El análisis: a vueltas con la Jefatura del Estado y los Derechos de gays y lesbianas

h1 Escrito el 31-07-2006 por Xavi dm

Una carta en dosmanzanas.com

Perdonadme que insista una vez más en este asunto, el del papel que creo que el Jefe del Estado debe cumplir en lo que a mi me parece un momento de inflexión y, por tanto histórico –bien hacia un lado grave y preocupante, bien hacia otro más feliz, como ya ocurriera en Holanda o, en menor medida, en Alemania hace unos años- en el respeto hacia los novísimos y aún frágiles derechos reconocidos recientemente en nuestro País a la comunidad homosexual (un 10% de la población según las estadísticas), pero las noticias se van sucediendo sin solución de continuidad, aceleradamente, y la situación requiere un análisis detenido y un sosiego que los principales actores de la compaña emprendida contra aquéllos –esto es, la Iglesia y algunos sectores conservadores políticos y sociales próximos a ella- no están dispuestos a permitir.

Todo ello está originado un clima de cada vez más elevada tensión, especialmente en una de las partes, la que reacciona -que por eso, sencillamente, se la denomina reaccionaria en este aspecto-, con consecuencias evidentes y no aisladas en estos últimos días: la brutal paliza a un joven homosexual en una piscina de Madrid por besar públicamente a su pareja del mismo sexo, o la frontal oposición de algunos medios e instituciones a que un Alcalde autorice un matrimonio civil al que, como acto reglado, no puede oponerse por la autoritas que le inviste. Todo ello está contribuyendo en alguna medida al miedo, al desanimo, a la ocultación, cuando realmente el efecto -el feliz reconocimiento de derechos y libertades- debería ser precisamente el contrario…y eso no lo podemos consentir.

Bien es cierto que corresponde al Ejecutivo, gobernado por el PSOE, adoptar las decisiones que, con el respaldo de la sociedad, ayudan a sostener el entramado de libertades alcanzadas, su estructura y arquitectura. Pero desde la inevitable perspectiva política su posición se alinea con una de las partes, la reconocida o beneficiada, chocando abiertamente con los planteamientos de la otra, la de los que rechazan de plano cualquier “concesión� en favor del colectivo de gays, lesbianas o transexuales. Eso convierte a nuestro Gobierno en en Juez y parte.

En este punto es donde a mi juicio se hace aconsejable la intervención del Jefe del Estado a través de algún gesto claro e inequívoco, visible, un aviso a navegantes, del que se desprenda que la sociedad española a la que éste representa suscribe abiertamente –con Él- las decisiones adoptadas en el Parlamento de la nación, ya sean las normas que tratan de proteger a los homosexuales de comportamientos homófonos y delictivos –como el caso del apaleamiento de Luis por ser homosexual-, o de la libertad para contraer matrimonio civil, fomentando así un ambiente en el que no existan presiones ni amenazas como ahora ocurre, un clima de verdadera paz social que ahora parece que algunos intentan escamotearnos.

El título II de la Constitución Española confiere al Jefe del Estado, de forma expresa, no sólo una función representativa, sino, en los que ahora nos parece aún mas importante, un papel “moderador�. Algunos estamos convencidos de que el Jefe del Estado debe atemperar, coadyuvar a rebajar la tensión. Su intervención es evidentemente aconsejable.

Hasta la fecha, el único encuentro que yo recuerde que se ha producido con el colectivo homosexual fue precisamente cuando el Rey, por pura casualidad, se dio de bruces con el stand de la librería Berkana en la Feria del libro de hace unos años, ofreciendo una pobre imagen, si no desgraciada, que en nada ayudó a forjar una imagen de la monarquía, de la Jefatura del Estado, próxima a estos ciudadanos a los que también representa.

Sr. Jefe del Estado, por favor, mueva ficha…la sociedad se lo agradecerá en su justa medida.

Jesus Flores
Jesús Flores

Otras cartas en dosmanzanas.com


del.icio.us Guarda esta noticia en del.icio.us

7 comentarios en “El análisis: a vueltas con la Jefatura del Estado y los Derechos de gays y lesbianas”

  1. el alejamiento de la casa real a la sociedad es como aquella anécdota del Papa que visitó Africa y preguntó:
    - ¿por qué están tas flacos estos niños?
    - porque no comen
    Así que, dando un tirón de orejas a los chaveles les instó:
    - a ver si comemos más, campeones.

    Solo espero que mueva una ficha: la suya propia cuando alguien diga JAQUE MATE.


  2. Siento tener que recordar que nuestro jefe de estado protagonizó una lamentable escenita en la feria del libro hace dos o tres años, en la que se paró en el puesto de Berkana o una de estas, y al preguntar a la chica que qué tipo de librería era, ella le contestó que de temática gay-lésbica. Juanca parpadeó un tanto perplejo, y enseguida soltó una risotada diciendo ¡Ah, de mariquitas!, haciendo que todo el séquito que le acompañaba se riera también y celebraran el chiste con alegría.
    Qué podemos esperar de semejante tipo.
    Yo desde aquí invito al rey a que la próxima que quiera reirse en público de alguien, lo haga de su puñetera madre, y no de nosotros.
    Ya lo sabes, Juanca.


  3. Imagino que es mucha la presión que hay sobre el Rey en este y otros temas; estoy pensando especialmente en la reforma de los estatutos de autonomía, empezando por el catalán. En el asunto del matrimonio, enorme presión habrá tenido también la Real Academia Española para emitir un informe que definiera el término “matrimonio”; afortunadamente no lo hizo y dejó que el proceso legislativo siguiera su curso sin interferencias.

    El Rey no puede intervenir en una cuestión que ha suscitado tan enorme debate político y que se halla actualmente recurrida ante el Tribunal Constitucional. Da igual que lo hiciera en un sentido u otro; sería una injerencia de dimensiones cósmicas y en modo alguno aceptable.

    Sobre el tema más general, del respecto a gays, lesbianas, bisexuales y transexuales, sí serían buenos gestos del Rey y la Familia Real. La homofobia es una lacra que, como el terrorismo y las drogas, debe ser erradicada, y sería muy bueno —incluso para la propia monarquía— que la Corona apoyase esta lucha lo mismo que apoya las otras.

    Espero que no tengamos que esperar a que reine Leonor.


  4. Sobre aquella feria del libro, he encontrado este link en el que la coprotagonista cuenta su historia. Al parecer, ella no se ofendió. A mí su postura (compartida por Colegas, Terenci Moix y Eduardo Mendicutti, según cuenta esa web) me parece demasiado benevolente con el Rey, la verdad.


  5. ¿Y por qué coño le damos tanta importancia al tipo éste? No es nadie; le quedan tres telediarios. Como a la Iglesia, la mayoría de su apoyo recae sobre las generaciones que en poco tiempo van a estirar la pata. Y entonces no valdrá para nada su palabra. A mí me la trae al pairo este señor, la verdad… lo único que me importa, en relación a él, es dejar de pagarle sus caprichos con mi sudor. ¡Qué egoísta por mi parte!


  6. Hace mejor largándose de una vez. Y con él toda su familia.


  7. Lo de Terenci Moix me gustaría que fuera verdad pero ya hace más de un año que nos dejó lamentablemente,pero que falta de cultura la de algunos periodistas. Yo cada día me asombro más de todo.
    En cuanto al vocabulario del Rey, como dicen todos los que lo parodian campechano, campechano… :-) La que me parece una gran Señora es Mili como siempre que sale en los medios, porque la ideología no supone caer en la impostura o un extremismo demagógico sino decir siempre la verdad objetiva de los hechos. Y desde hace ya mucho tiempo que sabemos que la monaraquía española no es precisamente homofóbica. Y yo como republicano me alegro de ello. Consultar el libro: http://www.libreriaberkana.com/fichalibro.php?isbn=84-923433-6-2











Escribe tu comentario

Dosmanzanas quiere darte las gracias por dejar tu comentario en esta entrada, pero debe recordarte que la educación es la base fundamental para poder participar en nuestra página. No podremos admitir los comentarios fuera de tono, con insultos o incitación a la violencia. Dosmanzanas se reserva el derecho de borrar el comentario poniéndose en contacto con el autor del mismo para comunicarle los motivos.

You must be logged in to post a comment.