Archivado en la categoría 'Cartas...'.

A temperatura ambiente

h1 Wednesday, September 17th, 2008

La columna de dosmanzanasSi hay algo en lo que algunos de mis amigos coinciden conmigo es que no nos sentimos reflejados (porque decir excluidos no es del todo cierto aunque la definición se le acerque) en el ámbito social. No es que seamos unos outsiders ni mucho menos (nos falta el dinero suficiente como para presumir de ser outsiders y de tiempo para expresar lo outsiders que somos en un fotolog) pero, por alguna extraña razón, siempre que leemos las noticias y artículos de opinión que hacen alabanzas de lo bien que se vive en este país, de lo avanzada que es la sociedad o escuchamos a hablar a un político pensamos que sí, que están en lo cierto –más o menos- aunque no nos explican la verdad y, peor aún, que no entran en matices; en esos matices donde, precisamente, nos movemos nosotros.

Como pertenezco a la generación inmediatamente posterior a la Generación X, que tuvo su momento y que creó un modo de vida y una cultura exclusivamente para ellos (en cambio su sistema de valores prevalece); para la mayoría de nosotros es complicado encontrar un espacio donde podamos leer referentes que se asemejen a nuestra manera de pensar. En parte porque creemos que quizá no merece la pena, ya que, como ocurre siempre, los ideales progresistas de la Generación X fueron devorados por otro más poderoso: el dinero. Los que mandan ahora son conscientes de que somos unos jóvenes que, contra las apariencias, estamos perfectamente preparados para ocupar sus despachos (con nuevas y mejores ideas).

De hecho, soy bastante escéptico con cualquier tipo de movimiento político y con las personas vinculadas a ellos, quizá porque mi experiencia nunca ha sido satisfactoria y ralla en el absurdo gracias a, todo hay que decirlo, una minoría de activistas que se tomaba el asunto con más guasa que otra cosa.

A los 16 años, mis amigos del instituto seguían el movimiento okupa, que a mediados de los 90 estaba en pleno auge, y los sábados por la noche solíamos ir a la okupa más famosa de la ciudad a escuchar punk desafinado –lo importante no era saber cantar, si no aporrear con el mismo ritmo machacón una guitarra y gritar entre canción y canción ¡puta policía!-. Los okupas eran unas personas con unos ideales bien definidos… hasta que llegaba el domingo por la mañana y uno de los okupas-gurú más famosos de la ciudad se iba a casa de su madre que vivía en una prestigiosa (y cara) urbanización de las afueras para comer bien, lavar la ropa y ducharse como Dios manda al menos una vez por semana.

Ahora comparto piso con una gente que dedica su tiempo libre a un Centro Social donde se habla de precariedad laboral, exclusión y desigualdad social de género. Lo más curioso es que, haciendo una selección para no generalizar y caer en equívocos, entre ellos hay un profesor universitario que dice que le encanta ser precario y que juzga a las personas según su nivel de estudios –por casa le escuché decir una vez que para ser precario había que tener estudios para comprender “la complejidad� del asunto-; que denuncien la exclusión y luego te miren mal si te pasas por la cafetería con la última camiseta que has comprado en Custo aunque ellos vayan a las manifestaciones antiglobalización vestidos todos igual con sus pantalones de chándal Nike y sus zapatillas Adidas y que en los grupos de género no haya entre sus integrantes ningún hombre (porque ninguno quiso apuntarse). Y sí, todos están orgullosos de ser precarios pero en vacaciones se van a esquiar.

Obviamente, sólo he retratado el comportamiento de una minoría de entre la multitud que cree y que trabaja día a día por arreglar las desigualdades. La diferencia entre unos y otros es de matiz: los que realmente están seguros de sus convicciones, no tienen la necesidad de hacer ostentación de sus ideas porque no buscan el reconocimiento: quieren resultados. Los otros, no. Los primeros no son soberbios, tienen capacidad de autocrítica y sentido del humor; los segundos, no.

Así que como desconfío bastante de cualquier movimiento político y de sus integrantes, me limitaré a hablar de temas de actualidad desde una perspectiva que comúnmente caerá de lleno en la frivolidad, en la ironía o en el escándalo. Habrá de todo un poco: lo más sonado de la política nacional e internacional, de la cultura y, cuando no me quede más remedio, de los deportes -aunque, prometo poca cantidad de esto último.

De manera que si vosotros también pensáis que las cosas no son ni blancas ni negras sino pertenecientes a una más que amplia gama de grises y usáis el sentido del humor como bandera, éste es un sitio más para vosotros.

Raúl Portero
Nació en Terrassa, Barcelona, en 1982. Es estudiante del ciclo formativo superior de Diseño y Producción editorial y su primera novela, ‘La vida que soñamos’, ha ganado el IV premio Terenci Moix de novela y sale publicada en noviembre por Egales. También ha participado en diversos cortometrajes y otras producciones con el grupo ‘Adictos’, que ayudó a fundar.

Colegas oportunistas

h1 Wednesday, July 18th, 2007

la columna de dosmanzanasAyer un comentarista de esta web anunciaba la presencia de las Nuevas Generaciones del PP en la protesta convocada hoy por la FELGTB frente a la Embajada de Irán por la condena a muerte de veinte personas, algunas de ellas por homosexualidad. Mientras esto se anunciaba con alegría por parte de algunos, la Confederación COLEGAS estaba preparando su comunicado-pataleta contra lo que ellos llaman “oportunismo hipócrita” de la “federación de Zerolo“. Sintetizando: los cachorros del PP pensaban ir a una manifestación de la que sus ‘colegas’ se han desmarcado. Qué descoordinación, señores. O qué mal informados están algunos.

Andan mosqueados estos Colegas. La concentración de la FELGTB frente a la embajada de Irán les ha dejado sin discurso, sin eslóganes baratos con los que criticar a lo que ellos denominan “lobby gay“. Llevaban años criticando “la doble vara de medir” de Zerolo y los suyos, y va ahora la FELGTB y les demuestra que su única vara de medir es la defensa de los derechos de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales en cualquier parte del mundo. Les han dejado sin discurso, y a nadie le gusta que le quiten el pan de cada día. Por eso, molestos y rabiosos, se dedican ahora a emitir comunicados-pataleta criticando oportunismos, porque no tienen nada más que criticar.

Además, resulta cuanto menos paradójico que Colegas critique el oportunismo de nadie, cuando ellos son expertos en su utilización. En los pasados Encuentros Estatales celebrados en Logroño, sin ir más lejos, presentaron dos resoluciones condenando la homofobia de Irán y Cuba. Preguntado por los motivos que les habían llevado a querer condenar sólo la homofobia en esos dos países, el Secretario de Organización de Colegas, Paco Ramírez, no supo contestar y puso cara de niño bueno que ha metido en una ruleta los nombres de todos los países del mundo y por arte de magia le han salido esos dos. Sin embargo, aquello trajo a la memoria de muchos otra ‘artimaña’ de Colegas en los Encuentros Estatales de hace años. En aquella ocasión presentaron una resolución condenando el Plan Ibarretxe que fue rechazada al entender el resto de colectivos que ese tema no venía a colación en unos Encuentros de Asociaciones LGTB. Cuentan las “malas lenguas” que en una reunión con Nuevas Generaciones del PP, Colegas utilizó de forma oportunista lo ocurrido con la resolución del Plan Ibarretxe.

Mucho se podría escribir también del oportunismo mediático e informativo de Colegas. Resulta complicado encontrar una nota de prensa de este colectivo, al menos entre las que tienen repercusión en los medios, que no tenga como eje principal las críticas a lo que hace la FELGTB o Pedro Zerolo. Eso se llama oportunismo, o aprovecharse del trabajo de otros para salir en los medios. Algo parecido ocurrió también en los Encuentros Estatales de Logroño. Colegas incumplió el funcionamiento de los mismos y emitió un comunicado de prensa antes de su finalización, dando informaciones inexactas e incluso falsas de lo que había ocurrido en los Encuentros.

Podríamos seguir escribiendo párrafos y más párrafos sobre el oportunismo de Colegas y sobre el silencio sospechoso que tienen en temas como el matrimonio homosexual y el recurso del PP ante el Constitucional. Lo de llamarse Colegas puede ser un nombre simpático e incluso amistoso, pero da lugar a segundas interpretaciones. Dicen las “malas lenguas” que éstos son colegas de quien les da el pan de cada día. No seré yo quien lo diga. Que yo soy muy bien pensado. Saquen ustedes sus propias conclusiones.

Pablo U.
pablo@dosmanzanas.com

Otras columnas de dosmanzanas

Mártires valencianos

h1 Wednesday, July 18th, 2007

La columna de dosmanzanasEl 16 de noviembre de 1625, en la Plaça de la Seu de Valencia (hoy Plaça de la Mare de Déu, el corazón histórico y simbólico de la ciudad) el Santo Oficio de la Inquisición ofreció al numeroso público que se agolpaba en el recinto un espectáculo que los cronistas calificaron de “cosa no vista en València ni oïda�: un auto de fe en que se dictó sentencia condenatoria contra doce reos, que a continuación habrían de ser entregados al poder civil para ser ejecutados y quemados. Lo insólito del caso radicaba en que los doce condenados lo eran por un mismo crimen, que aparecía escrito en las capas de color morado que los cubrían: “per sodomita�. No era la primera vez –tampoco fue la última– que la Inquisición emitía en Valencia condenas de muerte por actos homosexuales; pero nunca antes, ni después, se dio en esta ciudad a la plebe el pretendidamente ejemplar espectáculo de la ejecución y quema de doce “sodomitas� en un mismo día.

Este auto de fe marcó el punto culminante de la persecución del llamado “Santo Oficio� contra los homosexuales en el Reino de Valencia. Dicha persecución se había iniciado un siglo antes, en 1524, cuando el papa Clemente VII colocó a los sodomitas de los estados de la Corona de Aragón bajo la jurisdicción de los tribunales de la Inquisición; había conocido un primer período de especial agresividad en los años 1570-1590; y fue especialmente brutal entre 1616 y 1630. Después de esta fecha ya no habría más sentencias de muerte (aunque sí condenas a galeras, trabajos forzados, destierro, azotes…), pero la persecución inquisitorial contra los homosexuales valencianos continuó durante los siglos XVII y XVIII, hasta la época misma de las revoluciones liberales. Cabe señalar que la última ejecución por orden de la Inquisición española tuvo lugar precisamente en Valencia en 1826, y su víctima fue Gaietà Ripoll, un maestro de escuela acusado de ser deísta: como Voltaire y Montesquieu, como Franklin y Washington, y como tantos otros ilustrados y liberales de aquel tiempo.

La inmensa mayoría de los valencianos de hoy, gays y lesbianas incluidos, ignoran que en su ciudad ocurrieran, unas cuantas generaciones atrás, estas cosas. Y no resulta fácil culparlos de dicha ignorancia, cuando es obvio que las mismas autoridades de la ciudad y el país no han querido nunca recordar aquellos hechos, ni a aquellas víctimas. Recientemente leíamos la noticia de que el alcalde de Roma se disponía a dedicar una plaza al actor Paolo Seganti, asesinado hace dos años en un ataque homófobo; en dicho lugar se ha colocado una placa en la que puede leerse: “Piazza Paolo Seganti, vittima della violenza e dell’omofobia�. En la misma ciudad, en la céntrica plaza Campo de’ Fiori, se erige un monumento al filósofo Giordano Bruno, quemado allí mismo en el año 1600 por orden de la Inquisición romana, y considerado habitualmente como “el primer mártir de la ciencia moderna�. A este lado del Mediterráneo, en Valencia, si bien desde hace algunos años una plaza periférica lleva el nombre de “mestre Ripoll�
–aunque sin inscripción alguna que indique a ciudadanos y visitantes quién fue el titular de la plaza, y por qué murió–, nada de esto existe ni está previsto que exista para honrar la memoria de los homosexuales que fueron víctimas de la violencia y la homofobia de la Inquisición, de aquellos “sodomitas� que fueron martirizados por haber seguido, en medio de una sociedad dominada por fanáticos intolerantes, el camino de su propia naturaleza.

En cambio, próximamente –y gracias a un acuerdo con el consistorio de Rita Barberá, del PP– el Arzobispo inaugurará un nuevo y magnífico templo en la zona que algunos consideran como el nuevo centro de la Valencia del siglo XXI, junto a la Ciutat de les Arts i de les Ciències, templo que estará dedicado a la memoria de los “beatos mártires valencianos�, “víctimas del odio a la religión� durante la Guerra Civil. Nada que objetar a que la Iglesia recuerde y venere a sus mártires: todas las víctimas del odio de los demás merecen el mismo respeto por parte de los ciudadanos amantes de la convivencia en paz y en libertad. Sí: “todas� las víctimas. Por eso mismo, no parece ni justo ni cívicamente edificante que sólo las “víctimas del odio a la religión� sean recordadas, mientras que la memoria de las víctimas del odio sancionado por esa misma religión –en aquella guerra y en la dura represión que le siguió, y también durante los largos siglos en que el catolicismo ejerció un implacable dominio sobre la sociedad valenciana– no cuenta (salvo en el caso muy excepcional de alguna celebridad local) no ya con edificios, sino ni siquiera con monumentos, placas o inscripciones que la honren.

No debería haber dos clases de víctimas del odio y la intolerancia fanática: aquellas que se recuerdan con respeto y veneración… y aquellas de cuya muerte parece que pudiera decirse, como en los versos de Pablo Neruda, que fue “como si no muriera nadie, nada,/como si fueran piedras las que caen/sobre la tierra, o agua sobre el agua�.

Nemo

Otras columnas de dosmanzanas

Hazte ver

h1 Thursday, June 28th, 2007

Con esta carta de elputojacktwist estrenamos una nueva sección, ‘la columna de dosmanzanas.com’ en la que los colaboradores habituales irán expresando su opinión sobre los diferentes temas que nos interesan a todos.

La columna de dosmanzanas.comA pocos días del desfile del orgullo LGTB en Madrid (el Europride este año) volvemos a escuchar las mismas palabras de siempre: circo, plumas, fiestorro, desnudos, músculos, cuero, publicidad, irreverencias. Siempre habrá a quien la parezca fatal que empresas privadas se anuncien en el desfile, a quien le parezca fatal que chicos y chicas de este mundo con cuerpos de otro (mundo) se desnuden y bailen y disfruten de la fiesta. Alguno dirá que las transexuales y los trasformistas acaparan las portadas de los periódicos (lógico por otra parte: entre sacarme a mí o una chica con las tetas de una diosa mesopotámica no cabe la menor duda), otros alegarán que se critica a la Jerarquía Católica o al Partido Popular (no olvidemos el vergonzoso recurso contra la Ley de Matrimonios). Algunos recordarán al PSOE que no está todo hecho y falta un año para las elecciones y que la homofobia no es patrimonio de la derecha. Incluso algunos criticarán la propia manifestación del Orgullo desde dentro, en un ejercicio meta-reivindicativo de difícil comprensión para la mayoría de los mortales, pero muy necesario. Soy de los que opinan que hay que permanecer gritando en el sitio en el que queremos estar, para que nos hagan caso (llámese Iglesia, Partido Popular u Orgullo LGTB). Difícil, ya lo sé. Tampoco debemos olvidar que el desfile del Orgullo (y concretamente su asistencia masiva en Madrid dado su carácter estatal), a pesar, o quizá gracias a, su carácter lúdico, ha sido fundamental en el camino a la consecución de los derechos que ahora tenemos. Y siempre ha sido reivindicativo.

Debemos evitar que la resistencia ante la homofobia reproduzca entre nosotros ese mismo discurso al que nos resistimos (una lacra omnipresente en la historia de la liberación LGTB). Porque lo interesante es que se nos vea, y no importa que se manifiesten nuestras diferencias ni nuestras contradicciones, nuestros absurdos o nuestras vergüenzas. Porque la comunidad LGTB no tiene que ser perfecta: nada lo es.

Así que hazte ver, sal a la calle, vestido de novia, marinero, con un kaiku, en camiseta y vaqueros, traje, desnudo o de lagarterana. Critica, grita, pregunta, reflexiona, duda, cuestiona, aplaude. Baila hasta caer extenuado, siéntate en un banco al solecito y da gracias por haber vivido para ver esto, llora si quieres por los que no están y por tantas y tantas agresiones en Irán, Estados Unidos, Cuba, México, China, Polonia o España. Todos podemos aprender de todos, pero lo realmente importante es lo que el resto del mundo puede aprender de nosotros: que el ser humano es diverso, poliédrico, tan complejo como uno de esos conjuntos de dimensión fractal. Tan complejo como la propia naturaleza: ni categorías, ni etiquetas, ni descripciones médicas o psiquiátricas, ni pesados tomos llenos de casos clínicos. Nada que describir, ni limitar, ni clasificar: la realidad está por encima de todo eso.

Porque el desconocimiento y la ocultación acaba en la homofobia (ni siquiera el corrector de Word reconoce la palabra. Pura homofobia). Porque nuestra mejor arma es la visibilidad en todos los ámbitos: en la calle, en el trabajo, en la familia, en el barrio, en el ejército, en misa o en la mezquita, en las instituciones, en los partidos políticos, en los medios de comunicación, en los colegios y en el supermercado.

Hazte ver. Se lo debemos a ese chaval que mira el telediario de reojo mientras come, a esa niña que será feliz con la portada de un periódico dominical descubriendo que sí hay futuro para sus sueños.

elputojacktwist

(Y aunque odio parecerme a la DGT: haz que tus condones también se vean)

Otras columnas de dosmanzanas

Un grupo de militares jubilados presenta una carta en la que arremeten contra el Orgullo Gay

h1 Wednesday, November 15th, 2006

Cara al solUnas docenas de militares jubilados y sus familias han presentado una carta de tufillo franquista en la que muestran su preocupación por la situación actual de España, alertando de la “desmembración” de la Patria, de la “descristianización” de nuestra sociedad y criticando la Ley de la Memoria Histórica aprobada en el Parlamento.

El grupito de nostálgicos afirman, cara al sol, que el Estado permite y subvenciona ataques al catolicismo como “la anual exhibición blasfema en la cabalgata del llamado Día del Orgullo Gayâ€?. Una ocasión de recordar de dónde venimos y cuánto hemos cambiado…

Apoyo al artículo homófobo del director de Hispanidad

h1 Tuesday, November 14th, 2006

HispanidadParece que los lectores del diario digital ultraconservador Hispanidad apoyan el artículo homófobo escrito por su director, Eulogio López, en el que afirmaba que Gallardón, por dar muestras de apoyo al matrimonio entre homosexuales, era comparable a tiranos como Adolf Hitler o Stalin.

En la sección de ‘cartas al director’ han publicado lo siguiente, de un tal José Alberto Fernández:

El verdadero enemigo de mi fe

Sr. Director:

He leído su escrito sobre votar a Gallardón, a Hitler o a Stalin… y yo personalmente lo tengo muy claro… a ninguno de ellos. Pero sí quiero hacer una reflexión al respecto; Hitler y Stalin atacaron nuestra Fe y con su ataque no hicieron más que fortalecerla… como salió fortalecida en España
de la persecución religiosa padecida durante la última República. Pero Gallardón no ataca nuestra Fe, sino que la corrompe, la adultera y la prostituye… y esto está de hecho descristianizando España… ha causado mucho mayor mal a la Fe en España los ocho años de gobierno del PP… que la persecución durante la guerra civil.

Antes muerto que votar a favor de Hitler, Stalin o Gallardón… ¡pero sé que el auténtico enemigo de mi Fe es éste último!

– Os recordamos que podéis leer el artículo homófobo ‘Madrid bien vale una misa’ aquí, y que podéis decirle lo mucho que os ‘ha gustado’ al autor, Eulogio López, en eulogio@hispanidad.com

Nueva sección, “Una carta en dosmanzanas�

h1 Sunday, July 9th, 2006

Una carta en dosmanzanas.com

Dos manzanas inicia una nueva sección que pide la colaboración de todos vosotros que nos leéis.

La sección “Una carta en dosmanzanas� quiere ser una sección en la que todos vosotros podréis enviar cartas que deseéis publiquemos en dosmanzanas y con las que deseéis dar vuestro punto de vista sobre actualidad, noticias o cualquier otro tema que pueda ser interesante para todos.

Todas las cartas para ser publicadas deberán ser recibidas en nuestro correo electrónico. (Para que no lo confundamos con cualquier otro mail recibido en esta misma dirección, indicad en el asunto: “Una carta a dosmanzanas�). Esperamos todas vuestras cartas.

Dosmanzanas se reserva el derecho a no publicar alguna de las cartas recibidas.

La fiesta nuestra

h1 Tuesday, June 20th, 2006

Al loro porque no deja duda alguna: sabe lo que hay, sabe lo que quiere y lo expresa que da gusto. No es otra que Kim Pérez, una de las mujeres más militantes que pululan por nuestra tierra: Presidenta de la Asociación de Identidad de Género de Andalucía, lleva años al pie del cañón luchando por la igualdad de derechos y tiene la sana costumbre de escribir: hoy nos deja una carta para la historia, uno de los documentos más sinceros, más profundos y a la vez más tristes (por la realidad de la que habla) que han pasado por mis manos, directa desde el blog de Transexualidad-Euskadi. Aquí lo tenéis:


Después de conseguir, con mucho esfuerzo de todos y todas, que el Consejo de Ministros le diera el pase a nuestra Ley para las Cortes, se decidió hacer una fiesta para celebrarlo.

Iba a ser el sábado día 10; iban a acudir tutti quanti, en el cine, el teatro, la literatura, el periodismo.

El sitio era perfectamente a propósito, Chicote, heredero del bar que fundó Perico Chicote en los cuarenta o los cincuenta, tan famoso que se le canta en el chotis “Madrid”, de Agustín Lara:

En Chicote un agasajo postinero
con la crema de la intelectualidaz;
y la gracia de un piropo retrechero,
más castizo que la Puerta de Alcalá.

Bueno, íbamos a estar con la crema de la intelectualidad; y algún piropo podía caer sobre alguna de nosotras.

Añadiré que estando un día mi madre en Chicote, más guapa que cualquier actriz de Hollywood, Perico Chicote le dedicó un cóctel que se inventó sobre la marcha, sin alcohol, porque ella no quería beberlo, y a base de granadina, porque mi padre era de Granada, y le puso su nombre, “Rita”.

Sin embargo, aunque me parecía bien y natural la idea de una fiesta, yo no tenía intención de ir. Novecientos kilómetros, entre la ida y la vuelta, me parecían demasiados para una fiesta.

De pronto, todo cambió.

En el diario “La Razón” se publicó un vergonzoso articulillo, en el que se podía ver todo, menos la razón. En el titular ya se decía que el PSOE apoyaba una fiesta transexual el mismo día de la manifestación de víctimas del terrorismo.

Vale la pena analizar lo que se dice y lo que se sugiere; lo que en lingüística se llama “contexto”, o “connotaciones”:

Primero, se politizan nuestras reivindicaciones, vinculándolas al PSOE y sugiriendo por tanto un enfrentamiento “nuestro” con el PP, algo que creo que ningún transexual con dos dedos de frente desea y menos los transexuales que son del PP.

Segundo, se contrapone nuestra fiesta con una manifestación de víctimas, como diciendo “unos se divierten mientras otros sufren”.

Tercero, las palabras “fiesta” y “transexual”, en ese contexto, no parece que se junten para realzar la seriedad de nuestras reivindicaciones (compatible con las fiestas) , sino con ánimo de denigrarnos.

Pero en el texto, había algo peor. Se daba el sitio exacto y la hora de la fiesta, y se decía de pasada que era “previsible” que habría todavía “en las calles”, “ecos” de la manifestación.

¿Qué quiere decir la alusión a los ecos de una manifestación, ya terminada antes de que empezara la fiesta? ¿Que habría por las calles algunos pescadores en río revuelto, de los que nunca suelen faltar en cualquier manifestación?

¿Se les destinaban a ellos las precisiones sobre el sitio y la hora?

Para calibrar la gravedad de esas palabras, diré que, hace pocos días, sobre otro asunto, Federico Jiménez Losantos reprochaba en su programa de la Cope a algunos por haber difundido el lugar y la hora de los mítines del PP en Cataluña, favoreciendo así las agresiones de los radicales

Eso quiere decir que todos sabemos lo grave que puede ser difundir el sitio y la hora de un acto en los ambientes extremistas contrarios. Bueno, pues eso fue lo que hizo “La Razón”, decirlo por si alguien no se había enterado. Desde luego, no era una información que pudiera ser útil ni interesante para la mayoría de sus lectores habituales.

Instigar, veladamente, contra nosotros, y contando con que a buen entendedor, pocas palabras.

Recogiendo la idea, unas horas después, en el programa “Alto y claro”, de Telemadrid, se insistía en ella.

Parece que se llegó a decir, en tono irónico, que ciertas manifestaciones solían “limpiar” a Madrid. La palabra es alarmante. ¿No es por cierto una ofensa directa contra las víctimas del terrorismo? ¿Limpiar de quiénes? ¿Limpiar por intromisión de quiénes? ¿Algo así como “limpieza étnica”?

Ante esa situación, la FELGT, que había organizado la fiesta, decidió desconvocarla. Dijeron que por amenazas. Era verdad, aunque yo hubiera preferido decir que para que no hubiera ninguna duda de que no pretendíamos provocar a nadie.

Éramos los y las transexuales los que estábamos siendo amenazados por extremistas de los que sabemos que aborrecen a todo el que no es como ellos.

Estuvo por tanto bien; tuvimos un acto de cortesía hacía las víctimas del terrorismo; nos apartamos discretamente a un lado para que nadie pudiera decir nada de nuestras motivaciones.

Pero pasó ese día; y se fue haciendo evidente que lo que había sido un acto de cortesía no podía ser confundido con un acobardamiento.

¿Nos vamos a acobardar los y las transexuales, para quienes cada segundo de nuestra vida, en el día a día, es un acto de valentía?

¿Nos vamos a acobardar ante una simple amenaza, quienes estamos acostumbrados a reirnos de las miradas hoscas, de los insultos verbales, que nos acompañan por las calles de vez en cuando, o hasta de las agresiones físicas?

¡Venga ya!¡Los y las transexuales somos, sin saberlo ni pensarlo, de las personas más valientes que pisamos la tierra, o que ha parido madre!

La fiesta había cambiado por completo. No podía ya dejar de convocarse, por tanto. Y ahora era la Fiesta del Orgullo Trans.

Y yo, que no había tenido ganas de ir a ella, ahora no sólo tengo ganas, sino que lo estoy deseando. Los novecientos kilómetros son ligeros, cuando están justificados.

Primero pensamos que fuera el día 17; no fue posible. Hubo un momento de desaliento. Entonces, Andrea Muñiz (permíteme que lo diga) insistió. Hizo ver que si dábamos la impresión de habernos acobardado, los extremistas pensarían que ya habían encontrado el camino para anular cualquier acto que convocáramos en el futuro: la intimidación.

No; no lo han encontrado. Lo digo por los y las trans, que ya sabemos que cada uno de nuestros pasos nos cuesta mucho trabajo, incluso uno tan sencillo como una fiesta. Pero también sé que lo digo por los invitados que vendrán ese día con nosotros a nuestra fiesta. Ellos podrían decir, “a mí ni me va ni me viene este rollo”, pero los que vengan, no lo dirán, seguro. Pensarán, sin duda, algo parecido a aquello tan antiguo de “humano soy, y nada humano me es ajeno”.

Los extremistas, pocos pero malignos, van a tenerlo difícil, para justificar su odio. Va a ser una fiesta abierta a todos los partidos que hayan hecho algo por las y los transexuales. Creo que vamos a invitar al PSOE, por haber presentado la Ley; a Izquierda Unida, por habernos apoyado desde siempre; a Los Verdes, por haber estado a nuestro lado cuando anunciamos la huelga de hambre; a ERC, por su posición de estas semanas en el Congreso de los Diputados; al PNV, a CiU, al BNG, a la Chunta, a CC, incluso al Partido Andalucista, que hoy no está en el Congreso, a EA, a todos los partidos que alguna vez hayan votado a favor de los transexuales, lo que incluye al PP, en especial por su postura reciente en la Asamblea de Madrid.

Vamos a invitar también al Cardenal de Sevilla, por haberse pronunciado dándonos la verdadera razón, como cristiano y como psicólogo (lo es) tanto en 1999, cuando se creó la Unidad de Identidad de Género de Andalucía, como ahora en 2006, con motivo de la Ley de Identidad de Género.

Todos y todas las trans no es que estemos invitados, es que somos los anfitriones.

Nacional-Catolicismo desangrado

h1 Thursday, June 15th, 2006

Me vais a perdonar que escoja un título tan agreviso para este tema, pero es una respuesta directa a lo que debería ser nuestro orgullo acribillado según la -perdón, diccionario- señora Mercedes Salisachs. En su columna de opinión del diario ABC explica como la familia es la semilla básica de todo lo existente y más o menos viene a decir, en su prosaica intervención, que aquellos que no pensamos como dictan sus ideales retrógrados somos meros diocesillos poniendo eso en peligro.

Las respuestas no han tardado en llegar y creo que es, como mínimo interesante, hacer saltar la chispa de un debate que seguro hará más entretenido aún este blog: la pecaminosa -y sin embargo amada- Kassandra Nasty ha publicado una carta abierta dirigida a esta periodista. Es curioso hasta qué punto nos llega a importar la ignorancia de estos individuos que, armados con papel y boli, pretenden ser salvadores de la moral. Hace unos días hablaba yo mismo en este sitio de una táctica de vacío pero, en vista de que no parece ser lo más apropiado, optemos por ser mejores que ellos: critiquemos, con educación y desde el conocimiento de la realidad de un mundo que ellos desconocen y temen. ¿Callarnos o responder? Una buena pregunta.

Os dejo la carta de Kassandra:


Querida Mercedes:

He sentido lástima al leer tu columna. Lástima por ti, por supuesto. No sé si tu falta de criterio y tu poca seriedad argumental se deben a una senilidad no tan temprana teniendo en cuenta tu edad o a una absoluta carencia de calidad humana en lo que atañe a comprensión y tolerancia. En cualquier caso, sea cual sea el motivo, resulta muy triste leerte.

Como dices, Benedicto XVI visitará pronto España. Hecho éste al que el colectivo LGBT no se ha opuesto en ningún momento, a pesar de que dicha visita coincide con la celebración anual del Día del Orgullo Gay. Ese día es siempre el mismo, de la misma forma que un cumpleaños, por ejemplo. Es inamovible. En cambio, esta visita se podría haber organizado en cualquier otro momento. ¿Por qué, entonces, se considera la celebración que ya estaba prevista desde antes como una provocación en contra de esta visita? Cierto es que en el ambiente hay cada bruja… Aunque no de las que predicen el futuro precisamente.

Y no te equivoques. No es de Dios de quien se prescinde (aunque si así fuera, no entiendo a qué viene ese desdén. ¿Eres antisemita? Un judío no cree en el mismo dios que tú…). Pero obviamente sería estúpido decir que la noticia de que el Pontífice vendrá a España ha sido acogida con alegría y gozo por este colectivo en pleno. Después de todo, la campaña de este hombre en nuestra contra ha sido tan agresiva como inapropiada. Y es que me parece muy bien que la Iglesia diga misa sobre lo que le parece bien y lo que no, pero es absolutamente deleznable que se crea con derecho a regir las vidas de aquellos que libremente decidimos no formar parte de ella. Nadie obliga a la Iglesia a hacer o dejar de hacer lo que no quiera. Que ella tome ejemplo, en lugar de intentar aferrarse a un glorioso pasado medieval de poder absoluto.

Sobre orgullos heridos… Bueno, querida, creo que tus palabras demuestran que si hay un orgullo herido, es el tuyo. El tuyo y el de todos aquellos católicos aférrimos que tan en contra se muestran de realidades (legales y palpables) que a veces ni siquiera comprenden, y que en cualquier caso no les atañe en la práctica. Es muy fácil opinar sobre el nuevo matrimonio, sobre la ley de divorcio, sobre la futura ley de transexualidad… ¿Verdad? Cómo se nota que ni siquiera te has molestado en estar con gente para quien estas leyes ha sido una luz de esperanza para alcanzar la felicidad.

Querida, como se dice en tu religión, todos somos iguales ante los ojos de Dios. Solamente el hecho de no respetar a los demás, de creernos superiores a ellos, nos convierte en inferiores. Yo te respeto por ser católica. ¿Me respetas tú por ser homosexual? (Octavo mandamiento: no consentirás falso testimonio ni mentirás).

Atentamente,

Kassandra Nasty

“La voz del lector”, una opinión sobre la pensión de viudedad a una lesbiana

h1 Friday, March 17th, 2006

Últimamente no se que pasa, pero cada vez son más las perlas que me encuentro publicadas en diferentes medios de comunicación.

Esta vez es una carta de un lector publicada en “El confidencial digital�, Web que firman como “La web de las personas informadas que desean estar más informadas�. Yo soy una de estas personas que estoy informado y que además quiero estar más informada, pero visto lo visto, me parece que prefiero no estarlo.

Cesáreo Jarabo Jordán, en la sección “La voz del lector� hace referencia a la pensión de viudedad de una lesbiana al morir su pareja, el hombre por lo que se puede leer en la carta y la cual paso a transcribir, no parece muy conforme ni por la pensión de viudedad y menos por los homosexuales.

“Un tribunal de lo que se conoce como justicia en lo que todavía es conocido como España ha determinado que una mujer invertida, cuya “pareja” ha fallecido, tiene derecho a percibir pensión de viudedad.

¿Somos conscientes de lo que ese hecho representa?, ¿somos conocedores de quiénes son los paganos de semejante alegría?

Los fondos de la Seguridad Social con los que nuestros padres cobran y son atendidos, proceden directamente de lo que sus hijos, nosotros, aportamos mes a mes en nuestras cuotas de la Seguridad Social. Así, en un pasado mañana, nuestros hijos atenderán los gastos que nosotros ocasionemos como clase pasiva.

Debemos tener hijos. Porque es un hecho de amor, lo primero. Pero también para que pueda ser cubierto este extremo material. Y hete aquí que algún parásito social se cuela por medio, y además de no colaborar con hijos para tal menester; además de evadirse de la responsabilidad de educar hijos; además de dedicar a saraos lo que otro se está gastando en educación de sus hijos, llega el momento de su “viudedad”, y condena a la sociedad a que le paguen una pensión, pasando por encima de los derechos ajenos.

Así, las familias, muy especialmente las numerosas, perennemente explotadas por este sistema social inicuo que está padeciendo España, se ven constreñidas por una legislación que parece redactada especialmente en su contra; por un sistema de vivienda que las ignora; por un sistema educativo y laboral que las persigue; por un sistema de televisión que las insulta. y como guinda, para colmo, son esas familias numerosas las condenadas a mantener la jubilación de oro de los viciosos y de los asesinos; la jubilación de oro de quienes nada aportan a la sociedad. salvo su suciedad y su vicio; la jubilación de oro de quienes han optado por abortar a sus propios hijos, porque para mayor INRI, son ellos, como consecuencia de no tener hijos, y por delante de quienes sí los tienen, los beneficiarios de las prestaciones sociales.

Simplemente demencial. Pero bueno, a eso le llaman libertad en éste sistema. A eso, que personalmente declaro que es esclavitud.�

Como siempre me vienen a la cabeza algunas preguntas… ¿que pasa con las personas que no pueden tener hijos? ¿y con los que no quieren tener hijos? ¿y con los que económicamente no pueden tener hijos? ¿y con los solteros? ¿viudos? ¿divorciados?… no se, pero me parece a mí que todos tendrán una serie de beneficios económicos y ninguno de ellos tendrá hijos. Ellos e incluso esta chica ha pagado sus impuestos como cualquier otro. Por más que le doy vueltas no lo acabo de entender.

“Fumadores y perros”, en Diario ADN

h1 Sunday, March 12th, 2006

En la sección “La columna de Lucía Echebarría” del Diario ADN, aparece esto que paso a copiar directamente, me ha dejado algo estupefacto.

“Me presento: Me llamo Lucía, tengo perro, soy asmática y por supuesto no fumo. Ayer quedé para tomar un café con otro no fumador. La cita era en la boca del metro cercana a mi casa, así que agarré al perro y me fui dando un paseo. Nevaba y hacía un frío de los de cortar el aire.

Comparada con nuestra búsqueda de local que nos acogiera, lo del Santo Grial fue un juego de niños. En todo bar, cafetería o restaurante de la zona nos encontrábamos con el mismo cartelito: Se permite fumar. Y debajo un dibujito de un perro al que le cruza una línea roja: no se permiten perros.

Se me viene a la cabeza el recuerdo de un café muy moderno, muy fashion y muy gay y, sobre todo, muy enooorme, que está por la zona. Supongo que dejarán entrar perros por aquello de lo moderno y lo gay (los gays que yo conozco tienen perro todos, y las lesbianas gatos, el tema daría para otro artículo que no es el de hoy). Y debe de tener zona de no fumadores puesto que alberga más de cien metros.

Allá que vamos. Nuestro gozo en un pozo. Los dos cartelitos en la puerta.

Indignada, le monto la bronca a un camarero con más pluma que un almohadón caro. Intento negociar: Yo no denunciaré al local si dejan entrar al perro. Pero al camarero le pagan 500 euros al mes, y sin contrato, así que la suerte del local, lógicamente, se la refanfinfla.

Dijo Pascal que las cuerdas que amarran el respeto son cuerdas de necesidad. Me parece que en esta ciudad ya las han desamarrado. Me lo estoy viendo venir. Cualquier día las utilizan para colgar a alguien.”

Ahora resulta que soy Lesbiana, tengo gata. Por lo demás… juzgar vosotros mismos.

Gays en el ojo de mira

h1 Tuesday, January 3rd, 2006

Realista a través de un comentario en el post “Un estudio asegura que uno de cada diez portugueses es gay� nos ha hecho llegar un enlace a una carta (Gays en el ojo de mira) publicada en La Vanguardia Digital que paso a transcribir, con permiso de La Vanguardia y del mismo autor “Ignacio Peredero�

Después de defender rabiosamente que lesbianas y gays no pudiéramos casarnos, ahora sectores de la derecha critican el, según ellos, escaso número de matrimonios. Los que nos acusaron de ser conservadores por querernos casar ahora nos critican por no casarnos mucho, como si pasar por el juzgado fuese una obligación para con la sociedad. Dicen también los artículos que he leído que es en las ciudades grandes donde los matrimonios homosexuales alcanzan proporciones similares a los heterosexuales, pero parece que este dato no mueve a la reflexión.

Un amigo gay que trabaja en Renault, en Valladolid, me cuenta que por nada del mundo se le ocurriría casarse, puesto que la empresa y, por tanto, los compañeros, lo sabrían. En los pueblos, la situación es mucho peor.

Emplazo a esos críticos que nos criticaban por querernos casar y luego por no hacerlo, a que sean conscientes de que son sus acciones, nada más, las que evitan que nos casemos en mayor número. Es de un cinismo absoluto agredir e insultar a los homosexuales para, acto seguido, criticarles por ocultarse. Si de verdad quieren que haya más bodas homosexuales, alégrense por cada una de ellas.

Es una pena… pero hasta que la gran parte de la sociedad deje de mirar mal a los homosexuales muchos no podrán optar al matrimonio.

Gracias “Realista”

Respeto al gay… Carta a los lectores

h1 Thursday, December 15th, 2005

Carta a los lectores en 20 minutos de Madrid.

La carta está bien… pero lo que no tiene desperdicio son las opiniones.