Soy un marica de playa

h1 Escrito el 10-02-2009 por Raul Madrid

qlrne

Pensando en lo mucho que molesta a la mayoría de los heteros y a muchos gays la cuestión de las carreras de tacones, las boas de plumas, la palabra ‘marica’ o ‘maricón’, me he decidido a dar mi punto de vista, recordando algunas anécdotas de mi vida.

Hace algunos años estaba con un amigo en una playa nudista de Torre del Mar (Málaga). Me gustaba esa playa por ser de las grandes, no como las típicas calitas pequeñas donde estás codo con codo con el de al lado. También me gustaba (ya hace tiempo que no voy) porque al tener un camping justo al lado, había un grado bastante aceptable de diversidad en la gente que la frecuentaba, desde guiris porretas hasta familias con niños, y por supuesto, nosotros. Aquella tarde fue especial. Sin ponernos de acuerdo, sin ser el día del orgullo ni nada parecido, nos congregamos un nutrido grupo de gays de aquí y de allá. Al final de la tarde a alguien se le ocurrió que jugáramos al rugby. Mi amigo y yo nos miramos sorprendidos –os recuerdo que hace bastantes años de esto, y el rugby no era tan popular entre los homosexuales-, pero accedimos sin dudar, porque el que lo había sugerido estaba bastante bueno. Total, que sacó una pelota y nos explicó las reglas: ‘A ver, hay que llegar con la pelota en la mano hasta aquellas señales de allí y de allí. Vale todo, agarrar, arañar, chupar, pintar la raya a la contraria’… Casi me parto de la risa al escuchar a aquel chico e imaginar, por un momento, la imagen de un machazo placando a otro en mitad de un partido para retocarle con el eye-liner, jajaja. Total, que al final jugamos, y creo que es la única vez que me lo he pasado bien haciendo deporte. Hubo de todo, lo del eye-liner no, porque no lo teníamos a mano, pero más de uno se puso a hacer gimnasia rítmica o poses del Vogue al recibir la pelota, para asombro y diversión de los que miraban, gays y heteros, todos con bastante buen rollo por cierto.

Ese mismo verano, esta vez en Torrevieja (Alicante), aburridos de la discoteca en la que estábamos, nos fuimos a la playa. En una parte de la playa la orilla era de roca muy lisa y cubierta de algas, por lo cual resultaba extremadamente resbaladiza. Era imposible caminar por ella sin caerte, y una vez en el suelo era prácticamente imposible levantarte. Además resultaba fácil, siendo empujado por alguno de los que quedaban en pie, deslizarte sobre el trasero unos cuantos metros. Ni que decir tiene que las risas, carcajadas, gritos y demás elementos del mariconeo más genuino resonaron, y probablemente aún resuenen, en toda la playa. A nuestras risas se unieron las de dos señoras que, acompañadas por sus maridos, paseaban por la playa y, de haber llevado bañador, hasta se habrían unido a nosotros.

En ambos casos, a pesar de la dosis altísima de mariconeo en toda regla, nunca tuve la sensación de estar degradándome ni a mi mismo ni a la gente con la que comparto orientación sexual. Al contrario, esos momentos los tengo entre los más sanamente divertidos y transgresores de mi vida. Donde algunos ven escándalo innecesario, yo veo un grupo de hombres adultos homosexuales haciendo algo diferente para divertirse. Seguramente mientras mis amigos y yo nos hacíamos visibles en la playa, un grupo LGTB se reunía para luchar por nuestros derechos. Ese mismo verano, probablemente otros pasaron sus noches confundidos anónimamente entre el público de un restaurante o de una terraza para heteros. Tan cierto como que otros muchos pasaron parte del día o de la noche en una sauna, dándole gusto al cuerpo después de la playa, de la reunión, de dejar a la novia en casa o incluso después de misa. Cada uno vive su homosexualidad como puede o como mejor le conviene, pero menospreciar a los que deciden hacerlo improvisando, asumiendo la provocación y el descaro como parte de la diversión, no me parece un posicionamiento válido para alguien que dice defender los derechos de todas las personas LGTB.

Raúl Madrid.


del.icio.us Guarda esta noticia en del.icio.us

44 comentarios en “Soy un marica de playa”

  1. Tal y como comentaba hace unos días con mi marido, es esencial comprender y tener en cuenta algo tan sencillo como el concepto de “registro”: yo soy el tío más formal en mi trabajo, pero con mis amigos me desmadro como lo puede hacer cualquiera, homosexual o heterosexual. Otros conceptos interesantes son “contexto” y “sentido del humor”.


  2. TOMA YA.

    Indudablemente, una de las cosas más divertidas que puede hacer un marica en este mundo es ir a probarse trajes de novia al Corte Inglés.

    Acojonantemente divertido. Lo recomiendo


  3. ¿El rugby es muy popular entre los homosexuales? A ver, que eso me interesa …


  4. menospreciar a los que deciden hacerlo improvisando, asumiendo la provocación y el descaro como parte de la diversión, no me parece un posicionamiento válido para alguien que dice defender los derechos de todas las personas LGTB

    Me falta contexto. ¿Esto va por alguien en particular? Colegas o alguna otra asociación?

    jack: :O


  5. No creo, Zarevitz, personas a las que les molesta la visibilidad de los y las homosexuales las hay en todas partes, y si encima es una visibilidad desinhibida, incluso se ofenden. No todas las personas a las que se refiere el artículo se organizan.


  6. No, Zarevitz, estaba pensando más bien en ciertas personas. No conozco bien el mundo de las asociaciones. Si alguna de ellas se ha manifestado en contra de nuestras formas más ‘alocadas’ de expresión, evidentemente no me parece bien, pero al escribir mi artículo más bien tenía en mente algunos comentarios que he tenido que escuchar a lo largo de mi vida, tanto de amigos heteros como de otros gays.


  7. Odysseus, pensándolo bien, a lo mejor lo que está de moda son los jugadores de rugby :) ¡Esos calendarios! El otro día me metí en el Facebook de Ben Cohen, y el noventa y tantos por ciento de los fans son tíos.


  8. Muy mal hecho. Para ser aceptados por el resto debiáis haber organizado concursos de ver quién mea más lejos. Luego beber cervezas para ver quién bebe más (el que más beba es el más machote y el que beba menos es un mariquita). Mientras se bebe hay que fantasmear de que echas más polvos que nadie, o que corres más con el coche que nadie o lo que sea más que nadie.

    MODE IRONIC OFF


  9. Muy tipic spanish, el meternos y criticar la vida de los demás, a mi me da igual que uno tenga plumas, vaya con tacones o el otro vaya de machito con la camisa abierta enseñando pecho y la cadena de oro.

    Lo que realmente es la persona, si esa persona me respeta y se comporta conmigo educadadamente me da igual su forma de ser, comportarse, vestir, etc.

    Si esa persona no es respetuosa, ni educada, logicamente recibirá de mi el mismo trato o la indiferecia.


  10. DICE>

    En esos momentos no pero hablando de tu comportamiento como mariconeo te estás denominando con lso mismos insultos con los que los homófobos han machacado a la gente afeminada que es la única que era visible a la fuerza, te reirás y pensarás que es divertido pero no lo es ni mucho menos para la gente que es diana de burlas y palizas por algo que tú heredas y trasmites el tratmaiento de maricones para los homosexuales


  11. la gente que se trata de maricones entre solo se denigran así mismos, dan patadas a los derechos que otros se están peleando por ellos como niños traviesos o supongo que preferirán niñas traviesas…
    el que se sienta mujer o maricona que se opere y que deje a los demás hombres homosexuales vivir tranquilos que la libertad sexual ya se ha conseguido… ya pueden estar tranquilos


  12. blas y lol (¿no sois la misma persona?)… tranquilos, que os va a dar algo. Durante muchos años —no sé los que tendrás tú, perdón, vosotros, pero años en los que yo mismo fui militante de una asociación de lesbianas y gays— la palabra “maricón” y su uso se reivindicó precisamente para arrancarle de las manos (o de la boca) a l@s homófobos la principal arma de ataque a l@s homosexuales. Se trataba de contrarrestar el odio con imaginación y de demostrar hasta que punto una palabra no puede ofendernos. Si éramos capaces de hacer aquello hace veinte años, ¿por qué no hacerlo ahora?


  13. A la hora de ser combativo contra la homofobia seré el primero… eso me da derecho a ser también el primero a la hora de reírme de mí mismo si me da la gana, que es algo mucho más sano que un armario.


  14. Gracias por la aclaración. Como estos días ha andado todo tan movido, pensé que el post respondía a algo/alguien en particular.


  15. Lo dicho, Blas y Lol, no creo que mi comportamiento presente o pasado me denigre a mi o a vosotros, aunque le sirva, eso sí, a muchos heteros y a homosexuales como vosotros, para juzgarme en función de mi ‘no adecuación’ al modelo de ‘perfección’ heterosexista. Pero es que como no soy hetero ni pretendo serlo, no tengo que adecuarme a ese modelo. El gay ‘aceptado’ por los heteros es uno calladito y que no da problemas, y yo no soy así. Tampoco tengo ningún dogma acerca de cómo tiene que ser o dejar de ser un ‘gay’, así que cada uno que sea como quiera siempre que respete a los demás. Ah, y gracias, pero no me apetece operarme de nada, aunque si de pronto me entrara la necesidad de decirle a otras personas cómo deben vivir sus vidas, me lo haría mirar de inmediato.


  16. a mi me ha pasado como a zarevitz, que pensaba que el final de tu articulo iba por alguien en concreto, por lo demas estoy totalmente de acuerdo con tus planteamientos


  17. Interesante artículo. :)


  18. Interesante reflexión. Cuando estabais en la playa jugando al rugby con esa “altísima dosis de mariconeo”, ¿le hacíais mal a alguien?, ¿prohíbe el Código Civil jugar al rugby en la playa con una “altísima dosis de mariconeo”? Como no soy abogado le dejo las preguntas a los juristas, que seguro que tenemos unos pocos entre los lectores de DM.
    Por cierto, yo también quiero información sobre eso del rugby gay en la playa…
    me vienen mil imágenes húmedas a la cabeza…
    :)


  19. Excelente reflexión, e interesantísimos comentarios al respecto de casi todos.

    Turbio, he leido tu respuesta y me ha entrado una pereza… Mejor lo dejo para otra vida ;-)


  20. Como siempre muy buen artículo, Raúl. Como alguien te dijo alguna vez, eres un maestro en elaborar reflexiones muy agudas partiendo de lo cotidiano…

    En el tema de como nosotros mismos utilizamos el lenguaje, de todas formas, mantengo alguna reserva. Tengo amigos a los que, de una forma absolutamente comprensible y hasta lógica, la “autoperpetuación” de términos que, no olvidemos, nacieron como una forma explícita y buscada de “inferiorización”, les desagrada. Es cierto que es una cuestión de registro, como grano grueso señaló, pero a veces no somos conscientes de que de que no todos cambiamos de registro de forma “sintonizada”. No todos los judíos tienen la genialidad de Woody Allen para reírse de su propia condición de judío y salir indemnes, si me permitís el paralelismo.

    Pero vamos, es simplemente un matiz que añadir a la discusión, hoy que tengo un ratillo para dejar comentarios.


  21. Pues muchas gracias Flick, y a todos por vuestros comentarios. Aparte de aportar mi idea sobre la pluma y esos momentos desinhibidos con los amigos, mi artículo también pretendía transmitir la idea de que no hay por qué dejar a nadie fuera. La fuerza de nuestro colectivo será mayor si logramos sumar en vez de restar. Sé que hay algunos a quienes les molesta que yo me autodefina como ‘marica’. Por mucho que les moleste esa forma de expresión que libremente adopto, esas diferencias de apreciación no harán que deje de fijarme en lo que tenemos en común. Para mí todos los miembros de la familia LGTB tenemos en común lo fundamental. Cada vez que se nos reconoce un nuevo derecho, me alegro por todos. Si se les reconociera un nuevo derecho a l@s transexuales, yo me alegraría por todos, aunque algo me dice que, si el día de la consecución de dicho derecho me pusiera a felicitar a todos los gays, alguno de ellos se preguntaría por qué le felicito si él no es transgénero, incluso es posible que alguno se ofendiera.


  22. A mí, personalmente, no me gusta la palabra. Entiendo todo lo que hay detrás de la apropiación y me parece bien, pero me sigue sonando malsonante, un taco, y por eso la evito. Quizá ‘marica’ pueda utilizarla muy ocasionalmente (no sabría decir en qué contexto, pero no diría que no la he pronunciado nunca), pero sus derivados no me gustan, no sé. Es como llamar ‘putas’ a las prostitutas (descriptivo), los mil nombres de algunas partes del cuerpo (también descriptivo) o que un amigo me llame ‘cabrón’ (amistoso); no me va.


  23. Estoy deacuerdo con el planteamiento, lo único es que la denominación maricón, maricona o mariquita, está tan degradada por parte del uso de la sociedad que a mí personalmente no me guta. Pasa algo parecido como con Puta, por ello algunas prostitutas prefieren ser denominadas como trabajadoras del sexo. En un símil cone esto, yo prefiero la denominación homosexual o gay.


  24. Excelente artículo, Raúl.

    Para mi muy oportuno hoy. Me explico:
    Hace menos de un par de horas estaba tomándome una cerveza en el bar ursino de siempre. A mi lado un chico conocido/medio amigo con el que coincido allí. Treinta y pocos años. Hablando sobre el portero de una discoteca que le digo que me gusta me suelta: “¡pero si ese es más marica!Es muy grande, gordo y peludo, pero es una maricona ¿cómo te puede gustar “eso”?”. Al tratar de explicarle que me atraen los hombres de físico “contundente” pero que la pluma no me molesta para nada pone el grito en el cielo. “Es que a mi las mariconas no me gustan nada y además soy activo”…Bueno más que activo mi amigo es un “acojonado vital” (anteayer me pidió que en el bar no le saludara con un abrazo (yo es que soy muy tocón) que eso es “poco masculino”) y un miedoso de la libertad.

    Este triste ejemplo lamentablemente existe y abunda bastante. De igual manera que hay muchos gais que no tienen el más mínimo interés en “defender a todas las personas GLTB”. Muchos gais que zorreando por el ambiente crican “el carnaval de locas” del Orgullo, o muchos otros que ejerciendo o no su derecho al matrimonio se atreven a pretender mirar por encima del hombro a “mariconas” como Zerolo o Petit y a “bolleras camionero” como García Rodrigo.

    Es lo de siempre: “a mi me gustan los tíos muy tíos, soy “activo” (*bueeeno…lo del cuarto oscuro no cuenta que no se ve…), después de la cerveza eructo y me rasco los huevos, no voy con locas ni con “mariconas”= SOY NORMAL”. = Miedo puro duro y atenazante, vamos.

    Siempre libera y hace más feliz ser un “marica de playa”.
    ¡Que gustazo serlo!.
    Muchas gracias, Raúl. Un abrazo.


  25. A mi me gusta que en un contexto de mucha confianza e ironía amigos me lo llamen: “Anda maricón que…”. Pero no tolero que me lo digan en otro contexo.
    Más allá del entorno de amigos me gusta utilizar el término “MARICÓN” para reivindicar y definirme. Creo que hace más daño a los homófobos que otra palabra.


  26. Estupendo artículo, Raúl. Me ha encantado. Bueno, generalmente me gustan mucho todas tus intervenciones en DM, ya sea en los artículos o en los comentarios, y estoy de acuerdo contigo en el 99′9 % de las ocasiones.

    A ver, una cosa es que a algunos nos parezca bien el recurso de apropiarnos de la palabra “marica” y derivados, y otra muy distinta que se use como palabra, digamos, “normal” para referirnos a nosotros mismos. No se trata de eso. Depende de la situación, de las personas con las que estés, del registro de lengua que estés utilizando, etc., etc.

    Bueno, creo que os estáis centrando demasiado en la palabra, cuando Raúl no sólo ha hablado de eso, sino que también ha descrito (y magistralmente) situaciones. Yo, particularmente, estoy ya bastante harto de aquellos que critican y censuran a los demás constantemente porque no damos la imagen “políticamente correcta” que ellos creen que los heterosexuales esperan de nosotros. Es una discusión que he tenido que mantener ya muchas veces en mi vida y me cansa, la verdad. Lo siento, chicos, pero me dais la imagen de gente malhumorada y amargada.

    Creo que los que piensan que soltar pluma adrede y dar una imagen de “mariquita estereotipada” de coña fomenta la homofobia tienen un problema, efectivamente, con la homofobia, pero no con la de los heteros, sino con su propia homofobia interiorizada. Además, al estar constantemente intentando ser como ellos creen que los heteros quieren que seamos, caen en una trampa perversa: aceptar el juego de que sea la sociedad heterosexual la que nos diga cómo tenemos que ser.

    Decir que la pluma y el hacer la “loca” contrarresta el trabajo de las asociaciones en favor de nuestros derechos es tanto como decir que los negros, para conseguir la igualdad, se tienen que teñir de blanco (¿”Síndrome de Michael Jackson”, lo podríamos llamar?)

    Repito lo que ya he dicho en otras ocasiones: “Si tu pluma les molesta, clávasela.”

    Flick: me alegro un montón de ver de vez en cuando algún comentario tuyo y no sólo tu firma en el encabezamiento de las noticias. Un saludo, guapo.


  27. Suscribo totalmente este último comentario. El tema de la apropación me parece muy interesante y daría mucho para comentar.
    La palabra “queer” que tanto se usa ahora también es una apropiación, y fuera del tema LGTB, por ejemplo no tiene nada que ver que se llame a alguien “sudaca” de forma despectiva a que un grupo de mujeres sudamericanas se llamen así mismas “sudacas reunidas”.


  28. La postura del “maricón a favor” viene a ser: ya que es inevitable que se diga la palabra, intentemos desactivar su carga ofensiva y que deje de ser un insulto.

    La postura del “maricón en contra” es: intentemos que se diga lo menos posible, y que con el tiempo que se considere tan incorrecto reírse en público de un maricón como de un negro. Que quede relegada la palabra a las rancias comidas familiares de los más conservadores.

    Ambas posturas me parecen razonables, pero el problema es que la primera postura neutraliza a la segunda. Resulta incoherente pedirle a la gente que deje de usar la palabra si nosotros mismos la usamos.

    Me decanto por la segunda opción porque me parece peligroso legitimar una palabra que, lejos de la camaradería de esa playa, o de la complicidad de un probador, está martirizando a miles de chavales en los institutos. Yo trabajo en uno y sé, como decían en el reportaje de El País, que se usa constantemente y sin ningún pudor. Se nos irá la fuerza por la boca a los que lo intentamos frenarlo si luego en cada película/serie/pregón del orgullo con Marta Sánchez se ve cómo nosotros mismos la alentamos y aceptamos.

    En resumen, veo que hay un paso entre la provocación combativa y el consentimiento del insulto.


  29. Crasamet, el recurso de que cualquiera que se oponga a la imagen estereotipada de los gays es un homófobo o un reprimido me parece injusto y cansino (por reiterado). Yo jamás he sentido la más mínima inclinación por mostrar pluma. No sé porqué. Igual que no sé porqué no me gusta Eurovisión. A muchos gays sí. ¿Y qué? ¿Soy menos gay? ¿Soy un traidor a la causa?
    Hablas de “trampa perversa de los heterosexuales” que me dicen que sea como ellos. Yo diría 2 cosas:

    1. Muchas veces los gays sin pluma somos mirados de forma sospechosa por los propios gays, como si la estuviésemos escondiendo o fuésemos homófobos traumatizados. ¿Quién me está diciendo entonces cómo me tengo que comportar? ¿Es una “trampa perversa de los homosexuales”?

    2.¿Cómo se come eso de “ser como un heterosexual”? Porque yo no veo gran parecido entre Fraga, Beckham, Woody Allen o el pastor de mi pueblo.

    En esta línea, me parece reduccionista y desafortunada la comparación de la pluma y el hacer la loca con un negro que se vuelve blanco, como si un gay sin pluma perdiese su esencia.

    Por favor, no confundas esconder tu homosexualidad con no soltar pluma. Se puede ser visible simplemente caminando de la mano.


  30. Bueno, yo siempre llegando tarde, y arriesgandome a que me caigan palos de todas partes, voy a ser honesta con lo que pienso, me choca bastante toda clase de estereotipos, sean gays o hetero, creo que ambos son la cara y ceca de una misma moneda, se refuerzan uno al otro, se necesitan uno al otro, los hetero para quedar tranquilos diciendose: Ven nosotros no tenemos nada que ver con ellos, que suerte no tengo ninguna pizca gay, ellos quieren confirmar una y otra vez que un gay es un hombre que quiere ser una mujer, eso los deja muchisimo mas tranquilo, en la cabeza de la mayoria de los hetero, lo gay suele ser asociado con eso. Creo que muchas actitudes gays funcionan en lo inconsciente afirmando eso, es mas creo que de tanto escucharlo muchos actuan en consecuencia, ergo si ellos creen que sere eso pues eso es lo que soy, no me parece liberador en lo absoluto, me parece todo lo contrario se esta reproduci8endo un discurso de poder, y aceptar el termino maricon, me parece un arma de doble filo, como alguien dijo porque van a dejar de usarlo si ustedes lo usan todo el tiempo. Por lo general ustedes critican a los gays que actuan sin amaneramiento acusandolos de homofobos, cuando me parece todo lo contrario, a mi algunos actitudes estereotipadas me parecen de una internalizada homofobia, en una sociedad donde no existiera absolutamente ninguna diferencia entre ser hetero o homo,. y ambos fueran vistos como lo que son solo diferentes posibilidades humanas, ninguna mejor ni peor que otra, donde nadie se preguntara por el origen de ser gay, porque creo que esa pregunta es tremendamente homofoba una trampa tendida por la dictadura hetero en la cual muchos gays caen, por que despues de todo los hetero no se pregunta cual es su origen. Pero retomo en una sociedad asi creo que todos serian mas relajados sin necesidad de los extremos, una vez escuche a un travesti italiano, hace muchos años atras, que dijo: Ni todos los hetero lo son, ni todos los gays ni todos los trans. Eso no significa que porque no me gusten determinadas actitudes deba de quitarle derechos a esas personas, cada cual puede manifestarse como quiera, pero no se me puede obligar a que me gusten, como no puedo ser amigo de todo el mundo, ni me gustaria vivir en todos los lugares. Tampoco jamas insultaria o me burlaria de nadie, y espero que estas lineas no hayan sonado asi. Nuri


  31. Discrepo ligeramente, Nuria. No se trata de que aquí se critique a los gays sin pluma. Se critica a los gay sin pluma que critican a los gays con pluma. Así lo veo yo, al menos.

    En cuanto al artículo, pues me ha encantado. En ambas historias yo sólo he visto a un grupo de gente que se lo estaba pasando de puta madre. Lo demás, ¿realmente importa?


  32. Yo estoy un poco hart@ de que siempre que se hable de la pluma y lo gay se hable en términos excluyentes, parece que o se tiene o no se tiene, como si fuera algo estanco. Cuando la verdad es que la pluma es algo bastante variado, multiforme y difuso y creo que la pluma está en todos nosotr@s en mayor o menor medida.
    A los que dicen que no tienen pluma les creo, porque uno de mis mayores defectos es que soy muy credula, pero me ha pasado bastantes veces de encontrarme con gente que decían no tener nada de pluma y bueno…si eso no era pluma yo soy monja.


  33. Nancy, si lo dices por mí… Desde luego que la pluma no es algo estanco. Y además todos conoceréis heteros con mucha pluma. Yo no critico la pluma en absoluto, faltaría más. Pero rechazo que se haga de ella nuestra única seña de nuestra identidad, más que nada porque entonces muchos gays se quedan fuera de la foto. También rechazo que cualquier alusión a la pluma o al uso que se hace de ella en los medios (por ejemplo) parezca convertir a uno en un homófobo redomado o en un reprimido.

    Aparte de esta aclaración que a raíz del comentario de Crasamet, mi argumento (comentario 00:38) va sobre lo de marica y maricón, que no es el tema central del artículo de Raúl, pero aparece destacado en la primera frase, luego algo a cuento sí que viene…


  34. Al y los que se muestran de acuerdo con Al, hacedme un favor: repasaos mi comentario anterior y decidme dónde critico yo a la gente que no tiene pluma.

    Lo que yo critico a los que (tengan pluma ellos o no, que algunos deberían mirarse al espejo antes de hablar) critican la pluma. Pero no ya sólo a los que critican la pluma espontánea e involuntaria (criticar eso es, además de homófobo, ridículo: es como criticar a alguien por tener el pelo rojo o los ojos verdes), sino también a los que critican a los que, en un momento dado, soltamos pluma, o hacemos la maricona (así, con todas las letras) a drede, en situaciones como las que describe Raúl en su estupendo artículo, “fomentando”, según ellos, “el estereotipo y la homofobia”.

    Pues nada, que los negros de la NBA dejen de jugar al baloncesto, que los que se dedican al jazz dejen de hacerlo, pues eso fomenta el estereotipo de que los negros solo sirven para el deporte y la música. Por favor, un poquito de seriedad

    Aparte de todas las razones aducidas en mi comentario anterior, y que no voy a repetir, la gente que critica la pluma o el mariconeo de los demás es gente que no respeta la libre decisión de los demás de vivir su orientación sexual como le venga en gana.


  35. Crasament quien te dijo que los hetero quieren que seas como ellos? todo lo contrario, como dije antes lo que ellos esperan es que seas lo mas marica posible, por eso creo que lo politicamente incorrecto es precisamente demostrarles lo contrario, eso los pone terriblemente nerviosos.
    Yo respeto la decision de todo el mundo de ser como se le cante, pero tambien tengo derecho a que determinadas actitudes me choquen, pero ese en definitiva es mi problema.


  36. Crasamet, cualquiera que critique a un gay por tener pluma es un miserable, como lo es cualquiera que critique a alguien por aspectos de su persona que no ha elegido él (como su color de piel, su altura, etc). Creo que estamos totalmente de acuerdo en eso.

    Reconozco que mi respuesta no fue acertada, ya que efectivamente malinterpreté tus palabras (es la costumbre, los tiros suelen ir por ahí). Pero sí mantengo mis matizaciones sobre esos dos aspectos: que no se puede simplificar y decir que los heteros quieren que seamos como ellos (más que nada porque hay muchísimos tipos de heteros tremendamente distintos entre sí), y que la comparación del “efecto michael jackson” implica asumir que la pluma es un componente esencial del homosexual, lo cuál no sería bueno ni malo, pero no es cierto.


  37. Yo comulgo completamente con los comentarios dtanto de Nuria como de al, pero me gustaría lanzar una pregunta. ¿Qué sentido tiene que dos hombres homosexuales se traten en femenino? Porque es una situación ( comunmente asociada a la pluma) que no llegaré nunca a entender. Si eres hombre y estas hablando con un hombre, por muy amanerado que seas, ¿Por qué os tratáis como mujeres?
    Jaav


  38. algunas personas lo hacen porque es la única manera de visibilizar su homosexualidad, ya que si no fuera por eso, parecerían un heterosexual cualquiera y de lo más vulgar y no les apetece

    nada más activista que oir a un tipo de aspecto similar a Hilario Pino (por ejemplo) decir: “me he quedao muerta”


  39. jaav, me gustaría poderte dar más razones, pero sólo puedo decirte que, sin sentirme en absoluto mujer, me refiero a mí mismo o a amigos míos en femenino, en contextos divertidos, sólo porque -por favor, no quiero que suene mal, no te lo tomes como un ataque personal- me apetece, porque quiero y porque me divierte.
    Son formas de hablar, nada más. Las palabras y las expresiones tienen a veces usos creativos, que dan lugar desde a versos inolvidables a bromas llenas de humor, y también por desgracia a descalificacins e insultos, depende de la intención. Te pongo un ejemplo, cuando un hetero dice ‘me voy cagando leches’ no tengo ninguna duda de que no hay que tomarlo en sentido literal, y no creo que los heteros se echen en cara entre ellos el uso de dicha expresión.
    Por otra parte, insisto en que respeto tu opinión. Tengo amigos a los que no les gusta que me dirija a ellos en femenino, no lo hago y punto.


  40. Bueno, Al, tengo que introducir otra pequeña matización: yo no me refería tanto a lo que los heteros quieren (que, además, como bien dices, sería una generalización bastante inconsistente), sino a lo que los gays que critican la pluma creen que los heteros quieren. Esto también es, si quieres, una generalización, pero creo que bastante menos vaga. Los gays que critican la pluma suelen tener muchísimos más denominadores comunes entre sí que los heteros.

    Respecto a lo de “síndrome Michael Jackson” era una simple “reductio ad absurdum”; cuando la escribí, no caí en la cuenta de las posibles interpretaciones esencialistas que tú sí has visto. En cualquier caso, creo que está claro lo que quiero decir.


  41. Reconozco que no todos los hetero piensan lo mismo respecto a los gay pero aun hoy diria que en muchisimas partes la mayoria que sigue siendo muy machista tiene la vision que dije anteriormente, por suerte muchos jovenes tienen ya miradas diferente. Nuri


  42. jaav: es una forma, en la línea de lo que se ha estado hablando aquí, de darle la vuelta a un insulto. Los marroquíes a veces se dicen entre sí “nunca te fíes de un moro”. La Agrado de Todo sobre mi madre se pasaba la peli diciendo hij@puta. A los gays se les insulta con frecuencia llamándoles en femenino, y resulta sano hacerlo voluntariamente para reírse, porque aparte de que puede ser divertido, el insulto queda desactivado.

    nosolopienso: ¿tú crees que la etimología de cagando leches es la que estás pensando??? nunca me lo había planteado. ¡me parece muy fuerte!! Pero si es verdad, me voy a reír mucho a partir de ahora cuando se lo escuche a un hetero…

    Crasamet, creo que te entiendo, creo que hablas de los gays que no es que quieran parecer heteros, es que quieren pasar desapercibidos, seguramente para no exponerse a un posible rechazo. Para mí este es un tema de lo más complicado. Por un lado no me gusta esa pluma digamos “ostentosa” porque no quiero que piensen que soy distinto a ellos por ser gay (lo soy por otras muchas cosas, pero no por eso). Sin embargo, por otro lado me gusta porque sirve para “desenmascarar” a esos heteros que te aceptan maravillosamente pero sólo mientras no destaques demasiado y no les avergüences. De esta idea sale, creo, el típico gay perfecto e ideal de muchas películas o series, en las que los guionistas tratan de compensar el “defectillo” con numerosas virtudes.


  43. Gracias y enhorabuena a todos por vuestros comentarios. Creo que entre todos hemos logrado tener una conversación enriquecedora e interesante y con un alto grado de respeto en el 99 % de las intervenciones. Ha sido un placer.

    Al: estoy casi seguro de que esa es la etimología, así que puedes reirte a gusto.


  44. Yo siempre había pensado que era una versión escatológica de “echando leches”, pero quizá sea que ésta es la versión light.

    También “darle una leche a alguien” puede tener un significado gracioso…











Escribe tu comentario

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar en nuestra página. No podremos admitir los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar el comentario poniéndose en contacto con el autor del mismo para comunicarle los motivos.

You must be logged in to post a comment.