesitar un sitio aparte es un fracaso.


  3. Ya, claro, la integración es lo ideal. Pero como no es real y se admite el derecho de veto de los ultra-”religiosos” a la hora de intervenir en una educación profundamente pro-diversidad, estas iniciativas las considero símbolos de denuncia de la situación “sutilmente” segregadora en la que nos encontramos.

    Me gusta que Flick haya resaltado los buenos resultados académicos del Instituto que ya existe en Nueva York. ¡¡A mí me hubiera gustado haber ido a uno así y no al que fui!!


  4. Sería interesante preguntar a los estudiantes gays y lesbianas que asisten al instituto Harvey Milk de Nueva York si se sienten en un ghetto o por el contrario se sienten en un lugar donde pueden desarrollar su vida acádemica con normalidad,no son menospreciados por sus compañeros de palabra y obra y su “realidad gay y lesbiana” es reconocida e incluida en los curriculums. Yo tengo bastante clara la respuesta, y no soy vidente.
    Tampoco se le tiene que olvidar a nadie que a un centro de este tipo se asiste voluntariamente, nadie te obliga.


  5. No sé chicos, no sé qué pensar de está idea. Sí que tiene algo de guetto, pero también es verdad que le evitaría bastantes quebraderos de cabeza y traumas a algunos alumnos. Yo creo que los alumnos gays no necesitamos ir a una escuela gay-lebi para rendir mejor, de hecho creo que puede ser contraprocducente, porque luego se tendrán que enfrentar a la vida real, ámbito éste aún discrimandor. Ya presentar un curriculo donde dice que estudiaste en esa escuela te cierra las puertas en algunos puestos ofrecidos por conservadores. Yo no estoy a favor, es otra manera de esconder so pretexo de proteger. Me gustaría saber efectivamente su opinión.


  6. Yo sigo pensando lo mismo que dije en su día: ¿por qué no se dedican todos estos esfuerzos en hacer de los centros educativos existentes unos entornos libres de homofobia en vez de crear guetos?


  7. Una cosa muy diferente es un ghetto al que te obligan a ir y te prohiben expresarte o salir (por ejemplo el ghetto judío de Varsovia o el ghetto heterosexual de mi instituto) y otra cosa muy diferente es un lugar al que decides ir voluntariamente y donde no hay diversidad (por ejemplo una discoteca pija, un monasterio, una herriko taberna, un club de fumadores o el instituto este). Quede claro.

    Cada vez que surge este tema en internet y en la calle me encuentro con cientos de personas contra los ghettos, pues oye cuando en el colegio católico SEK no admitieron a la hija de un matrimonio de dos mujeres no vi ninguna manifestación, ni un aluvión de cartas al director ni nada.


  8. ¿Por qué no nos hemos indignado en España, desde hace años, contra los guettos que representan los centros concertados católicos?


  9. Creo que en los comentarios críticos con el Harvey Milk y la posibilidad de un centro similar en Chicago se elude un problema fundamental. El Instituto Harvey Milk nació para acoger a alumnos DESESCOLARIZADOS y con FOBIA ESCOLAR(perdón por las mayúsculas, pero quería resaltarlo) debido al acoso homófobo, lesbófobo o transfobo que venían sufriendo en sus centros de origen.

    Los resultados del Milk demuestran lo importante que es para un adolescente crecer en un entorno limpio y seguro, y a ciertos años ya de distancia queda claro que muchos chicos y chicas habrán salido del riesgo de exclusión social gracias a este centro.

    ¿Que hace falta invertir tiempo, recursos, ideas en que todos los centros escolares sean seguros para los adolescentes lgtb? Por supuesto. Pero mientras eso se consigue, me parece fantástico que se permita a los que hoy han estado viviendo un infierno personal encontrar su lugar. Os parecerá contradictorio pero el Milk no es un ghetto, sino un antídoto contra el ghetto, porque ha dado a esos chicos y chicas seguridad, formación y recursos para madurar, elegir y poder acceder a todos los espacios sociales.

    Retomando la idea que apunta leo, la de que los estudiantes gays no necesitamos (necesitábamos en mi caso) ir a un centro gay para rendir es evidentemente cierta. Pero los estudiantes del Harvey Milk, esos en concreto, sí.

    Saluducos


  10. Yo pienso que el concepto de ghetto para empezar es muy relativo, pues por ejemplo ¿un bar de ambiente es un ghetto? En todo caso es un ghetto donde la gente va voluntariamente…
    No creo, como dice leo, que ir a una escuela de este tipo sea contraproducente para nada, más bien lo contrario.Con la realidad exterior y el ambiente homófobo y la norma heterosexista te vas a encontrar de todos modos, pero sí en esos años clave de la formación y el desarrollo como persona LGTB encuentras un ambiente más respetuoso y tolerante puedes salir con mucha más fuerza para enfrentarte al mundo, sintiéndote más querido y repetado.A mí también me hubiera gustado ir a un instituto de éstos…y no es que lo pasara especialmente mal pero habría sido más yo mismo y creo que hubiera tenido más autoestima en esa etapa de mi vida.
    Lo ideal sería que no existieran, pero no me parece que su existencia sea promover la exclusión, sino más bien como dice Javier V. es un símbolo de denuncia,y ésto es compatible con que se tomen medidas para combatir la homofobia en los centros de estudio “normales”.


  11. Los niños homosexuales tienen todo el derecho a asistir a clase con los demás y en las mismas circunstancias de respeto. Ese es el punto de partida, reconocido, además, por la ley. El gueto escolar para homosexuales puede ser más cómodo pero, a la larga, mucho más contraproducente ya que les creará un mundo de ficción y se darán el trompazo.


  12. Bueno, supongo que este debate ya es algo viejo, más o menos se dieron las mismas posturas cuando hablamos de Nueva York. Yo creo que este tipo de experiencias es muy interesante.

    No se trata de crear un ghetto, sino de poner de relieve como la homosexualidad y los homosexuales son tratados como marginales en las escuelas “normales”, donde la normalidad consiste en que si eres heterosexual llevas una vida mucho más tranquila que si eres homosexual, durante un período de la existencia especialmente delicado y sensible.

    Un centro de estas características sería un lugar donde ser homosexual o heterosexual no determinaría, respectivamente, una situación de ventaja y otra de discriminación. Sería precisamente un centro donde la orientación sexual no sería relevante para los que asistieran. Exactamente lo contrario de lo que ocurre ahora mismo en absolutamente todos los centros de enseñanza.

    Los brillantes resultados académicos del ejemplo neoyorquino no son más que la lógica consecuencia de que los alumnos no se ven sometidos a la discriminación, cuando no la violencia, por razón de su orientación sexual.

    Es lógico que, visto como se rompe una vez más el tópico homófobo en centros de ese tipo, se produzca una gran resistencia a su creación.


  13. La homofobia campa a sus anchas dentro de los centros educativos de todo el mundo. Ese es un hecho indiscutible y, muy lamentablemente, en la gran mayoría de los casos, totalmente ignorado. Bueno, en realidad la homofobia campa a sus anchas en las sociedades del todo el mundo, no sólo en instituciones concretas de las que podamos huir, por lo que efectivamente, tal y como alguien apunta por ahí arriba, en cierto modo sería inútil crear un medio digamos “artificial� para que los niños y adolescentes LGTB pudiesen desarrollar con tranquilidad una vida académica si luego van a salir al mundo y se van a dar de bruces contra una sociedad hostil que les va a poner la zancadilla a la primera de cambio. Si la burbuja estalla al poner el pie fuera de las paredes del centro las consecuencias sí que pueden ser dramáticas. Sin embargo, sí que creo que iniciativas de éste tipo pueden ser entendidas de manera positiva y no me parece mal que algunos alumnos que por su orientación y/o identidad sexual han estado sujetos a una presión completamente inhumana, lo que ha terminado repercutiendo negativamente, no ya sólo en sus estudios, sino también en su vida personal, puedan estudiar y socializar con gente que no les prejuzge ni desprecie por ser como son y se les den las mismas oportunidades de tener un desarrollo afectivo y emocional similar al de los alumnos que no comparten su sexualidad. La idea de educar a los heteros para que aprendan a aceptar y respetar la diversidad sexual es (aparte de ingenua) muy bonita, no digo yo que no, pero bastante complicada de llevar a cabo, al menos a un corto plazo, sobre todo porque la mayoría de ellos no están dispuestos a dejarse enseñar (entre otras cosas porque el tema les importa una mierda, seamos sinceros) o a que alguien explique a sus hijos que la homosexualidad es tan natural y respetable como la heterosexualidad.

    Por supuesto rechazo completamente el término gueto, palabrota que odio y que ya empieza a sonar cansina, a parte de por estar muy mal encajada dentro de éste contexto y por remitirnos una y otra vez al mismo y eterno debate, por ser tremendamente parcial y sesgada en la boca de algunos ¿por qué esto es un gueto y (por poner un ejemplo) los centros privados católicos no?


  14. En los colegios concertados (y que pot tanto pagamos todos) se enseña que la HOMOSEXUALIDAD ES UNA ANOMALÃ?A en plan que te quedaste a mitad de tu desarrollo como persona (por lo de la fase “gay” cuando eres adolescente). Cambiar eso, es bastante difícil, pero bueno.

    Se supone que EpC tiene como objetivo integrar a los alumnos, pero viendo como la están tergiversando… dudo mucho de la utilidad que tiene finalmente.

    Así que tener este tipo de colegios, o no tenerlos, es debatible; pero colegios ultracatólicos y ultrahomófobos los hay, y muchos pagados con dinero público… ¿son guetos? pues sí, pero a mucha gente parece no importarle…


  15. perdona, charlie, no había leido tu comentario… supongo que te doy la razón!











Escribe tu comentario

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar en nuestra página. No podremos admitir los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar el comentario poniéndose en contacto con el autor del mismo para comunicarle los motivos.

You must be logged in to post a comment.