Carta de homenaje a Paco Vidarte - Sejo Carrascosa

h1

Si no llueve parece ser seguro que tendremos sequía. Y la sequía no es el ir menos a la piscina en verano, ni es dejar de ir al club a practicar golf, es ver los campos yermos y amarillos, es notar como las vísceras se nos van momificando y es desear, por la noche y sin esperanza, que nuestros cuerpos dejen de marchitarse para verse saciados de fluidos, semen, flujo, saliva, sudor, de esa primaria materia que nos da la vida y sus posibilidades.

Paco Vidarte era un marica de los que te humedecían, y no sólo en el aspecto sexual, era de los que suponían un jarro de agua fresca en los tediosos calores en los que movimiento GLT suele estar instalado. Sabía muy bien, como un surtidor, cortar el discurso o la discusión para situarte en otros espacios y tiempos en los que emplazarte, sabía como nadie usar la crítica para recolocarnos en situaciones donde los dispositivos fueran de creación, de subversión.

Su forma de cuestionar incomodaba a mucha gente, sobre todo a la gente a la que su comodidad le suponía una poltrona desde donde se podía vivir mucho mas fácilmente, hablando de las dificultades que tenía otra gente para vivir. Lo cuestionaba todo, lo criticaba todo, pero no con esa forma de hipercriticismo que deviene en pasividad; para él, la vida de los maricones, de las bollos, de las personas trans, era un proyecto de transformación continuo de la sociedad, que no cabía en recetas cotidianas. Sabía que las palabras contaminaban hasta el extremo del retortijón y la náusea, y que estos síntomas servían para situarnos en un estado de alerta ante cualquier pulsión de muerte como la integración.

Pero el activismo para Paco no era esa labor de entrega incondicional, no era la chapa tediosa y religiosa, ni siquiera el comunicado o la pancarta, aunque no se le cayeran los anillos por enviar a los medios m√°s de uno o por vociferar improperios en la calle con una peluca bajo un r√≥tulo cuestionando de las mentes bien pensantes. Para Paco, un cuarto oscuro era una barricada desde la que resistir creando y gozando a los zarpazos de un sistema empe√Īado en controlar nuestros placeres; Paco buscaba en ese pasadizo secreto, que dicen existe en todos los cuartos oscuros comunic√°ndolos entre s√≠, las alianzas que necesitaba el movimiento gay para engrasar la oxidada y mediocre maquinaria de la llamada comunidad GLT. Paco, aun estando mayor para hablar de carrozas, sospechaba de los paralelismos que se daban entre los obispos ultraespa√Īolados ennegreciendo una tarde en la Castellana y el de las musculocas y dragqueens abofeteando con marcas comerciales en ne√≥n la noche de la Gran V√≠a. Paco perjuraba de que no se promocionaba mas el fist fucking porque bajar√≠an las transmisiones del VIH; Paco sab√≠a que a los espectros no les arreglaba gran cosa poder casarse, sino el poder seguir siendo due√Īos de la noche sin el acecho del SIDA.

¬ŅQue haremos ante la sequ√≠a que se nos avecina? Nos quedan sus textos, y nos queda la esperanza de que hayan servido, sirvan y servir√°n para empapar el tantas veces bald√≠o terreno acad√©mico, activista, en el que est√° la comunidad GLT ib√©rica. A muchas otras, adem√°s y por suerte, nos quedan muchas m√°s cosas: las que compartimos con √©l. Que las sepamos aprovechar.

Sejo Carrascosa ‚Äď GRUPO DE TRABAJO QUEER GTQ. SIDALAVA

Cartas de homenaje a Paco Vidarte:
- √?rea de Libertad de Expresi√≥n Afectivo-Sexual IU
- Col.lectiu Gai de Barcelona
- Front d’Alliberament Gai de Catalunya
- Fefa Vila Militante del Grupo de Trabajo Queer GTQ, co-fundadora de LSD
- FELGTB
- Flavio Rapisardi Area Queer. Universidad de Buenos Aires
- Javier S√°ez
- LiberACCI√ďN
- RQTR
- Sejo Carrascosa Grupo de trabajo Queer GTB. Sidalava