Archivado en la categoría 'Religión'.

El Vaticano cree que se está reduciendo “la conducta homosexual” en los seminarios de Estados Unidos

h1 Friday, January 16th, 2009

ratzinger El Vaticano ha elaborado un informe sobre los seminarios estadounidenses que, entre otros puntos, revisa la situación de la homosexualidad, ante las “dificultades en el área de la moralidad que algunos seminarios han tenido en pasadas décadas” y que “usualmente, aunque no exclusivamente, implicaban conductas homosexuales”. El resultado parece resultarles satisfactorio, ya que “tales dificultades parecen superadas”. “Por supuesto, sigue habiendo entre los seminaristas casos de inmoralidad, principalmente conductas homosexuales, pero sus superiores los afrontan con prontitud y apropiadamente”.

El informe considera que las enseñanzas sobre el celibato y la castidad son adecuadas en los seminarios de aquel país pero, eso sí, los evaluadores recomiendan vigilar más estrechamente a los seminaristas durante su tiempo libre, insistiendo en la supervisión de su uso de internet. También están preocupados porque en algunos centros todavía subsista, “vis-à-vis”, una cierta ambigüedad hacia el tema, que debe ser corregida.

La presencia de homosexuales entre sus sacerdotes parece que es una de las mayores preocupaciones de la iglesia católica en estos tiempos. No en vano desde que Joseph Ratzinger ejerce como Papa se ha aprobado una serie de medidas específicas para impedir su ordenación.

El informe completo (en inglés) puede ser consultado pinchando aquí.

Noticia meneada

Nuevo ataque de la iglesia católica a las familias homoparentales, ahora desde México

h1 Thursday, January 15th, 2009

ennio antonelliCon motivo del autodenominado “Encuentro Mundial de las Familias”, organizado periódicamente por la iglesia católica y que celebra estos días en Ciudad de México su VIª edición, el presidente del Consejo Pontificio para la Familia, el cardenal italiano Ennio Antonelli, ha aprovechado para atacar de nuevo a las familias homoparentales. Antonelli afirma que la convivencia entre homosexuales “debe permanecer como algo privado dentro de las relaciones de amistad”, y no ser confundido con la verdadera familia, formada según él “por un hombre, una mujer, unidos en matrimonio, con sus hijos”.

El cardenal ha señalado que esta doctrina no emana únicamente de la iglesia, “sino de la historia de los pueblos”. “Nosotros pensamos, y no sólo nosotros (…), que la experiencia de convivencia de los homosexuales debe permanecer como algo privado dentro de las relaciones de amistad. Claro que uno puede considerarla buena o mala, eso es otro asunto, pero debe permanecer dentro del ámbito de lo privado como una forma de amistad”, agregó.

Contrastando, sin embargo, con a la visión limitada de la realidad familiar que la iglesia católica desea imponer, en este caso a la sociedad mexicana, los próximos 19 y 20 de enero tendrá lugar, también en Ciudad de México, el foro “Familias en el siglo XXI: realidades diversas u políticas públicas”, en el que diversos especialistas abordarán la existencia de nuevos modelos familiares y su problemática asociada.

Los judíos reformistas de Estados Unidos, a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo

h1 Thursday, January 15th, 2009

urjUna sección del judaísmo estadounidense, agrupado en “The Union for Reform Judaism” (Unión por el Judaísmo Reformista) ha decidido unir sus fuerzas a las de los movimientos de derechos civiles LGTB y posicionarse activamente a favor del matrimonio entre personas de mismo sexo y en contra de la Proposición 8. Esta medida, recientemente aprobada en California por un 52% frente a un 48% de los votos, prohibe a las parejas homosexuales contraer matrimonio, aunque la Corte Suprema de California podría declararla inválida en los próximos meses.

La organización reformista, que agrupa a más de 900 congregaciones judías de los Estados Unidos y que contaría con aproximadamente un millón y medio de fieles, ha manifestado no obstante su respeto por los sentimientos religiosos de aquellos que se oponen al matrimonio entre homosexuales, insistiendo en que ninguna institución religiosa debe ser obligada a celebrar estas bodas si no lo desea.

Este grupo desoye así las recomendaciones de la Unión de Congregaciones Judías Ortodoxas de Estados Unidos, posicionada claramente en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo, y que explícitamente se mostró favorable a la Proposición 8.

Independientemente de las recomendaciones religiosas de uno u otro signo, parece que la mayor parte de la población judía de California votó en contra de la Proposición 8, y por tanto a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo.

También en masnoticias.dosmanzanas.com

Obama invita a obispo episcopaliano gay a participar en los actos de toma de posesión

h1 Tuesday, January 13th, 2009

gene robinsonTras las críticas recibidas por parte de colectivos LGTB y grupos de defensa de los derechos civiles por invitar al pastor homófobo Rick Warren a dirigir la oración durante la ceremonia de su toma de posesión el próximo martes, Barack Obama ha querido hacer ahora un gesto hacia la comunidad LGTB invitando a participar en los actos al obispo episcopaliano de New Hamsphire, Gene Robinson, abiertamente gay.

En concreto, Robinson se encargará de la oración que dará comienzo al ciclo de actos previstos para la toma de posesión de Obama y que tendrá lugar en el Lincoln Memorial el próximo domingo.

Robinson, que precisamente había sido una de las personalidades que había criticado con dureza la elección de Warren, llegando a decir que había sido “como una bofetada”, ha manifestado que la invitación es un “inmenso honor” y que se siente “excitado y un poco sobrecogido”. Robinson afirma no haber recibido ningún tipo de indicación sobre el contenido de su invocación, aunque ha querido señalar que no la hará simplemente como un cristiano. “Quiero que la oración incluya a todo el mundo”, ha dicho.

Obama, que nunca ha ocultado su profunda religiosidad, ya se había reunido en varias ocasiones anteriores con el obispo Robinson para intercambiar puntos de vista.

Holanda transmite su malestar a la Santa Sede por sus posicionamientos homófobos

h1 Sunday, January 11th, 2009

bandera holandaEl ministro holandés de Asuntos Exteriores, el democristiano Maxime Verhagen, convocó al Nuncio de la Santa Sede en aquel país (el representante diplomático del Vaticano ante Holanda, en otras palabras) para trasladarle su malestar por los recientes posicionamientos de la iglesia católica en contra de los derechos de gays, lesbianas y transexuales.

En concreto, el ministro holandés manifestó a monseñor François Bacqué que las recientes palabras de Joseph Ratzinger, el Papa católico, considerando homosexualidad y transexualidad como amenazas a la humanidad, no fueron “constructivas”. El Gobierno holandés también ha trasladado a la Santa Sede su “sorpresa” por el hecho de que ésta se opusiera a la declaración que 66 miembros de Naciones Unidas firmaron el pasado diciembre en la que se pedía la despenalización universal de la homosexualidad.

Holanda deja de subvencionar una fundación religiosa por pretender “curar” la homosexualidad

h1 Friday, January 9th, 2009

onze wegEl Gobierno holandés retirará la subvención que venía concediendo a la Fundación “Onze Weg” (Nuestro Camino), dependiente de un grupo cristiano, que al parecer promovía “la curación” de la homosexualidad.

“Nuestro Camino” había recibido una subvención del Gobierno holandés de 50.000 euros el pasado septiembre. Sin embargo, tras la denuncia de la revista “Revu”, dos parlamentarios (un liberal demócrata y una conservadora) se dirigieron al ministro de Educación para que aclarara la situación. Tras objetivarse la realidad de la denuncia, el Gobierno consideró que la Fundación “había traspasado los límites” y anunció que suspende sus ayudas.

“Nuestro Camino” se ha defendido diciendo que entre sus objetivos no está realmente curar la homosexualidad, puesto que no considera que ésta sea una enfermedad, pero que “la creencia en Jesucristo lleva a la reducción de los sentimientos homosexuales, lo que puede resultar en una evolución hacia la heterosexualidad”.

Otra Fundación religiosa, RefoAnders, está siendo también investigada por la misma razón.

El caso Mortara

h1 Tuesday, January 6th, 2009

EntendámonosCuando Edgardo Mortara tenía seis años, la policía fue una noche a casa de sus padres, se llevó al pequeño y jamás lo devolvió. ¿Qué es lo que incapacitaba a estos padres, según la ley vigente en aquel tiempo y lugar, para seguir criando a su hijo? Pues sencillamente, que eran judíos. El lugar en cuestión era la ciudad de Bolonia, en Italia, y el año, no tan remoto como podría pensarse, 1858. En cuanto a la ley y la policía, eran las del jefe supremo de los católicos, el papa, dado que Bolonia formaba parte entonces de los Estados de la Iglesia. Y en el origen de aquel secuestro legal, que causó un monumental escándalo en medio mundo, estaba una muchacha pobre e ignorante, de sólo 14 años de edad.

La muchacha se llamaba Anna Morisi, era católica y estaba al servicio de la familia Mortara. Aunque siglos atrás se había prohibido en los Estados Pontificios que los judíos tuviesen sirvientes cristianos, en la práctica dicha norma era a menudo ignorada, dado que los criados de esta religión tenían, para los judíos, la ventaja de poder trabajar en sábado, cosa que a éstos últimos les vedaban sus creencias y costumbres. Anna tenía, entre otros cometidos, el de cuidar al pequeño Edgardo, uno de los ocho hijos de los Mortara. Un día el niño se puso enfermo, y por la cabeza de la joven criada empezaron a pasar las atroces imágenes con las que su iglesia le había descrito el destino de los condenados al infierno: visiones de cuerpos que ardían –sintiendo todo el dolor de las llamas pero sin llegar a consumirse jamás– por toda la eternidad, torturados además de mil maneras por espantosos demonios. Aquel horror era, pensó la muchacha, lo que aguardaba al niño judío si moría como consecuencia de su enfermedad. Resuelta a impedirlo, en un momento en que se quedó a solas con el pequeño le echó agua en la cabeza y pronunció las palabras “Yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”. Después pudo respirar aliviada: lo había logrado, había salvado a Edgardo.

Cuando la historia llegó a oídos de un cura –pues Anna no pudo callarse semejante hazaña–, una maquinaria implacable se puso en marcha. Y es que, para la Iglesia Católica, aquel bautismo clandestino era perfectamente válido. Como escribe Richard Dawkins (en The God Delusion / El espejismo de Dios): “Sorprendentemente (…), la Iglesia Católica permitía, y sigue permitiendo, a cualquiera bautizar a cualquier otro. No hace falta que el que bautice sea sacerdote. No hace falta el consentimiento del niño, ni el de los padres, ni el de nadie más. No hace falta firmar nada. No hacen falta testigos oficiales. Lo único que hace falta son unas gotas de agua, unas pocas palabras, un niño indefenso y una cuidadora supersticiosa y con el cerebro lavado por la catequesis.” En todo caso, la Inquisición romana y el Estado Pontificio se tomaron absolutamente en serio aquel bautismo que a nosotros nos puede parecer estrafalario, y dieron órdenes de inmediato a su policía de sacar a aquel niño cristiano de aquella casa de judíos, tal como mandaban las leyes que habían hecho los propios papas.

Los padres de Edgardo no se resignaron a perder para siempre de ese modo absurdo a uno de sus hijos, y se movilizaron para recuperarlo. Pronto el caso Mortara se hizo célebre no sólo en Italia, sino en Europa y hasta en los Estados Unidos de América: el New York Times se refirió a él en sus editoriales en veinte ocasiones, para apoyar la causa de la familia boloñesa. Con el mismo objetivo se organizaron actos de protesta en varios países, y hubo importantes figuras de la política y de la cultura que se implicaron en la lucha por devolver a Edgardo a sus padres. Sin embargo, el papa Pío IX, monarca absoluto de los Estados de la Iglesia, despreció todos estos esfuerzos: “No me interesa lo que piense el mundo”, declaró a una delegación de judíos ilustres con quienes se entrevistó en 1859. La prensa católica de ambos lados del Atlántico no debía de ser de este mismo parecer, pues se movilizó para defender ante la opinión pública, sin reserva alguna, la intransigencia del Sumo Pontífice en este caso: según un periódico católico estadounidense (citado por Dawkins), lo que realmente estaba en juego en este asunto era “la libertad de un niño para ser cristiano y no ser obligado por la fuerza a ser judío… la protección de este niño por el Santo Padre, en medio del fanatismo feroz de los infieles e intolerantes, es el espectáculo moral más grandioso que ha visto el mundo en mucho tiempo”.

Este uso tan espectacularmente retorcido del lenguaje, que se anticipó en bastantes décadas a la jerga totalitaria que George Orwell imaginara en su novela 1984 (“La libertad es esclavitud”…), puede verse asimismo como un precedente de cierto discurso que en nuestros días emana de medios católicos y cristianos, y que también recurre a invocar la libertad religiosa para justificar que se atropelle la libertad de aquéllos cuya visión del mundo no coincide con sus dogmas. O que llama “proteger el matrimonio y la familia” a lo que en realidad es desproteger social y legalmente a los matrimonios y familias que forman los ciudadanos homosexuales, y sembrar la incomprensión y la desunión en muchas otras familias que cuentan con gais o lesbianas entre sus miembros.

Que para la cúpula de la Iglesia Católica la protección de la familia no era precisamente lo primordial lo dejó bastante claro, en tiempos de Edgardo Mortara, el cardenal Giacomo Antonelli, secretario de Estado de Pío IX; monseñor Antonelli, al recibir una carta de un miembro judío del Parlamento británico en la que éste le expresaba su protesta por el secuestro del niño de Bolonia, le replicó lo siguiente: “A este respecto puede ser oportuno recordar que, si la voz de la naturaleza es poderosa, aún más poderosos son los deberes sagrados de la religión”. Entre dichos “deberes sagrados” asociados al dogma religioso se hallaba sin duda, y en lugar muy destacado, el de asegurar la preeminencia social de ese mismo dogma, y con ella el poder de la Iglesia. Y si para ello había que intervenir de modo severo e inflexible en la vida de un niño y en las de sus padres, hermanos, etc., no sería precisamente la Iglesia la que flaquease ante el mandato de la divinidad: proteger al niño de su propia familia judía… separándolo de ésta para siempre.

No puede extrañar demasiado, después de todo, que Pío IX, a pesar de su patente judeofobia, fuera beatificado en el año 2000 por la Iglesia Católica. Es decir: por una organización que todavía hoy sigue dando a palabras como proteger o libertad un sentido que –aunque quizá se parezca más bien poco al que les atribuimos los demás– tiene bastante en común con el que les daban los apologistas de aquel papa que ordenó el secuestro legal de un niño de seis años.

Nemo

Otras columnas de la sección “Entendámonos” aquí.

Rouco y Blázquez atacan a las familias homoparentales en sus actos del domingo

h1 Tuesday, December 30th, 2008

roucoEl acto “en defensa de la familia” organizado el domingo por el Arzobispado de Madrid y movimientos eclesiales, que por cierto contó con mucha menor asistencia que el pasado año, siguió el guión habitual. Más sorprendente fue para algunos el demoledor ataque contra el matrimonio entre personas del mismo sexo lanzado por el supuestamente moderado Ricardo Blázquez, obispo de Bilbao.

Por lo que se refiere al acto de Madrid, según los organizadores, los asistentes cayeron desde los “dos millones” del año pasado al “millón”. Según cálculos más ajustados del diario El País, hace un año asistieron 158.000 personas, por lo que, aplicando la misma proporción, sólo unas pocas decenas de miles de personas habrían acudido este año, aunque suficientes sin duda para abarrotar la Plaza de Colón. Quizá la anunciada “menor beligerancia” contra el Gobierno desanimó a muchos.

En esta ocasión el formato elegido fue la celebración de una misa, concelebrada por Rouco y otros 36 obispos católicos. El tono de la homilía fue menos batallador contra el Gobierno que los discursos del año pasado, pero no faltaron los ya tradicionales ataques a las familias homoparentales. Así, Rouco defendió el “modelo de la verdadera familia, cuya actualidad no pasa nunca”, y a unos niños que “necesitan del amor de un padre y de una madre para poder ser engendrados, traídos al mundo, criados y educados”. Otro tema candente fue el del aborto, tema éste de especial actualidad al estar gestándose una nueva ley que previsiblemente verá la luz a lo largo de 2009.

El País, en su reportaje, recogía la opinión de varios asistentes. Dos jóvenes de 20 años, Antonio y Lucas, aseguraban estar allí para decir que “la familia es el centro de la sociedad”, aclarando que “el matrimonio es entre un hombre y una mujer, no reconocemos ningún otro tipo de familia”. Dos señoras comentaban simplemente que “el año pasado fue más bonito”.

Ricardo Blázquez también hace bandera de la homofobia

Más sorprendente que la posición de Rouco en Madrid puede haber sido el discurso del obispo de Bilbao y antecesor suyo al frente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez. Y es que Blázquez es tenido por muchos como un “moderado” en ese reparto de papeles que la iglesia católica sabe hacer tan bien. Durante su homilía del domingo en la Catedral de Bilbao, Blázquez deseó “vivamente que podamos volver pronto en nuestro país a superar la desfiguración sustancial que significa llamar matrimonio a la unión de dos personas del mismo sexo”.

Antes, Blázquez había definido “lo que es y debe ser el matrimonio” como fundamento de la familia: “la unión estable por amor de un varón y de una mujer para su mutua complementariedad y para la transmisión de la vida y la educación de los hijos”.

Guetos (y 3)

h1 Tuesday, December 30th, 2008

EntendámonosAlgo más de medio siglo después de que el emperador romanogermánico mandara a los judíos de Fráncfort trasladarse a una nueva calleja situada extramuros, el Senado de la República de Venecia siguió sus pasos al ordenar, en 1516, que todos los judíos bajo su autoridad debían residir obligatoriamente en cierta zona periférica de la ciudad de la laguna. Dicha área, rodeada de canales y unida a la ciudad por tres puentes que las autoridades venecianas hacían cortar, encerrando a los judíos en su suburbio, por las noches y durante las fiestas cristianas, era conocida como Geto o Gheto por haberse ubicado allí una vieja fundición (la palabra del habla véneta gèto designaría originariamente una colada de metal fundido). Posteriormente, el vocablo italiano ghetto (adaptado en castellano como gueto) se convertiría en un término internacional, al designar juderías similares a la veneciana ubicadas en muchas otras ciudades de Europa.

La República de Venecia era considerada en aquel tiempo en la Cristiandad como un modelo de buen gobierno, de manera que su decisión de guetizar a los judíos pudo influir para que otras ciudades y territorios siguieran su ejemplo. Mayor influencia tuvo aún, con todo, la segregación en guetos de la población hebrea de los Estados de la Iglesia, ordenada por el papa Paulo IV en 1555. Este papa, que en su época de cardenal había sido el creador y jefe de la Inquisición romana, justificaba el severísimo trato al que sometía a los judíos residentes en los territorios que estaban bajo su soberanía temporal (incluyendo la comunidad hebrea de Roma, que era más antigua que el propio cristianismo) con estas palabras: “Puesto que es completamente absurdo e inapropiado que los judíos, que por su propia culpa están condenados a la esclavitud eterna, puedan, con la excusa de que la caridad cristiana los protege y les tolera vivir entre cristianos, mostrar tal ingratitud hacia éstos que devuelven injurias a cambio de la misericordia que reciben, y pretenden dominarlos en lugar de servirles como es su deber…”

En estas primeras frases de la bula Cum nimis absurdum, Paulo IV deja claro que sólo está dispuesto a tolerar la presencia de judíos en sus estados si la inferioridad respecto a los cristianos que la Iglesia católica atribuye a los primeros queda plenamente manifiesta en la realidad legal y social de unos y otros, en su vida cotidiana. Para el creador del gueto de Roma, segregar e inferiorizar son cosas que van estrechamente unidas, como evidencian también las medidas que prescribe el papa en la citada bula: además de la guetización, se impone a los judíos llevar siempre como distintivo un sombrero amarillo; se les prohíbe poseer bienes inmuebles o comerciar con otra cosa que trapos viejos y vestidos usados; tampoco los médicos judíos podrán tratar a enfermos cristianos; además, los judíos no podrán tener sirvientes cristianos ni permitir jamás que los individuos de esta religión, por humilde que sea su estatus, les den trato de señor, etc. Los siguientes papas no sólo mantendrían en pie este sistema de segregación/inferiorización de los judíos, sino que promoverían su extensión a otros territorios de Italia y del orbe católico (exceptuando, lógicamente, aquéllos de los que la poblacion hebrea había sido ya expulsada por completo, como sucedía en los estados hispánicos desde los tiempos de los muy católicos monarcas Isabel y Fernando).

Fue la Revolución Francesa la que, al extender su influencia por Europa, puso fin para siempre a la vieja vergüenza que para nuestro continente suponían guetos como los de Fráncfort y Venecia, e hizo que se reconociera a los judíos de estos territorios la condición de ciudadanos de pleno derecho, iguales a todos los demás. Dicha influencia llegó también a la Italia central, donde en 1798 el ejército republicano francés, aboliendo el poder temporal de los papas, proclamó la República Romana, levantó un árbol de la libertad en una plaza del gueto judío de la ciudad del Tíber y decretó para todos sus habitantes, con independencia de su religión, la plena ciudadanía y la igualdad de derechos. Sin embargo, el regreso en 1814 del papa como monarca absoluto de los Estados Pontificios, por decisión de las potencias que habían derrotado a Napoleón, acabó con estas conquistas y supuso para los judíos de dichos territorios el retorno al gueto y a la situación anterior a 1798.

Décadas después, en 1848, una nueva oleada revolucionaria liberal sacude Europa, y en medio de ella el entonces papa, Pío IX, decide suavizar la situación de los judíos de sus Estados; sin embargo, sólo la nueva abolición del poder temporal del papado en febrero de 1849, con la proclamación de una segunda (y, para su época, muy progresista) República Romana, pondrá otra vez fin al gueto y restituirá a los judíos su condición de ciudadanos de pleno derecho. La historia, sin embargo, se repetirá ese mismo año, ahora con las tropas francesas en un papel opuesto al de 1789: el nuevo presidente de Francia, Luis Napoleón Bonaparte (sobrino de Napoleón I, y futuro emperador Napoleón III), cediendo a las presiones de los católicos ultramontanos franceses, cuyo apoyo necesita para mantenerse en el poder, envía sus ejércitos contra la pequeña República Romana, acaba con ella por la fuerza y restaura a Pío IX en el trono de los Estados de la Iglesia. El papa se muestra entonces mucho más conservador que antes de la revolución, y es especialmente duro con la minoría judía (a cuyos miembros considera agitadores republicanos), ordenando de nuevo su guetización y su inferiorización legal y social; décadas después llegaría a decir públicamente, en referencia a los judíos, que “hay demasiados perros de éstos en Roma en nuestro tiempo, y los oímos gemir por las calles y nos molestan por todas partes”… una frase que no parecería fuera de lugar en el texto de Cum nimis absurdum.

La caída del Imperio francés de Luis Napoleón Bonaparte en 1870 posibilitará que ese mismo año el poder temporal de los papas sea abolido definitivamente, y Roma incorporada, como capital, al Reino de Italia. El nuevo estado italiano, de corte liberal, pone fin en seguida al gueto romano, para entonces un anacronismo que avergüenza y escandaliza a Occidente; de nuevo los judíos recuperan sus plenos derechos civiles. Pío IX se declara entonces “prisionero en el Vaticano”, por más que el nuevo estado no limite ni impida sus movimientos; en 1864 este mismo papa había condenado solemnemente (en el Syllabus errorum), junto con otros “errores” modernos, la idea de que “El Romano Pontífice puede y debe reconciliarse y transigir con el progreso, con el liberalismo y con la moderna civilización”.

Cuando los actuales ciudadanos de Occidente se encuentran con alguna de las muestras de homofobia que prodiga la jerarquía católica (encabezada hoy, como en tiempos de Paulo IV, por un exjefe del Santo Oficio, o de su entidad sucesora), a menudo expresan sorpresa o incredulidad ante esta actitud, que recientemente ha llevado al Vaticano incluso a liderar la oposición a una propuesta europea en la ONU de declaración favorable a la despenalización de la homosexualidad en todo el mundo, con el deplorable argumento de que resultaba inaceptable que ésta afirmase “el principio de no-discriminación que exige que los derechos humanos se apliquen del mismo modo a todos los seres humanos, independientemente de su orientación sexual o de su identidad de género”. La historia nos hace ver, con todo, que dicha actitud de la Santa Sede y sus subordinados es en realidad menos sorprendente de lo que podría parecer, y en cualquier caso no responde simplemente, como tampoco lo hacía la manifiesta judeofobia del pasado, a la obsesión personal de uno o unos pocos mandatarios. En la tradición católica, la segregación e inferiorización de aquellas minorías que no aceptan someterse a los dogmas de la Santa Madre Iglesia (esto es, a la forma en que ésta interpreta los textos que proclama como sagrados) es, como hemos visto en el caso del trato reservado durante siglos a los judíos, una política deliberada, consistente y mantenida –incluso contra viento y marea– mientras sus dirigentes han tenido la posibilidad de hacerlo, es decir, mientras el resto de la sociedad se lo ha permitido. Con dicha política se pretende asegurar la preeminencia de los dogmas católicos (hoy particularmente en el terreno de la moral sexual y familiar) y el poder e influencia sociales de la Iglesia (o lo que aún queda de éstos). Frente a ello, de nada sirve refugiarse en el viejo tópico de que “los tiempos cambian” si olvidamos que, en realidad, somos las personas, con nuestras micro o macroluchas, las que hacemos posibles esos cambios que anhelamos.

Nemo

Guetos (1)
Guetos (2)

Otras columnas de la sección “Entendámonos” aquí.

El Arzobispo de Valladolid ‘no soporta’ que se fomente el sexo seguro

h1 Monday, December 29th, 2008

Braulio RodríguezEn opiniones extraídas de su última pastoral y comentadas en el diario Público, el Arzobispo de Valladolid, Braulio Rodríguez, arremete contra la última campaña del Ministerio de Sanidad para fomentar el uso del preservativo entre los jóvenes.

Se pregunta el prelado “¿Por qué tenemos que soportar semejante desmesura?“. No contento con esta primera cuestión, continúa considerando: “¿quién es el Gobierno para adoctrinar a los adolescentes, menores de edad, en áreas que competen fundamentalmente a los padres?” La postilla viene con la acusación al gobierno de estar tratando de ganar votos fáciles entre los jóvenes ‘proporcionándoles sexo seguro, que es inseguro y embrutece’.

La noticia es que los dirigentes de la iglesia española reconocen ya sin pudor que ‘no tienen que soportar’ la política de un gobierno elegido democráticamente. Lo que cabe preguntarse es qué harán cuando se cansen de ‘soportar’ la situación actual y si el ejecutivo seguirá haciendo oídos sordos a sus desafíos. Cuando una institución tan poderosa como la Iglesia se plantea quién es el gobierno elegido democrática y mayoritariamente por los españoles para ejecutar las competencias que le han sido otorgadas por el Estado, no hace sino demostrar su falta de respeto por las leyes. Basta repasar un poquito la Historia para comprobar que del desprecio por la legalidad al intento de intervenir irregularmente contra dicha legalidad sólo hay un paso. La Historia está llena de golpes de estado perpetrados por grupos que ‘no pudieron soportar’ estar en minoría, así que habrá que estar vigilantes, a ver qué es lo próximo que se les ocurre a los obispos.

Líderes de diferentes religiones piden la prohibición de la homosexualidad en Etiopía

h1 Friday, December 26th, 2008

pancarta homófobaSegún informa la Agencia AFP, líderes de diferentes confesiones religiosas existentes en Etiopía, incluyendo los líderes locales de la iglesia católica, de la iglesia ortodoxa y de diversas iglesias protestantes, han organizado una reunión en Addis Abeba para pedir a las autoridades etíopes el endurecimiento de la legislación contra la homosexualidad en aquel país.

La homosexualidad está castigada en Etiopía con un mínimo de seis meses de cárcel, pero esto no parece ser suficiente para los líderes religiosos etíopes, que quieren que la prohibición de la homosexualidad sea incluída en la Constitución del país para de esta forma reforzar su represión.

Los lideres religiosos han calificado la homosexualidad como la “culminación de la inmoralidad” y han acusado a las personas homosexuales da atacar sexualmente a niños y adolescentes. El patriarca de la iglesia ortodoxa etíope, Abune Paolos, ha dicho que “los homosexuales tienen que ser disciplinados y sus actos discriminados, hay que darles una lección”.

Rouco ataca a las familias homoparentales desde las páginas de ABC

h1 Wednesday, December 24th, 2008

roucoEl cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, aprovecha la Nochebuena para atacar a las familias homoparentales desde las páginas de ABC, calentando el ambiente para el acto que este domingo la iglesia católica ha organizado en Madrid “en defensa de la familia”.

Rouco Varela afirma que “sin una referencia constitutiva a Dios, el matrimonio, unión fiel y estable del varón y de la mujer en el amor mutuo, abierto a la vida, difícilmente puede sostenerse en sí mismo y como base y núcleo esencial de la familia”. “La difusión de una mentalidad social según la cual el matrimonio y la familia son realidades a disposición del poder humano que puede configurarlos como convenga, no advirtiendo que se sustentan de un núcleo de verdad que ha de ser respetado, promovido y desarrollado por todos, hace muy costoso el vivir fielmente matrimonio y familia como la íntima comunidad de vida, fundada en el amor fiel y fecundo del marido y de la mujer”, prosigue Rouco.

Rouco llega a decir que “el apoyo que le ofrecen a la institución matrimonial en este sentido las actuales legislaciones europeas —y, muy señaladamente, la española— ha quedado reducido poco menos que a la mínima expresión”.

Preguntado por ABC si existe en España una “cultura antifamilia”, Rouco responde que “crece en medios culturales y sociales más diversos la opinión de que la familia y el matrimonio son realidades manipulables ilimitadamente. Basta mencionar la llamada Teoría del género”. “Si se cree que se puede llamar familia a cualquier tipo de unión, sin tener en cuenta para nada la dimensión sexual de las personas o la relación entre el vínculo matrimonial y la apertura a la vida y entre la procreación y la educación de los hijos, los jóvenes tienen muy difícil poder vivir su vocación matrimonial íntegramente”.

Ratzinger carga de nuevo contra homosexuales y transexuales

h1 Tuesday, December 23rd, 2008

ratzingerJoseph Ratzinger ha vuelto a cargar contra los homosexuales en su tradicional discurso ante la Curia con motivo de la Navidad. Lo que no sería novedad si no fuera porque, en este caso, el Papa ha incluido de forma explícita lo que la iglesia católica ha dado en llamar “ideología de género”, y de rebote a los transexuales, como objeto de sus ataques.

Ratzinger ha defendido “escuchar el lenguaje de la creación”. “No es una metafísica superada si la Iglesia habla de la naturaleza del ser humano como hombre y mujer, y pide que este orden de la creación sea respetado”. En este sentido, ha defendido una “ecología del ser humano, que le proteja de la autodestrucción”. “Al igual que las selvas tropicales merecen nuestra protección, el hombre, como criatura, no merece menos que eso”.

En lo que ha sido interpretado como un ataque directo al hecho transexual, el Papa ha denunciado “lo que se expresa con el término gender”, que según él significa la “auto-emancipación del hombre de la creación y del Creador”. “El hombre quiere hacerse a sí mismo y disponer siempre y exclusivamente de sólo aquello que le interesa. Pero de esta forma vive contra la verdad, contra el Espiritu Creador”.

En clave interna, algunos medios italianos han querido ver en estas palabras una reacción a la gran popularidad que en las últimas semanas ha adquirido en Italia la actriz y política tránsgenero Vladimir Luxuria, convertida en fenómeno mediático tras ganar un importante reality televisivo. La propia Luxuria ha manifestado ya que estas palabras del Papa son “dolorosas”.

Ya en un orden de cosas más clásico, Ratzinger volvió a defender como único posible el matrimonio “para toda la vida entre un hombre y una mujer”, recordando que así “fue instituido por el Creador”.

Discurso íntegro (en italiano) accesible pinchando aquí.

La concentración “en defensa de la familia” promovida por Rouco calienta motores

h1 Monday, December 22nd, 2008

roucoBajo el lema “La familia, gracia de Dios”, los sectores más conservadores de la iglesia española preparan una nueva manifestación de fuerza en Madrid el próximo domingo. Como ya sucedió el pasado año, la defensa de su concepción excluyente de la familia, que niega dicho carácter a a las familias homoparentales, constituirá el punto principal del acto, que incluirá la celebración de una misa y la participación vía satélite de Joseph Ratzinger desde Roma.

En su llamamiento, Rouco recuerda “el plan de Dios sobre el matrimonio, la familia y las consecuencias que se derivan del mismo: la defensa de la vida, la unión indisoluble del matrimonio entre hombre y mujer, el significado trascendente del amor conyugal, el derecho insustituible e ineludible de los padres a educar a sus hijos según sus propias convicciones” y exhorta a los fieles a participar “en un momento crucial en el que la familia, tanto en España como en Europa, sufre fuertes amenazas”.

Eso sí, este año se espera que el tema del aborto cobre más protagonismo respecto al año pasado, al haberse conocido en los pasados días la probable intención del Gobierno de aprobar una ley de plazos.

Destacadas ausencias

En cualquier caso, se anuncian destacadas ausencias por parte de la jerarquía menos alineada con las posiciones de Rouco. Según informó el diario “Público”, Ricardo Blázquez, obispo de Bilbao y vicepresidente de la Conferencia Episcopal, no estará presente en la macromisa de Colón. Tampoco estarán los cardenales de Sevilla y Barcelona (Carlos Amigo y Lluis Martínez Sistach); los arzobispos de Santiago (Julián Barrio), Mérida-Badajoz (Santiago García Aracil), Tarragona (Jaume Pujol) y Urgell (el copríncipe Joan Enric Vives) ni el resto de obispos catalanes o vascos.

Según el mismo diario, parece ser que Rouco, empeñado en que la concentración tenga un asistencia masiva, se habría asegurado la participación entusiasta del movimiento neocatecumenal (los “kikos”), al invitar a su líder, Kiko Argüello, a participar. Otros grupos católicos ultraconservadores, como el Opus Dei, aun apoyando el acto, mantendrían una cierta distancia y de hecho no estarían participando tan activamente en su coordinación.

Noticia meneada

Declaración de Naciones Unidas: el Vaticano se explica

h1 Saturday, December 20th, 2008

derechos humanosOs trasladamos algunos datos más sobre la declaración que sesenta y seis países firmaron el pasado jueves en Naciones Unidas instando a sus miembros a que despenalicen la homosexualidad, y que desde dos manzanas hemos seguido día a día. Entre otras cosas, las curiosas explicaciones del Vaticano para no sumarse a la propuesta.

En primer lugar, los países firmantes de la declaración han sido finalmente Albania, Alemania, Andorra, Argentina, Armenia, Australia, Austria, Bélgica, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Canadá, Cabo Verde, Chile, Chipre, Colombia, Croacia, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Gabón, Georgia, Grecia, Guinea-Bissau, Holanda, Hungría, Irlanda, Islandia, Israel, Italia, Japón, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Macedonia, Malta, Mauricio, México, Montenegro, Nepal, Nicaragua, Noruega, Nueva Zelanda, Paraguay, Polonia, Portugal, República Centroafricana, República Checa, Rumanía, San Marino, Santo Tomé y Príncipe, Serbia, Suecia, Suiza, Timor Oriental, Reino Unido, Uruguay y Venezuela.

Las explicaciones del Vaticano

Si por algo se ha caracterizado este episodio es porque las maniobras vaticanas contra los derechos LGTB en Naciones Unidas han quedado en evidencia como nunca antes había sucedido, lo que ha obligado a la representación permanente de la Santa Sede a “apreciar los esfuerzos de condenar todas las formas de violencia contra las personas homosexuales, así como de pedir a los Estados que tomen las medidas necesarias para acabar con todas las penas criminales contra ellas”.

Sin embargo, para la Santa Sede la declaración iba demasiado lejos, por utilizar términos como “orientación sexual” o “identidad de género”. Según el Vaticano, “si estas categorías se tuvieran que tener en cuenta a la hora de proclamar y aplicar los derechos fundamentales, crearían una seria incertidumbre jurídica y socavarían la capacidad de los Estados para establecer y hacer respetar las convenciones y criterios sobre los derechos humanos nuevos o ya existentes”.

En L’Osservatore Romano, el diario oficial del Vaticano, la Santa Sede ahonda en la explicación de su postura. Para el Vaticano, la mera aceptación de los términos “orientación sexual” e “identidad de género” implicaría que “la identidad sexual es definida culturalmente” y abriría a las puertas a que en el futuro se quisiera imponer el “igualar las uniones entre personas del mismo sexo al matrimonio, e incluso darle a las parejas homosexuales la posibilidad de adoptar o ‘procrear’ niños”. El Vaticano también considera que la declaración pondría en peligro “otros derechos humanos”, como la libertad religiosa, de forma que a partir de ella se quisiera limitar la libertad de las religiones para enseñar que la conducta homosexual es “moralmente inaceptable”.

Los países musulmanes relacionan homosexualidad y pedofilia

Además del Vaticano, el otro gran polo de oposición a la declaración de la ONU lo han constituido los países musulmanes. Siria, en nombre de los 57 países miembros de Conferencia Islámica, lideró una contrapropuesta que establecía explícitamente que la propuesta de Naciones Unidas invadía la “jurisdicción nacional de los Estados” y que aceptar la noción de orientación sexual podría llegar a derivar en intentos de “legilitimar actos deplorables, como la pedofilia”.

Resumen de la jornada del jueves 18 de diciembre de la Asamblea General de Naciones Unidas disponible en la página oficial de la ONU.