Otro uno de diciembre

h1 Escrito el 27-11-2008 por dosmanzanas

Una carta en dosmanzanas

Se acerca el uno de diciembre, lo que significa es que, durante unos d√≠as, los medios se har√°n eco de la pandemia que azota la humanidad. Habr√° quienes se centren en aspectos m√°s m√©dicos, habr√° quienes entren el analizar el d√≠a a d√≠a de un seropositivo, y quienes cedan un hueco para analizar la desastrosa situaci√≥n que vive √?frica. Un d√≠a m√°s, como todos los se√Īalados en el calendario, por una causa. Seguro que hay quienes piensan eso, pero creo que este es uno de los temas que merece m√°s atenci√≥n y no quedar como un anecdotario, al menos para m√≠ no lo har√°.

Quiz√°s deba explicar mi relaci√≥n con el todo lo relacionado al VIH y al SIDA, una relaci√≥n peculiar porque los dos tenemos la misma edad, nacimos a la vez, el mismo a√Īo, bueno, yo le gan√© unos meses, pero lo cierto es que jam√°s viv√≠ esa √©poca en la que el sexo a pelo entre dos hombres era posible sin tener que pasar luego meses en vela pensando en s√≠ lo tendr√© o no. Puede que muchos lo vean como una marcianada, pero las campa√Īas anti-sida marcaron mi infancia. Y una de las que m√°s me lleg√≥ fue aquella en la que un profesor hurgando en los vestuarios encontraba un preservativo y al preguntar de quien era todo el colegio se levantaba a grito asegurando que era su posesi√≥n. Valiente anuncio, que por un lado me demuestra que nos hemos vuelto un poco mojigatos, y por otro me despert√≥ algo m√°s que la curiosidad. No me acuerdo que edad tendr√≠a yo, aunque seguro que Piaget no me habr√≠a dado a√ļn la capacidad de razonar en abstracto, pero aquellos alumnos revel√°ndose ante la represi√≥n de un profesor, ante esa manera de analizar las bolsas y echando en cara que alguien de los presentes follaban, y todos se levantan diciendo que son ellos (o mejor dicho, asum√≠an que iban a follar porque el preservativo estaba a√ļn en su envase). Rebeld√≠a junto a sexo seguro, el uso del preservativo era un valor. Eso s√≠ era una campa√Īa. Luego siguieron otras poco memorables, aunque recuerdo una en la que aparec√≠an una cantidad de aves incre√≠ble que igualaban una gallina a una prostituta dejando a mi candidez con la inc√≥gnita de lo que para m√≠ no ten√≠a sentido.

Pero no bastaba. Sab√≠a de sobra todos los m√©todos de evitar el contagio como un papagayo, pero eso s√≥lo, como un papagayo. Nada m√°s. As√≠ que me puse a prueba y di un paso m√°s. Quer√≠a saber qu√© era realmente el sida y como lo viv√≠an aquellas personas que lo hab√≠an contra√≠do por lo que en mi segundo a√Īo de pr√°cticas cuando a√ļn estaba en la diplomatura eleg√≠ trabajar en una asociaci√≥n antisida, llegando a estar un a√Īo, 9 meses m√°s de lo que me ped√≠a la obligaci√≥n formal. Y tropec√© con una realidad dura, de doble, e incluso triple exclusi√≥n social, puesto que la asociaci√≥n con la que colaboraba trabajaba, sobre todo, que no exclusivamente, con aquellas personas abandonadas y que representan (representaban?) en mayor porcentaje de infectados en la zona, es decir, drogadictos, como se les etiquetaba. All√≠ me enfrent√© a los seropositivos, personas que desaparec√≠an de las campa√Īas de prevenci√≥n, pero que eran reales; super√© miedos y comenc√© a trabajar no por, sino con ellos. Fue un a√Īo agridulce, con momentos felices y otros que nos recordaban que la muerte estaba los planes de algunos, con una salud m√°s delicada. Tambi√©n encontr√© lo+ positivo, una revista que me acerc√≥ a testimonios de primera mano de personas de todas las condiciones y me ayud√≥ plantearme debates que quedaron plasmados en distintos trabajos, de manera que hubo trabajos sobre integraci√≥n laboral, maternidad, parejas serodiscordantes, etc.

Y hasta hoy. He seguido vinculado con el tema, desde el activismo LGTB con campa√Īas centradas en distintos colectivo as√≠ como formaci√≥n de grupos potentes a nivel nacional que me han puesto m√°s al d√≠a, ya no en teor√≠a, que para eso est√° la informaci√≥n, sino en trato humano, en prevenci√≥n y c√≥mo llegar a ciertos colectivos. No escribo esto para ponerme medallas, pues ni quiero ni me lo merezco, sino para dar la visi√≥n de alguien que naci√≥, como dec√≠a aquella canci√≥n, en los tiempos del sida, y no se ha acostumbrado a ello, sino que sabe que hay que seguir luchando. Y como muestra, y fin de esta reflexi√≥n que comparto con vosotros, mi primer intento de tesis doctoral sobre motivos por los que segu√≠a existiendo un grado alto de contagio entre HSH (como se dice ahora) que retomar√© en cuanto termine con la que tengo ahora entre manos.

Deabrutxiki


del.icio.us Guarda esta noticia en del.icio.us

13 comentarios en “Otro uno de diciembre”

  1. Estupendo testimonio, Deabrutxiki, que nos recuerda, entre otras cosas, lo gratificante que puede llegar a ser el trabajo de voluntario.

    En cuanto a la campa√Īa que recuerdas de cuando eras peque√Īo (yo ya era adolescente, lo cual me hace sentirme viejo, pero en fin), fue una de las mejores campa√Īas que he visto, si no la mejor.

    Otra muy buena fue aquella de los mu√Īequitos que representaban los sexos con los s√≠mbolos de marte y venus, y que dec√≠an “¬Ņsabes lo que s√≠ da y no da?”. Buen√≠sima.

    Felicidades por la carta. Un saludo.


  2. Excelente artículo, sí.
    Muchas gracias, Deabrutxiki.
    Hacen falta tesmonios así: coherentes, valientes, normales.
    Sin victimismos para dar pena y utilizar algo tan serio como el SIDA.
    La l√°stima es que este tipo de escritos quedan relegados a unos d√≠as al a√Īo. Lo que se necesita es que se hable de ello siempre, sobre todo a la gente m√°s joven, a los gais que no vieron la crudeza de los inicios, a los que lo han olvidado, a los heteros.
    Muchas gracias por el artículo, Deabrutxiki.
    Abrazos.


  3. Estupendo y emocionante texto.
    Si el Vih se encarnara en humano saldria coriendo ante la fuerza que representan tus palabras.
    Hachos y dichos como los tuyos hacen que mi sistema inmune crezca.
    Muxu bat


  4. Quise decir hechos y no hachos. Pewro ando mal con el teclado por que me queme preparando una pepitoria de gallina.


  5. pues si t√ļ no te pones la medalla te la pongo yo.

    Nacisteis a la vez, pero espero que el VIH muera muchiiiiiiiiiiiisimo antes


  6. Felicidades por el texto, deabrutxiki. Yo creo que a los que en los 80 √©ramos ni√Īos o adolescentes (o a algunos de nosotros, por lo menos) la aparici√≥n del SIDA nos marc√≥ bastante. Si la sexualidad, y m√°s a√ļn la homosexualidad, siempre hab√≠a tenido un cierto estigma (especialmente en los ambientes conservadores) de ser algo peligroso, algo que pod√≠a llevarte a la perdici√≥n, arruinarte la vida, etc., la dura realidad del SIDA vino a reforzar brutalmente esa imagen, lo que nos pon√≠a a√ļn m√°s dif√≠cil asumir con naturalidad y confianza esa sexualidad que despertaba entonces en nosotros.


  7. lo que nos pon√≠a a√ļn m√°s dif√≠cil asumir con naturalidad y confianza esa sexualidad que despertaba entonces en nosotros.

    Y si oyes a alguien de tu entorno más próximo decir con total convencimiento que el sida es un castigo de Dios a los homosexuales, ya ni te cuento.


  8. Como es de bien nacido ser agradecido, os contesto a vuestros comentarios (además de agradeceros haber sido tan benevolentes, pues no estoy muy puesto en el arte de la opinión):
    - Crassamet: tienes raz√≥n, no me acordaba de la versi√≥n televisiva, pero s√≠ de los ambulatorios empapelados con aquella campa√Īa, muy gr√°fica, por cierto, y que hoy creo que deber√≠a ser actualizada atendiendo a la diversidad. Y digo a nivel de ministerio, porque s√≠ es cierto que asociaciones LGTB han hecho campa√Īas muy buenas
    - Lobogrino: mi idea era poder mostrar un testimonio que se sumara a la diversidad de testimonios que hay, uno que creo que todavía no se ha realizado. espero que haya mas
    -Sejo: Si s√© lo que s√© es, en gran parte, a personas que me han ayudado a formarme, como t√ļ.
    -Putojacktwist: espero que as√≠ sea. Aunque espero que muera antes a√ļn el rechazo de la sociedad a conocer esta enfermedad y el miedo que se tiene.
    -nemo: tienes raz√≥n, pero por suerte los colectivos han hecho todo lo posible por darle la vuelta, sum√°ndose a todas las campa√Īas y creando propias, incluso logrando algunas tan buenas como Osos contra el Sida. Un buen ejemplo


  9. Deabrutxiki, ya sé que no te quieres poner medallas, pero seguro que te las mereces.

    Sé lo que es ser voluntario y lo gratificante que es, uno no piensa en lo que da sino en lo que recibe.

    Creo que lo he comentado alguna vez yo hice el servicio militar sustitutorio en la Cruz Roja y uno de los recuerdos más bellos que tengo es cuando tuve que ir a buscar a un chico enfermo de Sida, como era mi costumbre dentro de la ambulancia le di la mano y lo tranquilicé, para mí era un hecho normal que hacia con todo el mundo, pero cuando nos íbamos ya del hospital su madre se acercó a mi y me dió un abrazo y un beso, porque su hijo estaba muy feliz pues hacía mucho tiempo que nadie le tocaba.

    Por eso sé que creemos no merecermos esas medallas porque lo que para nosotros no es nada sino la cosa más normal del mundo, para otros si es mucho y ellos si que te darían esas medallas.


  10. Anxo, esa medalla que mencionas est√° claro que te la puso aquella mujer; cuando eres voluntario te sientes m√°s que recompensado con acciones as√≠. Hace poco viv√≠ un ejemplo parecido cuando dej√© mi trabajo en un piso con personas con enfermedad mental, y un chico, que cuando entr√≥ en piso me escribi√≥ lo siguiente. “gracias por ense√Īar a apreciarme” Te imaginas que m√°s de una l√°grima ya sali√≥, eso si que es una recompensa. En mi experiencia en la asociaci√≥n anti sida, tuve tambi√©n de estos premios, aunque como dije, fueron agridulces, pero al final lo bueno supero a cualquier cosa


  11. Gracias por traernos este testimonio, deabrutxiki.

    De los anuncios, recuerdo el de los símbolos de venus y marte que decís, aunque también recuerdo que no entendía nada. :) De mi infancia/adolescencia recuerdo sobre todo los anuncios contra la droga (tema que ahora me pasa más desapercibido o es que no se habla tanto de él) y no tanto del sida.


  12. Me ha gustado mucho tu carta

    Me trae viejos recuerdos. Lo mas positivo fue la primera revista de VIH parra seropositivos. Aunque al principio me parecio una especie de HOLA para seropositivos/as lo cierto que el tiempo me ha demostrado que estaba equivocado. Yo personalmente di mi testimonio en dos ocasiones.

    Aunque hasta 1996 contabamos las ONGS con muchos (no tantos) voluntarios, de hecho desaparecieron de la faz de la tierra. Unicamente FASE conto con la enorme colaboracion de objetores de conciencia, que se mataban a trabajar. La mayoria de ellos gay

    Por lo que me dices intuyo que la ONG con la que colaboraste fue Apoyo Positivo, con quien he colaborado durante tres a√Īos

    Yo tambien he sido y sigo siendo voluntario de diversas ONGS y en las reuniones internacionales en las que he participado representando a Espa√Īa todos se extra√Īaban de que fuera un simple voluntario de a pie.

    Me uno a todas las felicitaciones


  13. Zarevitz: no sé por qué pero los anuncios anti droga no me marcaron tanto como aquello primero anti-sida.
    Bright: la asociación era la comisión ciudadana anti sida de mi ciudad, donostia, aunque me imagino que trabajaran en la misma línea de la que mencionas.
    Gracias todos por vuestras felicitaciones; han sido importante para mí que el texto haya sido bien recibido, porque en él había parte de mi alma y de mi recorrido vital.











Escribe tu comentario

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar en nuestra página. No podremos admitir los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar el comentario poniéndose en contacto con el autor del mismo para comunicarle los motivos.

You must be logged in to post a comment.