El sof√°

h1 Escrito el 01-12-2008 por dosmanzanas

Una carta en dosmanzanas

Los comienzos del Sida: Recordando sin ira

En 1985, en Madrid, nadie hablaba del Sida. En aquellos momentos, comienzos de la pandemia entre nosotros, cuando a√ļn los telediarios no abr√≠an con Rock Hudson agonizante, el Sida era algo innombrado, innombrable, una referencia en voz baja, que entraba de puntillas en la conversaci√≥n. Un peque√Īo grupo (cinco personas) decidi√≥ romper el silencio y cre√≥ el Comit√© Ciudadano Anti-Sida de Madrid, la primera asociaci√≥n de este tipo que hubo en Espa√Īa. Empezaron a reunirse en el Caf√© Comercial (pon√≠an sobre las mesas los primeros folletos preventivos como contrase√Īa) y decidieron Hablar del Sida (Su primera publicaci√≥n se llamar√° “Hablemos de Sida”), Difundir un mensaje preventivo, sencillo y claro: “Utilizar Cond√≥n en la penetraci√≥n anal o vaginal, No tragar semen ni flujo vaginal, No compartir jeringuillas”. En un primer momento la respuesta a dicho mensaje fue, en el mejor de los casos, esquiva.

Recuerdo (sin ira, claro est√°) que nadie quer√≠a escuchar. Nadie quer√≠a darse por enterado. M√°s a√ļn: Los propios afectados (hemof√≠licos, homosexuales, heroin√≥manos) no lograban encontrar un punto en com√ļn desde el que luchar juntos en un tema que les afectaba por igual. En la primera conferencia sobre el Sida celebrada en Madrid los hemof√≠licos se negaron a compartir mesa con “gays y yonquis”. Los “yonquis”, por su parte, entraban a hacerse la prueba de detecci√≥n de anticuerpos en Navas de Tolosa 10 remang√°ndose la camisa para dejar al descubierto los moretones en sus brazos, los estigmas de los pinchazos reiterados, prueba evidente de que no eran maricones. Los homosexuales, a todo esto, tampoco se lucieron en esta primera etapa. Hablar de Sida estaba practicamente vetado en los garitos de Chueca (con la honrosa excepci√≥n de “Rimmel”, cuyos due√Īos, parad√≥jicamente, eran heterosexuales). Recuerdo (sin ira, por supuesto) las negativas de los encargados, las excusas esgrimidas para no permitir la distribuci√≥n de folletos, las pegatinas arrancadas, la insolidaridad manifiesta que algunos expresaban sin tapujo junto a la caja registradora: “Esto nos va a joder el negocio”. Por ello las primeras reuniones informativas realizadas por el Comit√© Antisida tuvieron que realizarse fuera de Chueca, en Malasa√Īa, en el hist√≥rico “El√≠geme”, cedido solidariamente por amigos heterosexuales (gracias V√≠ctor Claud√≠n, gracias Joaqu√≠n Sabina).

En aquellos primeros momentos del Sida, pocos eran los que se atrev√≠an, en Chueca, a mirar de frente la enfermedad, pocos sab√≠an qu√© hacer ante la duda de estar infectado por el VIH, nadie utilizaba cond√≥n y en las pantallas de los bares los videos porno remit√≠an a un sexo despreocupado y “a pelo”, como si nada estuviera ocurriendo. La prensa gay de entonces, el fanzine “Mundo Gay”, por ejemplo, tambi√©n se luc√≠a lo suyo aportando m√°s oscuridad a las tinieblas. En 1986, La Cotilla, una de sus firmas m√°s reputadas, escrib√≠a: “¬ŅCon√≥ces t√ļ a alguien que tenga el Sida?. Yo no, y mira que me muevo en el ambiente. Me da la impresi√≥n que todos los que lo tienen deben ser amigos de los periodistas que no paran de hablar de nuevos casos. Al menos en el Carretas no conocen a nadie que lo tenga”. Muy pronto, lamentablemente, la pregunta de La Cotilla pod√≠a ser contestada afirmativamente y no s√≥lo por los asiduos del entra√Īable Cine Carretas. Muy pronto todos conocieron a alguien que ten√≠a Sida…y, fue entonces, cuando las cosas, poco a poco, comenzaron a cambiar…y las primeras m√°quinas expendedoras de condones hicieron su aparici√≥n en los locales. Al impacto primero de la irrupci√≥n del VIH entre nosotros, sigui√≥ la aceptaci√≥n de la evidencia y, lentamente, se impuso el buen criterio de la prevenci√≥n. Ya no era de mal tono esgrimir un cond√≥n como de tarjeta de visita segura; ya se sab√≠a a d√≥nde acudir para hacerse la prueba (Navas de Tolosa 10, Sandoval 7, fueron los centros pioneros); ya nadie aseguraba, sin caer en el rid√≠culo, que el Sida era un invento de “La Polaca Wotyla y Reagan” para arruinarnos la fiesta peramanente. Y, para completar el nuevo cuadro, en los videos de los garitos, la in√©dita pornograf√≠a preventiva, asumiendo su calidad de servicio p√ļblico, demostraba como un cond√≥n pefectamente fotografiado y desplegado sobre apropiado m√°stil, pod√≠a tener m√°s morbo que una anilla en los test√≠culos, un peto de cuero o una mu√Īequera a lo Tom de Finlandia, y al mismo tiempo difundir un mensaje de vida, de prevenci√≥n.

Por Ricardo Lorenzo


del.icio.us Guarda esta noticia en del.icio.us

3 comentarios en “El sof√°”

  1. Es curioso, pero observo, sin ira tambi√©n, que tanto este escrito as√≠ como cualquier otro de los aparecidos √ļltimamente en esta p√°gina referente al tema del sida, no llevan a√Īadidos al final ning√ļn comentario. A diferencia de la cantidad de comentarios que suscita cualquier otro tema, √©ste pareciese que no suscita ning√ļn inter√©s o si bastante indiferencia por lo menos. Ser√≠a fabuloso que esa indiferencia se debiese a que este tema ya fuese algo superado, algo que no supusiese mayor problema para la vida de las personas. Sin emabargo las cifras de nuevos contagios no hacen pensar que esto sea as√≠.
    Soy seropositivo diagnosticado hace quince a√Īos, vivo en una ciudad de provincias y el diagn√≥stico supuso que tras varias decepciones con amigos, decidiese entrar en lo que podr√≠amos llamar “el armario del vih”. Es decir, ese armario donde “tenemos” que entrar los gays seropositivos para continuar siendo, sino aceptados, al menos no rechazados de plano por ese colectivo que se supone es el nuestro. Un armario del que s√≥lo puedes entreabrir las puertas en contadas ocasiones y siempre con mucha precauci√≥n, en mi caso personal, con especial precauci√≥n cuando se trata de abrirla a alguien gay. Un armario en el que siguen entrando cada d√≠a muchos otros gays reci√©n diagnosticados, independientemente de que vivan en pueblos, peque√Īas o grandes ciudades; porque el miedo al rechazo dentro del ambiente, sigue estando tan vigente como en los primeros a√Īos de esta pandemia.
    Quisiera pensar que esa reprobable actitud que comentas por parte del colectivo gay en aquellos a√Īos, hubiese sido superada, que ese colectivo fuese hoy algo m√°s adulto, con opini√≥n y responsabilidad, que supiese hablar sin complejos ni traumas respecto a este tema como respecto a cualquier otro. Mucho me temo sin embargo que ese “silencio” que se crea siempre alrededor de esta palabra no deja mucho lugar a dudas de que esto sea as√≠.
    Un abrazo, mis felicitaciones y gracias por esta lectura


  2. Trivak

    Gracias por tu comentario.

    El articulo lo ha escrito mi amigo Ricardo, quien junto con su marido Hercot Anabitarte fueron unos de los cinco pioneros de la lucha contra el vih En Espa√Īa. Tambien fue miembro fundador de la pimera asociacon GLBT en Argentina. Los dos tuvieron que emigrar a Espa√Īa como refugiados politicos cuando la dictadura argentina.

    Estoy de acuerdo contigo en que siempre que se produce algun articulo sobre el tema VIH los foreros habituales no producen ninguna reaccion. Estoy preparando una serie de articulos para DM en relacion con el VIH, que trataran sobe patogenesis y evolucion en el conocimiento del VIH desde el punto de vista medico y el tratamiento, sobre los efectos psicologicos (que considero que son los mas importantes), sobre el estigma , los problemas sociales y las razones por las que considero que la gente folla a pleo

    Te doy toda la razon de que dentro de nuestro colectivo hay una falta total de solidaridad con nosotros y de que somos totalmente transparentes.

    Acabo de volver de una marcha silenciosa en Malaga con velas que celebramos para conmemorar y rendir homenaje a nuestros amigo/as muertos. Ha sido decepcionante. El numero de participantes ha sido inferior al de los seropsositivo/as que yo he visto morir a lo largo de estos a√Īos.

    Si alguien se entera a lo mas que llega a hacernos sentir su lastima y el buen rollo. No es eso lo que yo busco, quiero que traten como a cualquier otro que tiene la desgracia de tener una enfermedad que ya sabes que hoy en dia no tiene la importancia que tenia.

    Yo he salido del armario vih en television hace ya muchos a√Īos y no me ha traido ningun tipo de problemas, Al contrario. Pero claro no todo el mundo esta en mis circunstancias.

    De todas formas debo decirte que la discriminacion verdadera es mucho menor a la nosotros pensamos que existe, aunque haberla hayla.

    Me da mucha pena todas esas celebraciones que se celebran durante estos dias por parte de organizaciones, que algunas no han visto un seropositivo en su dia y a las que nunca he escuchado exigir ni la aprobacion de farmacos, ni las cargas virales, ni las pruebas de resistencias, ni que se nos puedan hacer trasplantes , ni que se implanten fibroescan en los hopitales.

    Eso si, a la hora de atacar a las admistraciones que les dan de comer, para realizar unas actuaciones que yo considero totalmente rediculas estan los primeros.

    Te dire que los miedos que se producen dentro de los miembros del colectivo por temor a que sus amigos pueden a pensar que son VIH+, Practicamente coge ningun folleto informativo y a lo mas que llegan es a llevarse un par de condones. Las pruebas rapidas que se hacen en la calle Fuencarral son un desastre porque a las mariquitas les da miedo que les vean entrar.


  3. Muy interesante ese proyecto que mencionas sobre el vih, estaremos atentos.
    Me hace gracia la forma en que aplicas el t√©rmino de “mariquitas” a aquellos gays de la calle Fuencarral que huyen despavoridas de los puntos de pruebas r√°pidas. No creo que en este contexto sea en absoluto un t√©rmino despectivo, con esos comportamientos simplemente asumimos el estereotipo que ciertos sectores de esa denostada sociedad hom√≥foba nos atribuye de cobardes e inmaduros.
    Un saludo y los mejores deseos











Escribe tu comentario

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar en nuestra página. No podremos admitir los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar el comentario poniéndose en contacto con el autor del mismo para comunicarle los motivos.

You must be logged in to post a comment.