Entendámonos

h1

EntendámonosDentro del repertorio de expresiones coloquiales de que dispone la lengua castellana para referirse al hecho de ser homosexual (ser de la acera de enfrente o de la cáscara amarga, ser un palomo cojo, perder aceite, etc.), la de entender tiene la particularidad de que no sólo evita transmitir una visión de la homosexualidad basada en el prejuicio homofóbico, sino que incluso posee connotaciones positivas. Imagino que el origen de la expresión debe de estar, por contraposición, en esa frase que aún usan a veces algunos (supuestos) hombres heteros para hacer ostentación de su (supuesta) incapacidad para valorar la belleza masculina: “Yo es que no entiendo de hombres”. La respuesta es de cajón: pues algunos –muchos– sí entendemos.

Me gusta este término, entender, que subraya la idea de que las personas homosexuales podemos, por el hecho mismo de serlo, mirar la realidad con ojos diferentes… y quizá más aptos para percibir y apreciar determinados aspectos de ésta. En eso consiste precisamente la diversidad, la pluralidad: en que en una misma sociedad convivan miradas distintas sobre el mundo, y cada cual tenga la posibilidad de aportar al conjunto su propio punto de vista. También a mi admirado Alberto Mira parece agradarle esta “sugerente” (según la califica él mismo) forma de designar la homosexualidad: “Se trata”, escribe, “como la expresión ‘gay’ en los países anglosajones, de algo que hemos inventado nosotros mismos y que define nuestra identidad en nuestros propios términos, en lugar de dejarnos encasillar en conceptos clínicos.” Por algo Mira titula Para entendernos su excelente Diccionario de cultura homosexual, gay y lésbica (de donde he tomado la cita anterior): siguiendo tan digno ejemplo, he puesto a esta sección de Dosmanzanas el nombre de “Entendámonos”.

Quisiera señalar finalmente que, si bien en dicho título el verbo entender aparece conjugado en imperativo, la idea que con él pretendo expresar no es de orden, sino de invitación e incitación. Quedáis pues invitados, todos y todas, a este rincón del ciberespacio para reflexionar y debatir sobre la realidad de los gais, las lesbianas y los/las trans y bisexuales, y particularmente sobre las dimensiones social, cultural e histórica de dicha realidad. Aunque algunos afirmen que siempre que dos o más personas creen haber llegado a un entendimiento, en realidad se trata de un malentendido, yo prefiero albergar la esperanza de que entendiendo mejor nuestra realidad sea posible que lleguemos a entendernos mejor no sólo entre nosotros, sino también en el seno de la sociedad en su conjunto. Entendámonos, pues, si es posible.

Nemo

LAS COLUMNAS:

En 2007:

1. Una reflexión sobre la homofobia
2. Humo
3. El mundo al revés de Don Pío
4. Mártires valencianos
5. ¿El niño católico?
6. El caso Turing
7. Gays y terremotos
8. La ciénaga
9. Las raíces del odio (1)
10. Las raíces del odio (y 2)
11. Holocausto/s (1)
12. Holocausto/s (2)
13. Holocausto/s (3)
14. Holocausto/s (y 4)
15. Lugar de la memoria
16. Sí, soy gay
17. Vuelve el auto de fe… por Navidad

En 2008:

18. Odio ciego y estúpidos miedos
19. Sobre el ‘derecho a no ser homosexual’
20. El silencio
21. El amor en los tiempos de la Inquisición
22. Antifísicos y pseudolaicos
23. Signos de los tiempos
24. Naufragio a la italiana (1)
25. Naufragio a la italiana (y 2)
26. De serie B
27. Hacer política
28. Uf
29. Complicidad
30. Tolerancia
31. El escándalo
32. El sexo de una época
33. El falo
34. Freud y los bebedores
35. El uranista y la hidra
36. El hombre que homosexualizó (y heterosexualizó) el mundo
37. Contra natura
38. De la homofobia al orgullo
39. ¿No aprendemos?
40. Retorno de la URSS
41. Los judíos de Cuba
42. Homofobia ‘liberal’ (1)
43. Homofobia ‘liberal’ (2)
44. Homofobia ‘liberal’ (3)
45. Homofobia ‘liberal’ (4)
46. Homofobia ‘liberal’ (y 5)
47. El duende marica y otros prodigios (1)
48. El duende marica y otros prodigios (y 2)
49. Guetos (1)
50. Guetos (2)
51. Guetos (y 3)

En 2009:

52. El caso Mortara
53. Stars Centre (1)

… y el próximo miércoles por la mañana, más.