Carta de homenaje a Paco Vidarte - Col.lectiu Gai de Barcelona

h1

Hay días que mejor no levantarse. Hay correos que mejor no recibirlos. Pero la vida no es siempre como nos gustaría, así que hace unos días me levanté y abrí el correo. Y allí estaba la noticia, tan fatídica como inesperada: no sabia nada de la enfermedad de Paco.

El impacto fue inesperado, incalculado. No es que me uniera una gran y poderosa amistad con Paco, coincidí con él –y con Javier, y con Ferran- únicamente dos noches en un loco fin de semana de orgullo madrileño –ese que tanto denostó Paco- hace ya algunos años. Dos noches de tragos y risas ideológicas. Capacidad para burlarnos de hasta nosotras mismas –las iluminadas del movimiento-. Desde entonces Paco siempre ha estado presente, siempre que he vuelto a ver a Javier en Barcelona he echado de menos la presencia, a su lado, de Paco.

¿Qué es lo que hizo que unas pocas horas, unas cervezas y unas risas hayan causado tanto impacto en un pobre aprendiz de militante? Pues posiblemente su rabia queer, su lenguaje directo, su vocabulario procaz. Unos mensajes claros, contundentes y muy coincidentes con mi ideología, aderezado con una autoburla contumaz, risas e inteligencia, mucha inteligencia, muchas risas y libertad, un espíritu –no santo- auténticamente libertario.

Me enteré de la noticia. Y tarde, como siempre, corrí a la librería a buscar un ejemplar de “Ética marica�. Luego aprendí que realmente éste es el único homenaje que se me ocurre puedo hacerle a este mariconazo –como yo- trangenérico. Leer i empaparme de su ética no-hetero-normativa, de adoptar la política de cara perro, de actuar sin pensar. A la lucha, a la calle, contra la homo/lesbo y transfobia social pero también contra la hipocresía institucional, contra las mediocridades y sobretodo a destapar la gran mentira de la “caridad limosnera� del gobierno, de los partidos, y de los que desde las poltronas se pretenden erigirse en representantes nuestros. ¡Y una mierda!.

¡Qué pena la de conversaciones que me he perdido con Paco!; ojala, desde el Col·lectiu Gai de Barcelona podamos hacer una labor para que Paco, desde donde esté nos guiñe el ojo, entonces, yo, estaré un poco menos cabreado, porque se mire como se mire aún no era el momento de Paco, aún no tocaba, nos hemos quedado con ganas de más.

A tomar la calle, maribollotrans: el futuro será nuestro.

Lluís Parera
Resistent marika
Militant del Col·lectiu Gai de Barcelona

A mí la noticia me cogió en Cuba el primer día de mis vacaciones invernales. La desagradable sorpresa me hizo de improviso llamar a Javier. No, no sabía nada de su enfermedad. Los días de vacaciones fueron tristes aunque mis compañeros del Col·lectiu tuvieron la intención, el deseo, de para no amargármelas no decirme nada de su muerte hasta mi vuelta. No sirvió de nada. Las noticias, para lo bueno pero también para lo malo, me llegan rápido. ¡Paco Vidarte! ¡Paco! Él estuvo conmigo desde el primer hasta el último día de mis vacaciones, y hoy sigo día a día recordándolo. Es curioso como personas que conoces poco, con las que pocas horas has coincidido, hayan dejado esa huella en ti. ¿Que qué me atraía de él? Bien, aparte de estar buenísimo, pues que siempre me arrancaba una sonrisa, una mueca agradable con su ironía. Admiro a la gente que es capaz de tirar del sarcasmo para desvelar la realidad. ¿Sus escritos? Bueno, éso es algo más pero nunca será tanto como el recuerdo de haberlo conocido.

Paco, ara només resta dir-te alló de plomes i anarquia, i que allá per on vas pasar ningú no podrà escombrar la teva estela de plomes marikes.

T’estimo, t’estimaré sempre.

Ferran Pereda
Militant del Col·lectiu Gai de Barcelona

Cartas de homenaje a Paco Vidarte:
- �rea de Libertad de Expresión Afectivo-Sexual IU
- Col.lectiu Gai de Barcelona
- Front d’Alliberament Gai de Catalunya
- Fefa Vila Militante del Grupo de Trabajo Queer GTQ, co-fundadora de LSD
- FELGTB
- Flavio Rapisardi Area Queer. Universidad de Buenos Aires
- Javier Sáez
- LiberACCIÓN
- RQTR
- Sejo Carrascosa Grupo de trabajo Queer GTB. Sidalava